Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Nanqui Soto - 04-11-2019


Los bosques de Indonesia siguen ardiendo y los culpables siguen mintiendo

Hemos entrado en un bucle. Esto ya lo hemos contado, pero es que sigue pasando y los culpables siguen siendo los mismos. Siguen quemando la selva y siguen mintiéndonos.

Todos los años, las selvas de Indonesia se queman para dar paso a más cultivos de palma aceitera. Y todos los años, las empresas productoras de aceite de palma y los grandes comerciantes dicen que no tienen nada que ver con los incendios, aunque las imágenes de los satélites y la verificación en campo los señalan directamente. Mientras Indonesia arde, las grandes marcas productoras de bienes de consumo, desde alimentos a cosméticos pasando por detergentes, siguen diciendo que ellas están comprometidas con la sostenibilidad. 

Hablamos de marcas como Unilever, Mondelez, Nestlé y Procter & Gamble (P&G), los grandes fabricantes que inundan con sus productos los lineales de los supermercados. Pero también de nombres como Wilmar, el mayor comerciante mundial de aceite de palma. Sin olvidar al Gobierno de Indonesia, que debería velar por acabar con este desastre, pero no lo está haciendo.

Una vez más tenemos que denunciar que durante el presente año 2019, mientras el fuego devoraba la selva tropical húmeda de Indonesia, los principales comerciantes de aceite de palma, incluido Wilmar, seguían comprando aceite de palma a productores vinculados a los miles de incendios. Peor aún, estas compañías están comprando aceite de palma a concesiones que están siendo investigadas por provocar incendios ilegales. Y hoy volvemos a lanzar un informe que lo denuncia. 

Tampoco es nuevo que estas grandes empresas multinacionales sigan intentando mostrar una fachada verde y de responsabilidad ambiental. Pero la realidad es que sus cadenas de suministro empiezan en un contexto de delincuencia y destrucción forestal. 

Dentro de estos procesos de lavado de imagen, no podemos dejar de mencionar a la Mesa Redonda del Aceite de Palma Sostenible, más conocida como la RSPO. Precisamente, nuestra denuncia coincide con su reunión en Tailandia estos días. Este organismo es el que certifica si el aceite de palma es sostenible. Y, dentro de su estándar, un criterio fundamental es que está prohibido el uso del fuego para convertir selva en cultivos.

Sin embargo, más de dos tercios de los grupos de productores vinculados a los incendios recurrentes durante 2019, y todas las empresas analizadas por Greenpeace, son miembros de la RSPO, algunos incluso miembros de la junta directiva. El estándar del RSPO dice una cosa, pero lo cierto es que se está certificando como sostenible el aceite de palma procedente de la destrucción

Además, estas mismas grandes empresas de relevancia mundial son las que se habían comprometido a detener la deforestación para 2020. Pero la pérdida de bosques se ha acelerado y la deforestación impulsada por la demanda internacional de materias primas como el aceite de palma es una de las principales causas de esta situación. 

¿Cuánto tiempo llevamos contando esta historia? Las selvas del Sureste Asiático, las que tapizan las islas de Sumatra, Borneo, Papúa Nueva Guinea y un sinfín de pequeñas islas y archipiélagos cercanos, contienen una rica biodiversidad. Con el fuego desaparecen multitud de endemismos, como la Rafflesia gigante de Indonesia, aves espectaculares conocidas como aves del paraíso o 500 especies de mamíferos como el orangután o el rinoceronte de Sumatra y Java. Pero la riqueza cultural es aún mayor. La multitud de pueblos indígenas hace que solo en Papúa Nueva Guinea haya más de 800 lenguas habladas, un tercio de las que existen en todo el mundo.

Atrapado en el tiempo, incapaz de salir de un continuo de incendios reiterados año tras año, el Gobierno de Indonesia sigue sin poner freno a la impunidad empresarial. Mientras tanto, las empresas se escudan en la complejidad de sus cadenas de suministro y en el fraude de las certificaciones ambientales.

¡Actúa!

Ayúdanos a parar la deforestación causada por el aceite de palma en los bosques de Indonesia. ¡Únete a Greenpeace!

Salvemos los bosques de Indonesia de la deforestación causada por el aceite de palma. ¡Firma la petición!

Ayúdanos a hacer más fuerza, ¡comparte en tus redes sociales la petición de firmas para salvar los bosques de Indonesia!

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter

Nanqui Soto - autor del blog.
Nanqui Soto
Licenciado en Biología por la Universidad Complutense de Madrid, Post-grado en Ordenación del Territorio por la Universidad Politécnica de Valencia y Diplomado en Educación Ambiental por la UNED. Responsable de las campañas de Bosques y Empresas y DDHH en Greenpeace España. Twitter: @NanquiSoto
42 posts

¡ Comparte !


Comentarios

Tomas F. Ruiz
05/11/2019

Mientras führers omnipotentes como Donald Trump sigan imponiendo su terror en el planeta, no habrá salvación posible...

Claudia
08/11/2019

Chicos si lo veis tmb e comentado en lo de la vida marina... tenemos que colaborar si no acaberemos mal... pero todos! hay gente que piensa en si misma y lo entiendo pero solo pido un favor... cuando vayais a la playa no tireis plastico carton etc al agua! CUANDO ME ENTERE DE ESTO LLORE! PORFAVOR AYUDATME AUNQUE NO SE A LOS ANIMALES A MI! SUFRO MUCHO! Adios.. (Confio en vosotros)

Añadir comentario

¡ Comparte !