Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Greenpeace lamenta el bloqueo de ERC y Ciutadans al proyecto del tranvía por La Diagonal

10-04-2018

(COMUNICADO EN CATALÁN AQUÍ)

  • ERC y Ciutadans votan en contra de la aprobación de la conexión del tranvía por La Diagonal por motivos políticos e intereses electorales
  • La conexión del tranvía, necesaria para reducir los niveles de contaminación, vuelve a quedar en suspenso, tras más de diez años de parálisis

Greenpeace lamenta que el proyecto de unir el tranvía por La Diagonal haya vuelto a bloquearse por la oposición de ERC y Ciutadans, que han votado en contra, aduciendo motivos técnicos, pero que en el fondo revelan intereses y discrepancias políticas.

Tras este nuevo varapalo a un proyecto que lleva paralizado más de diez años por las luchas de poder internas de los partidos políticos de Barcelona, quienes más los padecerán serán los miles de habitantes de la ciudad que son usuarios del tranvía, y la mayor parte de la población afectada por los elevados niveles de contaminación que se registran en la ciudad.

Aunque el voto negativo de hoy enturbia y añade una gran incertidumbre a la continuación del proyecto, Greenpeace seguirá trabajando para lograr que el bienestar social y ambiental prevalezca sobre los intereses partidistas, y que la correlación mayoritaria de fuerzas políticas que actualmente existe en el Ayuntamiento de Barcelona y que defienden la conexión del tranvía, se refleje en un acuerdo para comenzar con su ejecución antes de que acabe la legislatura.

“No resulta entendible ni justificable que un proyecto tan necesario para Barcelona, la salud de sus habitantes y la mitigación de los gases de efecto invernadero, se vea nuevamente paralizado a pesar de contar con una mayoría de fuerzas políticas que defienden su conexión y que lo llevaban en sus programas políticos, motivo por los que fueron votados”, ha declarado Mariano González, responsable de la campaña de movilidad de Greenpeace.

Con el rechazo de hoy quienes sufren las consecuencias es la población de Barcelona. Por un lado, porque se ve impelida nuevamente a disponer de una conexión continua de tranvía que les facilite poder desplazarse en un eje clave de la ciudad a través de un medio cómodo y rápido. Y en segundo lugar, porque al apostar por un medio electrificado y al conectarlo por una vía emblemática como es la Diagonal, actualmente colapsada por el tránsito de automóviles, supondría una notable mejoría en la reducción de sustancias contaminantes y de gases de efecto invernadero.

Supone además un frenazo para la trayectoria de Barcelona en la aplicación de políticas de movilidad sostenible, que la habían situado como una de las ciudades más avanzadas de todo el Estado.

En todo caso, Greenpeace continuará trabajando intensamente junto con la Plataforma Unim els tramvies para lograr que el bienestar social y ambiental de esta medida prevalezca frente a los intereses partidistas y réditos electorales; que con este nuevo bloqueo mantiene la parálisis a un proyecto tan necesario para la ciudad y la salud de sus habitantes desde hace más de 10 años.


¡ Comparte !