En el concepto de seguridad humana empiezan a tomar relevancia otras amenazas como el cambio climático, la pobreza, las enfermedades o la escasez de alimentos u otros recursos necesarios.
España es el séptimo exportador mundial de armas
4.362 millones de euros
fue el valor de las exportaciones de armas españolas en 2016
5.144 civiles
han perdido la vida desde que comenzó el conflicto de Yemen
Efectos de los bombardeos de la coalición saudí en un colegio de Yemen. Efectos de los bombardeos de la coalición saudí en un complejo educativo para niñas en Yemen.

El problema

El concepto clásico de seguridad se ha centrado en la defensa frente a amenazas militares del exterior y ha olvidado otras fuentes de inseguridad como las económicas y medioambientales.

Este concepto de seguridad se ha fortalecido a través de una variedad de historias contadas a beneficio de los intereses de una élite creando la cultura del miedo y que se ha utilizado como justificación para la movilización de medidas extraordinarias y desproporcionadas respecto a mayores amenazas materiales. Así, hemos visto un incremento sistemático de la inversión en el sector armamentístico y del comercio de armas a nivel mundial.

Las exportaciones de armas españolas superaron los 3.924 millones de euros en 2015 y los 4.362 millones en 2016, lo que sitúa a nuestro país como el séptimo exportador mundial de este tipo de material.

El aumento del comercio mundial de armas y este interés exportador de países como España, chocan con el cumplimiento estricto de las regulaciones que exigen que se denieguen aquellas exportaciones de armas con riesgo de que puedan ser utilizadas para facilitar o cometer graves violaciones del derecho internacional. La falta de transparencia en este ámbito impide asegurar la correcta aplicación de esta normativa y la rendición de cuentas ante sus posibles vulneraciones.

En la actualidad, en el concepto de seguridad humana, empiezan a tomar relevancia otras amenazas como el cambio climático, la pobreza, las enfermedades o la escasez de alimentos u otros recursos necesarios. A medida que la situación de escasez de recursos aumente se incrementarán los conflictos que alimentarán, a su vez, el ciclo de violencia.

La solución

Desde Greenpeace creemos que son necesarias normas internacionales para regular el comercio de armas, y que cada país debe regularlo a nivel nacional y asumir sus responsabilidades. Además, entendemos que la seguridad no debe definirse en base a las fronteras, sino a las posibilidades del desarrollo humano de cada persona.

En España, la entrada en vigor y aplicación de la Ley 53/2007 ha significado avances en cuanto a transparencia y control de las exportaciones de armamento, y así lo hemos valorado desde Greenpeace. Sin embargo, sigue existiendo margen de mejora. Por ejemplo, se sigue vendiendo armas a países que están en conflicto armado o donde se producen violaciones de los derechos humanos. En 2015 y 2016, España vendió armas a Arabia Saudí, Bahréin, Brasil, Colombia, Egipto, Irak, Israel y Turquía. Es decir, que se siguen registrando exportaciones a varios países con un historial de violaciones de los derechos humanos, a países con inestabilidad regional o conflictos internos, operaciones que difícilmente superarían una aplicación estricta de los criterios establecidos en el artículo 8 de la Ley.

Qué está haciendo Greenpeace

En la campaña de desarme trabajamos para lograr más control y transparencia en el comercio de armas y avanzar hacia el desarme y la no proliferación nuclear.

Después de más de 10 años de campaña junto con Amnistía Internacional, Fundació per la Pau e Intermón Oxfam, en 2007, el Gobierno español aprobó una Ley de Comercio Exterior de Material de Defensa y de Doble Uso, que regula las exportaciones españolas de armamento. Esta ley establece requisitos estrictos respecto a dónde se puede o no vender. En 2010 se aprobó, además, un Tratado que prohíbe a nivel internacional las bombas de racimo.

En la actualidad, la campaña Armas Bajo Control exige el cese de la venta de armas españolas a Arabia Saudí, basándose en el riesgo sustancial de que puedan contribuir a cometer o facilitar graves violaciones del derecho internacional de los derechos humanos o del derecho internacional humanitario en Yemen. La exportación de armas españolas a Arabia Saudí es el paradigma de la falta de transparencia y de control en el comercio de armas.

Además, trabajamos en todo el mundo para lograr el desarme nuclear. En julio de 2017, Naciones Unidas adoptó nuevo tratado mundial de prohibición de las armas nucleares a pesar de la oposición de los países de la OTAN, como España.