Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Javi Raboso - 02-07-2018


Derogar la Ley mordaza: una oportunidad para avanzar en democracia

Ayer cumplimos tres años desde que entró en vigor la conocida como Ley mordaza, que en nombre de la seguridad promovió una serie de recortes de derechos y libertades sobre la ciudadanía a la que decía proteger, y que preocupó a la comunidad internacional por la involución democrática que suponía.

Tres años después, continuamos bajo el imperio de la temida Ley Orgánica 4/2015. A pesar de la promesa de derogación de todo el arco parlamentario (excepto el PP, su promotor único), los torticeros bloqueos en el procedimiento, las calculadas estrategias parlamentarias y la tibieza en el compromiso de los partidos, han dado como resultado que las promesas de entonces no se hayan visto aún materializadas.

Mientras tanto, esta ley continúa recaudando una media de tres millones de euros al año, en sanciones que castigan actitudes como intentar oponerse al desahucio de una familia, fotografiar el uso excesivo de la fuerza en una intervención policial o manifestarse frente a la celebración de una feria de armamento promovida con dinero público. En estos tres años se han impuesto cerca de 48.000 sanciones por “faltas de respeto y/o consideración” a los agentes de Policía, sin juicio mediante y basadas únicamente en los informes de la misma.

Estas sanciones criminalizan la protesta pacífica, e imponen un precio elevado a quienes se movilizan frente a las injusticias y reclaman derechos. Vale la pena recordar que gran parte de los derechos de los que disfrutamos a día de hoy fueron conquistados precisamente gracias a esas personas, que en muchas ocasiones pagaron con su vida y su libertad su compromiso por hacer de éste un mundo que merezca la pena ser vivido, más justo para todos los seres que lo habitan.

Sobre la mesa del Congreso se han presentado dos proposiciones: una del PSOE, que promueve poco más que una vuelta a la anterior Ley de seguridad ciudadana, promulgada hace más de 25 años y conocida como la “ley de la patada en la puerta”; y otra del PNV, que impulsa una tímida reforma de algunos de los artículos más polémicos.

Pero queremos ir más allá, nos jugamos mucho. Para avanzar en nuestros valores democráticos, necesitamos mucho más que maquillar la Ley mordaza. Para ello, desde la plataforma No Somos Delito hemos lanzado los #10PuntosSinMordaza, una propuesta consensuada por centenares de organizaciones y personas, que refleja los 10 puntos básicos que tendría que considerar una auténtica Ley de seguridad ciudadana, que garantice el ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas.

En este marco se encaja la Jornada Parlamentaria de debate sobre la Ley de Seguridad Ciudadana que tendrá lugar este jueves, 5 de julio, y que organiza No Somos Delito, una coalición de más de cien organizaciones sociales desde la que en Greenpeace llevamos años aglutinando fuerzas para resistir ante el recorte de derechos democráticos. En este acto, pretendemos reabrir un debate profundo de la sociedad civil con los grupos parlamentarios para la redacción de una legislación de auténtica inspiración democrática, y no basada en el concepto de “orden público” que está detrás de la actual Ley mordaza. Si estás interesada/o en asistir al Congreso con nosotras/os este jueves 5 de julio, ¡no olvides inscribirte!

Javi Raboso - autor del blog.
Javi Raboso
Sociólogo y activista de derechos humanos. Responsable de la campaña de Espacio Democrático y Cultura de Paz en Greenpeace España. Twitter: @javi_raboso
2 posts

¡ Comparte !


Comentarios

Araceli
12/07/2018

Derogación urgente de la Ley Mordaza!! Basta ya de atentar contra los DDHH.

Isabel
12/07/2018

Tenía otro concepto de Greenpeace, luchar para evitar desastres ecológicos, no que trate de hacer política entre sus socios y/o receptores de noticias. Seguiré de cerca vuestra actividad. Si veo que seguís enfocados en política, ya podéis contar con una socia menos.

Jose Manuel Mestre
12/07/2018

Hola Isabel
Te has planteado que para llevar a cabo protestas contra el medio ambiente se necesita respetar y no amordazar la libertad de expresión.

Isabel
12/07/2018

Hola José Manuel,

Creo que se confunden los temas. Si lees el artículo es puramente político. ¿Qué tienen que ver los deshaucios o la captación fotográfica de la “represión policial” con los temas que esta organización defiende? A mi juicio son temas que no tienen nada que ver, creo que este artículo es pura propaganda política. Respeto que se luche y a quién se deje llevar. Simplemente considero que éste no es el medio y, como digo, si veo que esa es la actitud que tiene esta organización en España, dejaré de seguirla porque no es para eso para lo que apoyo la financiación. Sinceramente. Ya colaboro con otras organizaciones que sé de peimera mano que mi ayuda va para la mejora y bienestar de los animales. Ése en mi fin. No es otro.

Angel
12/07/2018

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, hacemos política social. Y se trata de eso, poder expresarnos con toda libertad para seguir defender aquello en lo que creemos sin ser castigado por decir según que palabras en un momento determinado. Sea para criticar o protestar por un poder determinado, sea para defender acciones en pro de la protección del medioambiente que es nuestro hábitat natural en el que estamos todos. Animales de cuatro y dos patas como nosotros.

Diana
12/07/2018

Estoy completamente de acuerdo con Isabel. Cuando me hice socia, me dijeron que eran una organización políticamente independiente y este artículo no lo es. Si esta es la línea, yo me doy de baja. Lo haría con mucha pena, ya que la labor que hace Greenpeace es muy necesaria y su lucha admirable.

Luis Soldado Tirado
12/07/2018

El mundo es una cuestión global y los derechos humanos deberían estar en sintonía con los demás habitantes del planeta Tierra. Pienso que es acertado.

Begoña
12/07/2018

Cuando se recortan libertades, se propician todo tipo de desastres, incluidos los ecológicos.

Manuel amoros
13/07/2018

Todo forma party de lo mismo,ecologia,politica,libertad de expresión,todo para defender la flora la fauna, el medio ambiente ,que cohabita en nuestra querida tierra, de una forma global,no parceladas,nos guste o nos disguste todo gira alrededor del poder político .

Xose
13/07/2018

Mordaza o dictadura , hay que combatirlas. Tenemos que defender los derechos humanos, antes que todo. Uno de esos derechos es respeto del medio ambiente.

emilio
13/07/2018

Ay! Isabel, se te ve el plumero, ¿Como que es hacer política este artículo? Es un articulo que informa de la situación real de falta de libertad de expresión que existe en nuestro país. No solo eso, indica quienes o que partidos políticos defienden seguir recortando nuestros derechos civiles y los de gente, como los de Greenpeace que los defienden ante la falta de tiempo, motivación, posibilidad o valentía de otros que lo miran desde la barrera.
Dicha ley, criminaliza las acciones de protesta de Greempeace especialmente, cuando se cuelgan de un edificio o sobrevuelan una central nuclear, como bien dices tú, para tratar de evitar desastres. Acciones de protesta PACIFICA que gracias a tu aportación pueden llevar a cabo.
Es libre cada uno de estar donde quiera, pero informar sobre quien y como promueve dicha falta de libertades no es hacer política, es informar.
Luego puedes ser votante de PP, PSOE o PNV. Eso da igual, ya que si de verdad te importa el medio ambiente en España, no debiera ofenderte que se informe sobre la realidad, aunque dicha realidad ponga en peor lugar a unos frente a otros, ya que no es la información quien pone al PP donde está, son ellos mismos los que se han puesto ahí.
Ojala la realidad fuera otra y no hubiera que informar, lamentablemente de que ciertos partidos políticos defienden la mordaza para frenar las protestas contra sus gobiernos. Como en Venezuela, pero al estilo MADE IN SPAIN. Por suerte sin tiros ni asesinados.
No te enfades mujer y sigue que es lógico y normal discrepar en ocasiones incluso es sano.

Emilio
13/07/2018

De echo, Isabel, del PP se ha hablado negativamente, desde la objetividad más absoluta muchas veces. Sin ir más lejos con el impuesto al sol. Decir que el PP (Partido Popular), no quiere un cambio energético es una evidencia, no es hacer política y por desgracia para los que somos socios de Greenpeace, sabemos sobradamente que para cambiar el mundo actual y evitar el gran desatre, el mayor de todos, que es el cambio climático, ya que el solo ya es causante de la extinción masiva de especies y fuente de guerras y conflictos a lo largo y ancho de este mundo, debemos cambiar las políticas. Incluso si es necesario a los propios políticos o a los partidos. Esto no es hacer política, es política. Obviamente, un conservacionista para el cual, la conservación del medio sea su principal objetivo en la vida, pensará políticamente y tendrá en cuenta a la hora de escoger su voto, los programas medioambientales de cada partido, también, las propuestas legislativas que ahonden o frenen en dicha lucha como es la ley mordaza. Una mal llamada ley de seguridad ciudadana que nace con el pretexto de garantizar una seguridad ciudadana, para eliminar una inseguridad que no existía en este país.
Y soy socio desde hace 11 años, ayer me llamaron y gustosamente subí mi cuota.
Animo gente de GREENPEACE.

Añadir comentario

¡ Comparte !