Para este viaje los improvisados marineros rebautizaron el barco con un nuevo nombre, que resumía la filosofía del grupo: “queremos paz y queremos que sea verde”. De esta forma tan espontánea nació Greenpeace.

En 1971, un grupo de activistas antinucleares canadienses se embarcaron a bordo del viejo pesquero Phyllis Cormack para protestar contra las pruebas nucleares que Estados Unidos estaba llevando a cabo en el archipiélago de Amchitka, en Alaska. Su objetivo: impedir que la bomba fuese detonada colocándose en el centro de la zona de pruebas.

Como acción directa, la expedición a Amchitka no salió como se esperaba. Sin embargo, como estrategia de campaña resultó un éxito extraordinario. Un año después, Estados Unidos se vio forzado a anunciar que detendría las pruebas nucleares en la zona. Amchitka es desde entonces una reserva ornitológica.

Años más tarde, en 1978, las oficinas de Europa, Estados Unidos y el Pacífico decidieron poner en común sus recursos y crear Greenpeace Internacional. En la actualidad, Greenpeace es una de las organizaciones ambientalistas más importantes del mundo, cuya oficina central se encuentra en Amsterdam, Holanda, y cuenta con oficinas en 55 países en todo el mundo.

Los orígenes


Un viaje por la vida y la paz

Irving Stowe

Cofundador de Greenpeace

Las personas que fundaron el comité Don’t Make A Wave, que más tarde se convertiría en Greenpeace y que formaron parte de los primeros pasos de Greenpeace fueron Dorothy e Irving Stowe, Marie y Jim Bohlen, Ben y Dorothy Metcalfe y Bob y Zoe Hunter y un estudiante llamado Paul Cote.

En la tripulación del Philips Cormack no se permitió que viajara ninguna mujer, pero las fundadoras desempeñaron un papel imprescindible para que la organización sea lo que es hoy en día.

En España

Todo comenzó en 1982. A pesar de no existir la organización legalmente, se realizó la primera acción pacífica de Greenpeace en España.

A bordo de un pequeño pesquero, un grupo de activistas impidió el vertido de bidones radiactivos de un mercante holandés a 500 kilómetros de la costa gallega.

El Gobierno holandés paró el vertido de residuos nucleares al mar.

En los veranos de 1978 y 1980 el primer barco Rainbow Warrior se había enfrentado a la flota ballenera que aún se mantenía en España, tratando de impedir sus capturas. El hecho sirvió para que en 1985 nuestro país abandonara la caza de ballenas.

Por fin, en 1984, nació formalmente Greenpeace España, inaugurando una pequeña oficina en el centro de Madrid. Hemos cumplido más de 30 años de trabajo con importantes victorias medioambientales. Entre nuestros principales logros está el cierre de la central nuclear de Zorita, la prohibición de la pesca con redes de deriva, el protocolo de Kioto, la prohibición de minas antipersona y bombas de racimo, conseguir que España sea uno de los tres países en el mundo con mayor aprovechamiento de renovables, el despertar de la conciencia para actuar contra el cambio climático y para proteger el Ártico o la declaración de ilegalidad del hotel Algarrobico.

Victorias

Cierra la central nuclear de Garoña

EE.UU. y Canadá prohíben las prospecciones de gas y petróleo en sus aguas del Ártico

El hotel Algarrobico es declarado ilegal

195 países firman el Acuerdo climático de París

Se prohíbe la pesca con redes de deriva

La moda y la tecnología se hacen menos contaminantes

España deja de fabricar bombas de racimo

Se crea el área marina protegida más grande del mundo en la Antártida