Entrada de blog por Julio Barea Luchena - 18-10-2018


¿Adiós a la sequía?

Han pasado apenas unos meses desde que la última sequía azotara la Península ibérica. Varias cuencas hidrográficas (Júcar, Segura y Duero) tenían sus reservas de agua superficial bajo mínimos. Más de 120 municipios sufrían restricciones de abastecimiento y las previsiones eran bastante pesimistas si la situación se hubiese alargado. Pero finalmente llegaron las lluvias y parece que todo se acabó, pero no es así, la amenaza sigue presente.

España sigue siendo vulnerable a la sequía, es el país más árido de Europa y el 75% de su territorio es susceptible de sufrir desertificación, y cada vez lo será más. Las últimas previsiones de cambio climático, presentadas en Corea por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC), nos advierten que estos periodos secos serán más frecuentes e intensos en un futuro cercano. Además, las demandas de agua en España no han hecho más que aumentar en los últimos años.

Ante este panorama el Ministerio para la Transición Ecológica tiene pendiente aprobar aún los nuevos planes especiales de sequía para las cuencas hidrográficas de competencia estatal, que son los que se supone nos ayudarían a gestionar el agua en periodos de escasez. Mientras tanto, estos días leemos noticias de lo bien que están nuestras reservas de agua. Sin embargo, a pesar de las lluvias, esto es un espejismo.

14/11/2017. Río Tajo, Mantiel, Embalse de Entrepeñas, Guadalajara, Castilla-La Mancha, España.

Por cuarto año consecutivo el Gobierno central ha prorrogado los decretos de sequía para las cuencas del Júcar y Segura. En Galicia, un otoño más cálido de lo normal y con un mes de octubre también más seco marca ya un déficit de lluvia del 7% respecto a la media. Situación que favoreció el último incendio en Mondariz. En el Guadalquivir más del 50% de la cuenca está en prealerta por sequía y tres subsistemas han entrado ya en alerta (Salado de Morán, Cubillas-Colomera y San Clemente). La cabecera del río Tajo también está en alerta por sequía. Y la lista prosigue a más puntos del país.

Cabe recordar más que nunca que las sequías se previenen y combaten cuando tenemos agua y no cuando ya no queda ni gota, pero esta premisa se nos olvida siempre. Prueba de ello, es la inacción de las administraciones con las extracciones de más del millón de pozos ilegales distribuidos por la geografía española que están esquilmando nuestras reservas estratégicas de agua, según las estimaciones de Greenpeace más de 7.000 hm3/año. Caudales que serán imprescindibles para el abastecimiento de la población en un futuro no demasiado lejano, y crucial en el interior peninsular donde la desalación de agua de mar no es posible.

Julio Barea Luchena - autor del blog.
Julio Barea Luchena
Doctor en Geología, especialidad de Hidrogeología, Ingeniería Geológica y Geología Medioambiental, por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Gestión y Tratamiento de Residuos por la Universidad Autónoma de Madrid. Responsable de campañas de Consumo y Biodivesidad. Twitter: @JulioBarea
45 posts

¡ Comparte !


Comentarios

0 comentarios

¡ Comparte !