Entrada de blog por Mariajo Caballero - 11-02-2021


Expedición de Greenpeace por la biodiversidad del Índico: científicas al abordaje

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, y desde Greenpeace nos sumamos a este día de reivindicación, reclamando iniciativas en las que se visibilice y se reconozca el papel de la mujer en la ciencia, y creando así referentes para las niñas. Esto ayudará a alcanzar niveles de acceso y participación en condiciones de igualdad real entre mujeres y hombres. De las personas investigadoras en el mundo, las mujeres representan menos del 30%, y apenas un 7% de las jóvenes de 15 años manifiesta que quiera dedicarse a profesiones técnicas en el futuro.

En Greenpeace son muchas las mujeres que trabajan en el campo científico, y su labor es fundamental para nuestras campañas, desde el cambio climático, la protección de los océanos, o los estudios en relación a COVID y biodiversidad.

Silja Zimmermann y Mya-Rose Craig despliegan los 350 metros de cable submarino conectados a un hidrófono a bordo del Arctic Sunrise en 2020. Las ballenas y los delfines emiten sonidos únicos mientras se alimentan y socializan. El barco de Greenpeace Arctic Sunrise utilizó un conjunto de hidrófonos remolcados (micrófonos submarinos) para buscar ballenas en el Ártico. El análisis de estas grabaciones sirve para comprender mejor la distribución de las especies en la región.

 

La pandemia ocasionada por la covid-19 nos ha hecho ver con más claridad que nunca la relación tan estrecha que existe entre entre la biodiversidad y nuestra salud. Usando la misma metáfora que la experta mundial en biodiversidad Sandra Myrna Díaz (1), la biodiversidad es como un tapiz que está empezando a perder los hilos y nudos que lo entretejen. Los nudos del tapiz (o sea, las conexiones necesarias entre la variedad de especies y hábitats) se están rompiendo y eso hace que la proximidad entre personas y virus sea cada vez mayor, por lo que aumenta de forma exponencial la probabilidad de transmisión de enfermedades desde animales que actúan como vectores de virus a los seres humanos (a esto se le llama zoonosis). Si seguimos deteriorando la naturaleza (rompiendo nudos del tapiz), ponemos cada vez más en peligro nuestra propia salud.

Conocer la biodiversidad para protegerla

Y para cuidar la biodiversidad, hay que conocerla. Hay que protegerla.
Durante el mes de marzo, a bordo del MV Arctic Sunrise vamos a llevar a cabo una investigación en el Océano Índico en una zona especialmente interesante: la montaña submarina Saya de Malha.

Situada entre las Seychelles y Mauricio, es un área increíblemente rica en biodiversidad. Alberga uno de los pocos ecosistemas de arrecifes de coral de aguas poco profundas en alta mar y contiene la pradera submarina más extensa del mundo. En sus márgenes se alimentan tortugas verdes y diversas especies de aves marinas en peligro de extinción, mientras que las aguas que rodean la pradera acogen a ballenas azules pigmeas y cachalotes.

Durante la expedición científica, dirigida por Kirsten Thompson, bióloga y profesora de ecología en la Universidad de Exeter (Reino Unido), convertiremos al viejo Arctic Sunrise en un buque oceanográfico que nos permita aumentar los conocimientos científicos de la zona. Mapearemos la diversidad de peces, tiburones y ballenas de la zona mediante muestreos de ADN ambiental; a través de estudios fotográficos y de video se estudiarán las praderas submarinas y los arrecifes de coral y también realizaremos monitoreos acústicos pasivos, observaciones visuales y fotoidentificaciones de los cetáceos de la zona, en particular de cachalotes.

La Dra. Kirsten Thompson, directora científica de la exedición del Arctic Sunrise, toma muestras de agua para el muestreo de ADN ambiental cerca de la isla Paulet, en la entrada del mar de Weddell, en la Antártida, en una imagen de 2020.

 

La investigación es vital para que pueda protegerse esta zona. Y el objetivo final que nos marcamos en Greenpeace no es sólo proteger un pedacito muy valioso de mar, sino la aprobación de un Tratado Global de los Océanos para proteger el 30% de la superficie marina en 2030. Tenemos que conseguirlo este año, porque ahora es más importante que nunca. Cuidar los océanos, cuidar la biodiversidad, es también una vacuna contra las pandemias.

María José Caballero, responsable de la expedición científica. Foto: Isadora Tast.

María José Caballero
Responsable de la expedición científica a bordo del MV Arctic Sunrise

(1) La bióloga argentina Sandra Myrna Díaz recibió el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica en 2019 junto a la también bióloga estadounidense Joanne Chory. Es una de las principales autoras del informe del IPBES que en 2019 alertaba de que más de un millón de especies se encuentra en peligro de extinción.

Mariajo Caballero - autor del blog.
Mariajo Caballero
Biológa especializada en Zoología por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Dirección y Gestión de ONGs por ESADE. Adjunta a la Dirección de Programas en Greenpeace España. Twitter: @mjocaballero
11 posts

¡ Comparte !


Comentarios

2 comentarios
Leire 12/02/2021

Hola, soy Leire y tengo 10 años. Quiero trabajar en Greenpeace. Yo manifesté contra la tala de árboles.

Responder
Greenpeace España 09/03/2021

¡¡ Hola Leire !! 😃 Vemos que tienes ADN Greenpeace 😉

Estudia, prepárate y en el futuro nos vemos. ¡Te esperamos!

Mientras tanto sigue luchando por mantener nuestro planeta sano y en paz 🌍🌈

¡Un abrazo muy grande Leire!

¡ Comparte !