Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Alba García - 14-01-2021


Construir ciudades resilientes ante eventos extremos como Filomena es posible

Creo que todas podemos tener una imagen mental de los clásicos documentales de naturaleza donde vemos a los animales en sus hábitats, en los que están completamente adaptados (o al menos lo estaban antes de nuestra huella humana). Y nosotras ¿qué relación tenemos con nuestro hábitat? Lo queramos o no, nuestro hábitat en su mayoría son ahora las ciudades. ¿Qué tipo de hábitat son las ciudades que hemos creado para nuestra vida? ¿puede mejorar para adaptarse mejor a nuestras necesidades y ante el cambio climático y para prevenir que siga yendo a más?

La respuesta es un SÍ como un templo.

No solo pueden las ciudades cambiar para que podamos tener mejor calidad de vida sino que deben hacerlo si queremos que sean resilientes y que afronten eventos climáticos extremos como Filomena sin que estos tengan efectos tan devastadores. El cambio climático es un hecho como consecuencia de nuestra actividad humana en el último siglo y traerá consigo cambios de temperaturas y cada vez más eventos extremos que amenazan nuestro territorio y nuestro bienestar. ¿Por qué no cambiarlo para evitar más daños?

9/01/2021. Colmenar Viejo, Madrid. ©Pedro Armestre
9/01/2021. Colmenar Viejo, Madrid. ©Pedro Armestre

Veamos esta situación de emergencia climática como una oportunidad: una oportunidad para crear las mejores ciudades posibles, resistentes, que nos permitan ser felices y tener calidad de vida. No, no estáis leyendo mal, ¡esto es posible! Alcaldes y alcaldesas del mundo: tomad nota que ¡esto es lo que os vamos a estar pidiendo hasta que lo consigamos! Sabemos que sois totalmente capaces de hacerlo realidad.

Nuestra receta para ciudades resilientes y sostenibles:

Paso 1: Reducir las emisiones

Este paso es imprescindible, ya que si no cerramos el grifo de las emisiones de efecto invernadero y seguimos alimentando el cambio climático, se nos estropea la receta y salen ciudades inhabitables.

Añade tres cucharadas de energía renovable a tu ciudad y mézclalo con una cantidad generosa de eficiencia energética de los edificios para reducir sus emisiones y mejorar su habitabilidad. En un cuenco aparte, añade una porción de alimentación sostenible mayoritariamente vegetal y de proximidad con dos cucharadas de transporte público y sostenible, y luego mézclalo todo. Para finalizar, añade unas virutas de reducción de consumismo y acompáñalo con una buena inversión en reparabilidad de los productos. Esta receta va a ser un éxito seguro para tu ciudad y, por lo tanto, también para ti.

Paso 2: Planificación urbana

Al mismo tiempo que reducimos las emisiones debemos preparar la ciudad de la mejor manera para sus habitantes, como si eligiéramos la mesa donde vamos a poner el resultado del primer paso. En esa mesa, las ciudades deben contar con estrategias y planes de prevención y gestión de riesgos, que a través de una gestión pública sean capaces de responder de forma rápida y eficaz a las necesidades que se presenten. El cambio climático nos puede traer eventos muy extremos y las ciudades deben estar preparadas, de forma que analizar cómo puede el cambio climático afectar a cada ciudad (olas de calor, sequías, inundaciones, nevadas, incendios, etc.) y tener claras las respuestas y prioridades antes tales eventos es esencial.

10/01/2021. Madrid, Comunidad de Madrid. ©Greenpeace/Pedro Armestre
10/01/2021. Madrid, Comunidad de Madrid. ©Greenpeace/Pedro Armestre

Paso 3: Transformar el uso del espacio

En nuestra receta, el uso del espacio va a ser nuestro molde. Este molde necesita estar formado a base de urbanismo sostenible y para eso es necesario adaptar las normas vigentes. Las ciudades deben expandir el espacio público para poder disfrutar la ciudad. No hay más que ver cómo las personas, ante la desaparición de carreteras y coches por Filomena, han tomado las ciudades para disfrutarlas de otra forma. ¿Tenemos que esperar a más Filomenas o podremos de una vez por todas disfrutar de una ciudad con suficiente espacio para las personas? Por otra parte, extender los parques, zonas verdes y huertos urbanos con criterios de urbanismo sostenible aumenta la regulación climática de las ciudades, por lo que incrementando estas zonas y sus superficies permeables mitigamos las temperaturas extremas y las inundaciones.

Entonces, para un molde perfecto: Encajar tres tablas de espacio público con dos de zonas verdes y reutilizar hasta el infinito.

09/01/2021. Madrid, Comunidad de Madrid. ©Greenpeace/Álvaro Lagos
09/01/2021. Madrid, Comunidad de Madrid. ©Greenpeace/Álvaro Lagos

Paso 4: Organización colectiva

No te vas a comer esta receta en solitario ¿no? En la ciudad no vivimos solas, no somos un ente aislado y necesitamos vivir en comunidad y tenernos en cuenta unos a otros. Por ejemplo, es importante pensar en el resto de la comunidad en lugar de arrasar el súper por miedo al desabastecimiento. Por suerte, durante Filomena hemos visto a parte de la población unirse y organizarse de nuevo de forma solidaria para dar respuesta a necesidades de sus vecinos ante la inacción y falta de capacidad de las administraciones. Esta organización colectiva debe reforzarse para acabar nuestra receta, aunque es fundamental que también se fortalezcan las políticas públicas y sociales para que todas nuestras necesidades estén cubiertas de base.

Fíjate en cómo funciona tu ciudad. Fíjate en lo que tendría que tener o tendría que desaparecer para que sea una ciudad en la que realmente puedas vivir bien, y hagámosle llegar eso a los responsables políticos de tu ayuntamiento, a esas personas que toman las decisiones sobre nuestro hábitat, las ciudades.

¡No esperemos a otro temporal o a otro confinamiento para que se hagan esos cambios!

Alba García - autor del blog.
Alba García
Licenciada en Biología por la Universidad de Granada y Máster en Gestión Marina por la Universidad de Dalhousie. Responsable de la campaña de ciudades en Greenpeace España. Twitter: @albagrod
36 posts

¡ Comparte !


Comentarios

6 comentarios
juan Carlos 14/01/2021

me parece genial con la forma que lo explicas sencilla y clara pero la mayoría de los gobernantes no todos creo que no lo entenderían . muchas gracias y fuerza

Responder
eloisa 14/01/2021

una de las cosas mas sencillas sería despejar las aceras de obstáculos para facilitar el acceso a personas mayores, invidentes y niños evitando posibles caídas y roturas de huesos,ya que cada vez están peor con patinetes, bicicletas y motos, además de desperfectos en las mismas. Esto sería un pequeño paso y barato que haría más agradable poder andar con tranquilidad cosa importante para estos grupos de personas.
No me gustan las multas, pero por el momento sería la forma de enseñar a muchos irresponsables. Después se abordarían otros problemas importantes.

Responder
isabel jiménez torroella 14/01/2021

Muchas gracias por tu artículo! No lo conseguiremos en breve, pero es cuestión de irnos mentalizando hasta conseguirlo.
Un abrazo.

Responder
Maria jesus mercado 14/01/2021

Una cuidad mas abierta podria ser palafitos dejar las zonas bajas abiertas con zonas verdes arboles agua hierba etc dejar algun comercio o cafeteria por edificio y lo demas verde construir un poco mas alto y dejar las zonas de tierra libres para caminar hacer deporte y aprobechar los tejados como zona de confort ,huertos miradores poder ver las estrellas muchas cosas y en los edificios actuales rodearlos con una zona patio en alturas terrazas y k las cuidades sean comodas y bonitas y plantar arboles para k la gente pueda pasear en verano y poder hacerlo porque los senderos ofrecen sombra y algo donde sentarse si alguien lo necesita y por supuesto un monton de papeleras de madera ecologicas y tambien algun mensaje como" cuida el planeta " utiliza las papeleras se puede hacer muchisimo solo hay k querer hacerlo.

Responder
Juan Carlos Otazu Pipaòn 14/01/2021

Dado soy a no tener lo exquisito por hábito , más estos manjares que con tú escrito Alba nos muestras despiertan mi hambruna ecológica , luz pones en este ser necesitado de actitud , sentir me haces sentir que se puede conseguir , que se sacie nuestra hambruna con estos gustosos y necesarios manjares .

Responder
Alicia 14/01/2021

Eso de que la población se ha unido y organizado solidariamente....no se yo. Los 4 gatos de siempre. Se pide que no se saque la basura estos días, y que hace la gente? Pues lo contrario porque les importa todo un comino. Arrasan el súper, porque el que venga detrás que arree. Y así suma y sigue. La pandemia sólo está sirviendo para hacer al ser humano más egoísta de lo que ya es. A muy poca gente le importa la naturaleza y el medio ambiente, la teoría está muy bien, pero la práctica individual es otra cosa. Yo estoy harta de predicar en el desierto con familiares, amigos y compañeros de trabajo.

Responder

¡ Comparte !