Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Sara del Río - 26-06-2020


Comercio de armas: la política del no que al final es sí

Hacía dos años que la Secretaria de Estado de Comercio no comparecía en el Congreso para explicar los datos relativos a la exportación de armas españolas. Lo hará este lunes. 

La última vez que lo hizo fue en septiembre de 2018. Entonces, Pedro Sánchez llevaba casi tres meses en la Moncloa y estaba muy reciente el escándalo de las 400 bombas de precisión que el Gobierno no iba a enviar a Arabia Saudí pero, al final, sí que envió. De hecho, este no pero al final sí parece haber sido la consigna del Gobierno en lo referente a la venta de armas a terceros países. En concreto, a países que, como Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos o Israel, cometen graves violaciones de derechos humanos y del derecho internacional humanitario en conflictos, como en Yemen o en los Territorios Palestinos.

Acción de Greenpeace para pedir el fin de la exportación de armas a países que pueden utilizarlas para matar civiles. Diciembre de 2018 ©Greenpeace/Pablo Blázquez

Ahora se presentan las estadísticas de exportación de armas en 2018 y 2019, que las organizaciones que formamos parte de la campaña Armas Bajo Control hemos analizado en este informe. Con estos datos podemos vislumbrar las políticas en materia de exportación de armas que han seguido los diferentes Gobiernos. Hasta junio de 2018, gobernó el Partido Popular y, desde entonces hasta hoy, el PSOE. Sin dejar de valorar algunos gestos significativos, hay que concluir que los diferentes Gobiernos de Pedro Sánchez, tanto en solitario, como en coalición con Unidas Podemos, han elegido el no pero al final sí como política de comercio de armas.

No más armas para matar civiles

Hay un hecho significativo y que puede dar lugar a equívocos. El segundo semestre de 2018 no se aprobaron autorizaciones de exportación a Arabia Saudí lo que resultó en una caída sustancial de la exportación de armas a este país en 2019. Este hecho no es más que un espejismo ya que, a lo largo de 2019, las autorizaciones del Gobierno aumentaron en más de 30 veces, lo que augura un nuevo repunte de las exportaciones a este país en 2020. No es casualidad que desde diciembre de 2019 seis buques de naviera saudí Bahri hayan visitado puertos españoles. Todo ello a pesar de que, en septiembre de 2019, la ONU instó a los Estados a “abstenerse de suministrar armas que puedan utilizarse en el conflicto” de Yemen, que ya dura más de 5 años y en el que se cometen graves violaciones del derecho internacional.

Un Gobierno que prima los derechos humanos tiene que garantizar el respeto al principio legalmente establecido de NO autorizar la venta de armas para cometer atrocidades, que deriva del Tratado sobre el Comercio de Armas y de la ley de control de comercio de armas. Para ese Gobierno, un NO no puede ser al final un SÍ. 

Falta transparencia y control al Gobierno

En este contexto de vacilación, la transparencia y el control al Gobierno se hacen imprescindibles. Ante las graves consecuencias que implica exportar armas a países que las están utilizando en violaciones de derechos humanos, un no tiene que seguir siendo no. Lamentablemente, estos dos años no han sido testigo de avances en materia de transparencia ni de control al Gobierno. 

Este Gobierno se sigue escudando en la ley franquista de Secretos Oficiales y un acuerdo del Consejo de Ministros de 1987 para ocultar información clave que podría certificar el cumplimiento o no de la ley de control de comercio de armas. La ley de Secretos Oficiales tiene que ser reformulada. Pero mientras esto ocurre, el Gobierno tiene que empezar a rendir cuentas y derogar ese acuerdo del Consejo de Ministros de marzo de 1987 que establece la condición de “reservadas” para las actas del organismo que autoriza las exportaciones y que otorga al Gobierno una impunidad tan cómoda como antidemocrática.

Medida florero

Solo si existe transparencia será posible celebrar la aprobación de nuevas medidas de control al comercio de armas. Por ejemplo, la última reforma que incluye la posibilidad de verificar sobre el terreno el uso final de las armas españolas vendidas a otros países, así como su aplicación, quedan sumidos en el mismo oscurantismo que el resto del comercio de armas. De esta forma, lo que se percibe como un avance podría resultar una “medida florero”. 

En el compromiso con el respeto al derecho internacional, con la democracia, con la paz… no vale titubear o ponerse de perfil. La política de control del comercio de armas de este Gobierno debe estar guiada por el rechazo frontal a las violaciones de los derechos humanos allá donde estos se produzcan. Un no rotundo. En el nuevo contexto de recesión económica esta contundencia es más necesaria que nunca. Ser contundente marcará la diferencia. Una diferencia que para muchas personas puede resultar ser entre la vida y la muerte.

Sara del Río - autor del blog.
Sara del Río
Licenciada en Ciencias Químicas. Coordinadora del Programa de Democracia y Contrapoder en Greenpeace España. Anteriormente en las campañas contra las sustancias químicas peligrosas y la contaminación. Twitter: @saradrio
10 posts

¡ Comparte !


Comentarios

23 comentarios
Alejandro Álvarez Diaz 26/06/2020

Es hora de Tomar medidas valientes y justas
La Economía no puede seguir justificando la Venta de Armas, necesitamos una Sociedad más Solidaria que priorize la justicia y la Paz como camino único de Bienestar Común
Basta Ya

Responder
Greenpeace España 01/07/2020

¡exacto!

juandiego martínez barells 26/06/2020

Criticar el gobierno de Franco es fácil y propagandístico,luego haciendo lo mismo y en épocas distintas se constata el delito.El gobierno actual es cómplice de asesinatos.

Responder
Caterina Rosello 26/06/2020

No mas venta de armas

Responder
Greenpeace España 01/07/2020

¡Basta ya!

M Begoña Balanzategui 26/06/2020

Basta ya de armas,que matan y destruyen (personas ,animales,naturaleza)

Responder
Patricia García Galdo 26/06/2020

"Los derechos humanos están desnudos", frase grabada en una piedra del Monte do Gozo, en el Camino de Santiago. No sé de quién es la frase pero sintetiza a la perfección lo que Occidente permite y lo que Oriente perpetra. Y mientras, el gobierno de españa "de perfil", muy a mi pesar...

Responder
Carmen ( socia ) 26/06/2020

No sabía lo de esa inscripción. Y me ha emocionado, más aún el lugar eel que está. Gracias

Carmen Molera. 26/06/2020

Gracias, soy socia y orgullosa de serlo. Me gustaría tener 18 años y ser parte activa del cuidado .

Responder
Greenpeace España 01/07/2020

¡Siempre puedes ser activista con nosotras! Mándanos un correo y te informamos :)

Carmen 26/06/2020

Creo que éste es un buen momento para clamar por esta obviedad. Hay más conciencia de que las cosas deben cambiar y construir un mundo menos deshumanizado. Todo mi apoyo para una campaña fuerte que es oiga bien y que deje claro al Gobierno que ya vale de medias tintas, de engaños y de hipocresía. ¡NO A LA VENTA DE ARMAS Y MENOS ILEGAL!

Responder
Greenpeace España 01/07/2020

💪

Andrés Rafael Paños Moya 26/06/2020

Es una vergüenza que nuestro gobierno venda armas a países que no solo están en guerra, sino que no respetan los derechos humanos de la población civil. Esas armas que vendemos tan alegremente matan niños en Yemen o Palestina

Responder
Greenpeace España 01/07/2020

Exacto; y por ello debe terminar

M. Carmen García López 26/06/2020

No más armas para matar a personas y animales

Responder
Juan Carlos Otazu Pipaòn 26/06/2020

Las armas jamás tendrán la razón .

Responder
CHARO RUBIO 26/06/2020

Las armas matan y venderlas nos convierten en complices

Responder
Melitta Calvet 26/06/2020

Una sociedad que condena la pena de muerte, pero fomenta la fabricación de armas es una sociedad hipócrita. Porque si se fabrican es para venderlas y si se venden es para que alguien las use...
Me alivia saber que no soy la única indignada con esta faceta de la economía que, ¡lo mínimo, es un anacronismo!

Responder
Greenpeace España 01/07/2020

No, por suerte somos muchos y muchas ¡hartas de esta situación!

Elizabeth Enrech Foradada 26/06/2020

Me avergüenza mas que la venta, la fabricación de esas armas, ahí está el problema, que haya gente que trabaje y viva de ello. Y que lo justifiquen, cuanta hipocresía. La vida es un regalo maravilloso y que empeño tiene el ser humano con destruirla, sea a otros humanos o animales. Es una parte de la sociedad psicópata e hipócrita, basta ya de intentar justificar ese negocio asqueroso.

Responder
Daniel rico..socio 27/06/2020

Hola a todos y todas..soi socio y con orgullo y solo decir que las armas habia que utilizarlas contra los que las venden asi sabian para lo que servian...

Responder
Rosa María Nieto Olmos 29/06/2020

Mentiras, mentiras y, más mentiras, hasta cuándo vamos a jugar a este juego de no pero sí. Estoy cansada y muy deprimida, creo que tendré que hacer caso a mí psiquiatra y no enterarme de nada. Os escribo esto con lágrimas en los ojos. Adónde puedo mirar para encontrar un poco de esperanza?

Responder
Greenpeace España 01/07/2020

Hay otras muchas cosas que están cambiando, y para bien :) Pero es importante que sigamos hablando de esto, que compartamos la información, que se lo digamos a nuestros amigos y amigas y que a nivel personal emprendamos acciones para que, por fin, lo solucionemos. ¡Ánimo Rosa María!

¡ Comparte !