Entrada de blog por Pilar Marcos - 30-01-2018


Conoce los pingüinos más flipantes de la Antártida

No todas las especies de pingüinos del planeta son lo suficientemente fuertes para vivir en la Antártida, pero los que sí han logrado adaptarse a este entorno, lo han hecho de una manera impresionante. Porque recordad, si el tiempo empeora no pueden permitirse el lujo de volar a otro lugar.

Como un homenaje a estos animales hoy mientras navegamos por el océano antártico para proteger su hogar, os presentamos la gran cuenta atrás de los pingüinos más flipantes de la Antártida.
Prepárate para alucinar. Y si quieres unirte al movimiento para crear el área protegida más grande del mundo, un Santuario en el océano Antártico, firma aquí. 

5. Juanito o Papúa

Llamémosle juanito que nos gusta más. Son fáciles de identificar por el elegante parche triangular sobre sus ojos, que se extiende a lo largo de la parte superior de la cabeza. Prefieren las áreas libres de hielo, por lo que viven en la línea de costa de la Península Antártica y islas cercanas a la costa. Los juanitos tienen una cola puntiaguda como un pincel y echan la cabeza hacia muy atrás para hacer un ruido como de trompeta muy fuerte. Un sonido mucho más fuerte que lo que su estatura de 75 centímetros pudiera hacer parecer. Pequeños pero pero valientes pueden hacer cientos de inmersiones todos los días en búsqueda de peces, kril y pequeños calamares. Se cree que son los pingüinos más rápidos bajo el agua, alcanzando velocidades de 36 km/hora.

Papúa especie de pingüinos

4. Macaroni
No, no es solo un tipo de pasta italiana, también es una especie de pingüino. El monógamo y unido de por vida a una sola pareja Macaroni es el pingüino que vive más al sur de los pingüinos con cresta, y no se aventura mucho más allá de las aguas antárticas. Anida en la Península Antártica y en las islas cercanas. Con un perfecto penacho amarillo de cresta que nos recuerda a algún político de la Casa Blanca, estas rubias que comen kril y son bastante torpes en tierra.

Macaroni pingüino Antártida

3. Barbijo o chinstrap
Estos son los pingüinos que parecen estar utilizando un casco. Los barbijos que se ponen a menudo en cuclillas y tienen siempre cara seria. Monógamos también, vuelven al mismo lugar de cría y a la misma pareja todos los años, a menudo eligiendo islotes rocosos difíciles de alcanzar para mantener a los polluelos a salvo. Aunque tanta seguridad tiene un coste en sus vidas para nadar y alcanzar acantilados imposibles en mares bravos.

Barbijo pingüino de la Antártida

2. Emperador
Casi casi en el primer puesto está el padre y madre de todos ellos: el pingüino emperador. La especie viva más grande de pingüinos y puede llegar a la friolera de 1,30 metros y pesar hasta 40 kilos…¡casi como un niño o niña! No solo son los más grandes, pero también los que bucean más profundo, hasta los 550 metros en el helado océano antártico para comer calamares y pescado.

Los científicos han descubierto recientemente que los pingüinos emperadores están especialmente bien adaptados a la vida bajo el agua gracias a las burbujas que los hacen tan aerodinámicos e hidrodinámicos como cualquier nadador olímpico. Los pingüinos emperadores son muy duros, no solo sobreviven al duro invierno en el continente de la Antártida, sino que también crían a sus polluelos mulliditos en el medio de la misma. Enormes grupos de padres se quedan en casa, moviéndose continuamente para mantenerse calientes y proteger los huevos y los polluelos recién nacidos, mientras que las hembras salen a cazar para traer comida. Son indudablemente, los animales “más antárticos” de todos los pingüinos. Pero no habéis ganado nuestro ranking, así que ¡seguid pavoneándoos, emperadores!

Emperador pingüino Antártico

1. Adelaida o Adelia
Y en el primer puesto, está el auténtico rockstar de la Antártida: los adelaida. Lindos, tiernos y absolutamente tipos y tipas rudos. No crecen más allá de los 70 centímetros, pero estos auténticos cohetes, que pueden parecer mal diseñados en tierra, son auténticos torpedos que capturan kril en el agua de manera espectacular. Estos pequeños pingüinos son adorables y probablemente los más pingüinos de todos los pingüinos. Y detrás de esta imagen adorable, se encuentra un duro especialista antártico. Se reproducen en toda la costa Antártida y en ningún otro lugar del mundo y además pasan los inviernos en alta mar, en pleno océano Antártico.

¡Son tan duros que hacen sus nidos en las roca!  Las rocas son los escenarios de su amor para cortejar a una hembra, se roban a los vecinos cuando no están mirando y, por supuesto, se intercambian por momentos de pasión. Sí, los grandes y valientes emperadores son los reyes indiscutibles en el helado continente, pero por la genialidad de los pingüinos y su destreza en el robo de rocas creemos que la pequeña talla de los adelaida los convierte en nuestro pingüino favorito de la Antártida.

Adelaida raza pingüino Antártida

Y tú, ¿con cuál te quedas?

Pilar Marcos - autor del blog.
Pilar Marcos
Bióloga marina por la UAM y postgrado en Gestión de Recursos Naturales y Pesquerías por la Universidad de Columbia. Responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace España.
40 posts

¡ Comparte !


¡ Comparte !