Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Greenpeace España - 06-08-2019


Desde Hiroshima hasta hoy, ¿puede la energía nuclear ser pacífica?

El 6 de agosto de 1945 el ejército de los Estados Unidos lanzaba una bomba atómica sobre Hiroshima. Eran las 8:15 de la mañana y la ciudad estaba a punto de comenzar su día.

La bomba, de uranio enriquecido y 4 toneladas de peso, fue detonada a 600 metros de altura sobre la ciudad. La totalidad de Hiroshima quedó prácticamente reducida a escombros. La estimación final del número de muertes es de 140.000 víctimas. A pesar de las horribles consecuencias de este experimento nuclear, tres días después, el 9 de agosto, Estados Unidos arrojaba una segunda bomba atómica, esta vez de plutonio, sobre la ciudad de Nagasaki. De nuevo el resultado fue la destrucción masiva de la ciudad y la muerte de 74.000 personas.

Menos de una década después, en 1953, al mismo tiempo que el entonces presidente de Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower, pronunciaba su discurso “Átomos para la paz” en un intento de conseguir una mayor aceptación de la energía nuclear, muchos países industrializados, incluido Japón, comenzaban a desarrollar sus planes para construir centrales nucleares.

El 11 de marzo de 2011, Japón contaba con un total de 54 centrales atómicas. Ese mismo día, tuvo lugar una de las catástrofes nucleares más devastadoras del mundo: el accidente de Fukushima Daiichi de la Compañía de Energía Eléctrica de Tokio (TEPCO). El incidente obligó a más de 160.000 personas a huir de sus hogares, y más de ocho años después, al menos 40.000 personas siguen desplazadas.

Hoy, cuando se cumplen 74 años del primer uso de un arma nuclear nos preguntamos si la energía nuclear puede ser pacífica. ¿La energía nuclear alguna vez ha sido realmente pacífica?

74 y 8: esos son los años que han pasado desde el bombardeo atómico de Hiroshima y el accidente nuclear de Fukushima, respectivamente. Ya sea una bomba atómica o una central nuclear, la energía nuclear equivale a devastación, no a paz. Hay que afrontar la verdad: el uso pacífico de la energía nuclear es una mera fantasía.

Japón, el único país que ha sufrido un ataque nuclear durante una guerra y ha sufrido uno de los peores accidentes nucleares de la historia, debe abandonar la energía nuclear. El país debería liderar una alternativa que sea verdaderamente pacífica: las energías renovables.

Aprovechar las fuentes de energía natural ya abundantes no solo es pacífico y respetuoso con el medio ambiente, sino que también supondrá beneficios para el desarrollo económico regional. Además, y sin lugar a dudas, una sociedad de energía 100% renovable ya está a nuestro alcance.

 

Kazue Suzuki es responsable de la campaña de energía en Greenpeace Japón.

¡ Comparte !


Comentarios

Martin Güemes Artiles
06/08/2019

Es imprescindible ir hacia el cierre controlado de las centrales nucleares.
Para realizar una transición hacia un nuevo modelo energético no sólo es necesario la descabonización de los Estados, es fundamental una educación respetuosa con nuestro planeta y la toma de conciencia de nuestros hábitos de consumo.
Greenpeace debería ayudar a educarnos y concienciarnos sobre nuestros hábitos de consumo.

Mariajo
06/08/2019

Martin, gracias por tu mensaje. Seguro que nos queda mucho por avanzar, pero en la sección "Trabajamos en - Consumismo" puedes ver el trabajo que estamos haciendo para cambiar los hábitos de consumo y poder hacer el planeta más sostenible

David
07/08/2019

Nunca vi publicacion mas estupida

Alberto
08/08/2019

Hoy en día es imposible abastecer 100% la demanda eléctrica con renovables. Hay que elegir, o las centrales térmicas, gas y todas sus emisiones de CO2 que matan cada año a miles de personas, o las centrales nucleares limpias de emisiones. Y Greenpeace ha elegido la contaminación y el cambio climático de las térmicas y el gas. Bravo.

Pablo
13/08/2019

Este artículo equivale a decir que los aviones deberían parar de ser fabricados porque ha habido accidentes donde han muerto cientos de personas. Pero espera un momento, ¿no era el avión el transporte más seguro? Sí, lo es. Es el método de transporte que menos muertes causa. Exactamente igual con las centrales nucleares. La energía nuclear es la que menos muertes causa y ha causado (incluyendo Chernobyl y Fukushima, teniendo en cuenta que en la última no murió nadie por causa de la radiación de la central) de todas las energías existentes. Incluso la energía solar y eólica han causado más muertes que la nuclear. Además, es completamente limpia. Y vosotros, Greenpeace, estáis tirando al planeta hacia un futuro de energía que contamina, en vez de tirarlo hacia uno en el que no lo haga, con energías como la nuclear. Y en el camino, os estáis ahogando en vuestra propia ignorancia y la desinformación sobre la energía nuclear. Este artículo es la muestra que os inventas lo que decís y lo os pasáis en nada para hacerlo. Es cansino.

santi mas
22/08/2019

La energía nuclear no solo es tòxica y mortal, sino que los resíduos duran cientos de años. Quien está a favor es que no quiere a sus hijos, quienes tendrán que limpiar la mierda heredada por sus padres...Pablo, vete al taller a revisar tu Fukushima mental!!

santi mas
22/08/2019

Por cierto, vivimos en el país con más sol y viento de Europa, pero no! Hay que seguir dándoles de comer (y bien) a l@s nucleares. Gente Estúpida!!!

Aria
15/09/2019

Lo cierto es que esta estáis equivocados, las dos bombas atómicas se lanzaron para detener una guerra mundial.
Sin las centrales nucleares, nunca habíamos llegado tan lejos en muchos aspectos pacíficos. Os engañais.

Añadir comentario

¡ Comparte !