Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Nanqui Soto - 22-05-2020


Día Internacional de la Biodiversidad: la deforestación pone en peligro nuestra salud

Hoy, para celebrar el Día Mundial de la Biodiversidad, me gustaría dar buenas noticias. Decir que está mejorando el estado de conservación de los seres vivos que habitan el planeta o las especies de un área concreta. Me gustaría ilustrar este texto con titulares sobre cómo la humanidad está tomando decisiones para mantener y proteger esta biodiversidad. O agradecer a los líderes políticos que se estén sumando a las voces de la comunidad científica en la necesidad de detener la pérdida de todos estos seres vivos que nos garantizan servicios ambientales como mantener la calidad del aire y el agua, suministrar materias primas, el control de enfermedades y plagas, la polinización, el mantenimiento de la fertilidad del suelo o la protección contra el calentamiento global.

Orangután en Indonesia.

 

Me gustaría no repetirme. No volver a recordar que la actividad humana está llevando a muchas especies a la extinción y que los estudios muestran que la desaparición de la biodiversidad global ha estado ocurriendo mil veces más rápido que si ocurriera naturalmente. Alrededor de 1 millón de especies pueden desaparecer para siempre, como adelantó en 2019 el informe del Panel Internacional de Expertos en Biodiversidad (IPBES) de Naciones Unidas, si no controlamos la deforestación y otros factores que conducen a la pérdida de la biodiversidad.

En medio de la pandemia provocada por un coronavirus procedente de un animal salvaje, ¿cómo no volver a decir que desde 1940 la deforestación ha estado entre los principales factores que favorecen la transmisión de enfermedades de origen zoonótico, que se transmiten de animales a humanos? ¿Cómo no recordar que la pérdida de bosques y el deterioro ambiental están aumentando el riesgo de transmisión de enfermedades? ¿Cómo no gritar nuevamente que es imprescindible que la UE impulse el fin del comercio mundial de vida salvaje para evitar futuras pandemias?

El caso de la Amazonia

Me gustaría dar buenas noticias, que seguro que las hay, pero no puedo dejar de pensar que, en regiones como la Amazonia brasileña, la biodiversidad y sus guardianes, los pueblos indígenas, siguen estando amenazados. De manera especial estos días, durante la pandemia y bajo la irresponsable gestión del presidente Bolsonaro.

Brasil se enfrenta actualmente a los devastadores impactos de la COVID-19, pandemia que está agravando los traumas de los pueblos indígenas. Pero, además, el Congreso brasileño votará la próxima semana un Proyecto de Ley (PL 2633/2020) que legalizaría millones de hectáreas de tierras públicas que han sido ilegalmente invadidas y deforestadas. Si es aprobada será una recompensa a los acaparadores ilegales de tierras, incentivando más invasiones que conllevarán mayor deforestación y más ataques a los derechos de los pueblos indígenas. Además del rechazo de esta ley por parte de ex ministros, científicos y más de 132 ONG brasileñas, el Ministerio Público brasileño, el brazo vigilante independiente del sistema jurídico brasileño, se ha opuesto abiertamente a la ley, concluyendo que favorece a las organizaciones criminales involucradas en la deforestación ilegal y los conflictos armados.

Deforestación Brasil

Esta ley es solo un paso más. La amenaza es seria. El presidente Bolsonaro no tiene ningún reparo en rechazar los datos científicos y las advertencias de las personas expertas. Según los datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) de Brasil, en los primeros cuatro meses de 2020, las alertas de deforestación en tierras indígenas en la Amazonía brasileña aumentaron en un 64%, en comparación con el mismo período del año pasado. Este es el índice más alto en los últimos cuatro años. Esto significa que 1.360 hectáreas de bosque, equivalentes a 1.865 campos de fútbol, ​​fueron deforestadas dentro de los territorios indígenas de enero a abril de 2020. En el mismo período del año pasado, este número fue de 827 hectáreas.

En los últimos cuatro años se han descubierto 600 nuevas especies de plantas y animales en la Amazonia, a pesar de las dificultades con las que se encuentra la investigación en este país y los recortes de presupuestos que afectan a la ciencia y la conservación del medio ambiente. Pero, desafortunadamente, muchas de estas especies solo se identifican cuando su hábitat y existencia ya están en grave riesgo, debido a la deforestación para expandir la frontera agrícola, la tala ilegal y el robo de madera, la minería y las obras de infraestructura. Estamos perdiendo riquezas que ni siquiera conocemos. Muchas de estas especies nuevas se identifican cuando su supervivencia ya está en riesgo.

El medio ambiente en el centro

No es un buen síntoma. En el Día Mundial de la Biodiversidad, las nuevas especies que son descubiertas por la comunidad científica nacen ya con el adjetivo de “amenazadas” o, peor aún, “en peligro de extinción”.

La conservación de la Amazonia es fundamental para minimizar la crisis climática y aún más importante para las especies y las personas que viven allí. La ciencia ha estado advirtiendo sobre la posibilidad, cada vez más real, de llegar a un punto de ruptura en el que el bosque ya no podrá recuperarse y perderemos muchas especies e innumerables beneficios que ofrece a toda la sociedad, como la distribución de agua a través de la atmósfera, que riega las plantaciones en gran parte del país, y el almacenamiento de carbono.

La salud humana, la salud de nuestras sociedades y la salud de nuestro medio ambiente son la misma cosa, van de la mano, son indivisibles. Sus raíces son el bien común y no los intereses particulares; por eso hay que poner a la gente, su salud y al medio ambiente en el centro de la necesaria reconstrucción y transformación social y económica que tenemos por delante.

Nanqui Soto - autor del blog.
Nanqui Soto
Licenciado en Biología por la Universidad Complutense de Madrid, Post-grado en Ordenación del Territorio por la Universidad Politécnica de Valencia y Diplomado en Educación Ambiental por la UNED. Responsable de las campañas de Bosques y Empresas y DDHH en Greenpeace España. Twitter: @NanquiSoto
47 posts

¡ Comparte !


Comentarios

11 comentarios
Blanca 22/05/2020

Me parce, muy interesante y me gustaría hacer algo para ayudar. Estoy totalmente de acuerdo con ustedes y me parece que estáis haciendo un gran trabajo al cual intento contribuir al máximo de lo que se me permite. Muchas gracias, saludos

Responder
Carmen 22/05/2020

Totalmente de acuerdo. En vez de tanta globalización para aumentar los negocios económicos de unos pocos, globalicemos para compartir y repartir los costes que puedan suponer el mantenimiento de zonas en el planeta que necesitamos todas y de las que nos beneficiamos toda la población del planeta, lo cuál puede suponer un detrimento económico para los países en los que se encuentran y por lo tanto es de justicia colaborar a mantener la economía de esos países en un reparto justo.

Responder
Andrés Rafael Paños Moya 22/05/2020

Hay que defender la selva amazónica, y defender a los pueblos indígenas

Responder
LUIS ALFREDO NUÑEZ VILLARROEL 22/05/2020

QUE DESGRACIA QUE LA NATURALEZA SE VAYA DESTRUYENDO DIA A DIA POR ESTE SER HUMANO DEPREDADOR, CRUEL, ABUSIVO, DESTRUCTOR IMPLACABLE....QUE SE VA PONER EN PELIGRO NUESTRA SALUD NI QUE OCHO CUARTOS......SI MATAMOS, INCENDIAMOS, TRAFICAMOS ESPECIES, LES ENJAULAMOS A LOS ANIMALES, EXTRACTIVISTAS IMPLACABLES, SI ROBAMOS MAS Y MAS HECTAREAS DE TIERRAS VIRGENES DE SELVAS QUE SON EL HOGAR PARA MILES DE ESPECIES, Y TODA LA BASURA VA A PARAR AL MAR LOS PLASTICOS....ESO HACE EL HUMANO SOMOS LOS PEORES QUE EXISTIMOS EN EL PLANETA.

Responder
Carmen illescas 22/05/2020

Todo esfuerzo es de agradecer por el bien de todos es nuestro deber y responsabilidad de todo ciudadano por gais adelante seguir con la lucha un slds

Responder
Patricia 22/05/2020

Defendamos la selva amazónica es nuestro pulmón, hasta cuando vamos a permitir que esto siga sucediendo?? Los que queremos cuidar los recursos, el ambiente, la fauna y flora somos más....hagamos algo.....

Responder
Julio César Toscano 23/05/2020

Me parece muy interesante el artículo y el tema en general. El mundo entró en una etapa en que su equilibrio se ha roto y debe remediarse con consciencia y acciones concretas.

Responder
Guillem DS 24/05/2020

Hola Nanqui,
Primero de todo agradecerte este reportaje. Queda clara que hay que actuar para frenar esto però que está haciendo Greenpeace aparte de denunciar y difundir? Hay alguna acción real que s'este llevando a cabo?

Agradecimientos,

Responder
Valentina Franco Lizarazo 26/05/2020

Debemos defender la Amazonia, su biodiversidad y sus habitantes ancestrales. Recordemos que la Amazonia no es sólo Brasil, también Perú, Venezuela o Colombia.
https://medita-mundo.blogspot.com/2020/05/del-genocidio-de-los-pueblos-indigenas.html?m=1

Responder
Carmelo vico Mendoza 27/05/2020

Hay un gran refrán que es muy cierto y duro y dice:¡ Que no hay mal que por bien no venga! posiblemente sera una lección y un gran aviso que la naturaleza nos acaba de enviar, yo desde aquí con mi humilde forma de entender la naturaleza nos esta diciendo cuidado que.posiblemente un día no
muy lejano no habrá marcha atras.

Responder
Alberto garcia 27/05/2020

El articulo me parece genial, pero no creeis que sería mejor que vosotros Greenpeace pusierais vuestro esfuerzo y publicidad a ir al origen de este problema que es que se reduzca o elimine el consumo de carne ya que esto hara que no se deforeste para obtener mas cultivos de soja para animales? Ir al origen porfavor. Un saludo

Responder

¡ Comparte !