Entrada de blog por Tatiana Nuño - 07-05-2021


Si ignoramos las emisiones de metano, nunca reconduciremos la emergencia climática

El metano tiene 84 veces más potencial de calentamiento global en un período de 20 años que el CO2, por lo que reducir sus emisiones es imperante para afrontar con diligencia la emergencia climática. ¿Y dónde se encuentran estas emisiones? ¿De dónde salen?

Del gas; esa opción que nos presentan estos días grandes empresas y corporaciones como la gran alternativa a un futuro sin combustibles fósiles y una economía descarbonizada. Pues señores y señoras; se trata de una falsa solución: el mal llamado “gas natural “, es un combustible fósil que está compuesto en más del 80% de metano que se filtra en su cadena de extracción y transporte y que luego en su quema produce CO2 agravando la crisis climática. Así de contundente lo afirma el último informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para el Medio Ambiente y la Coalición por el Clima y el Aire Limpio, La Evaluación Global sobre el Metano.

Por esta razón, como destaca el informe, reducir las emisiones de metano es una de las estrategias más rentables para reducir el calentamiento global y mejorar la calidad de vida de todas las personas ya que estas emisiones también tienen consecuencias directas sobre nuestra salud. Si realmente se tomasen medidas específicas de reducción de las emisiones de metano, “ayudaría a prevenir 255.000 muertes prematuras y 775.000 visitas al hospital relacionadas con el asma cada año”, como dice el informe.

Pero en las emisiones de metano, la industria de los combustibles fósiles no es la única fuente. El informe también menciona la gran contribución de la alimentación, de la agricultura. El rápido crecimiento de la agricultura industrial que impulsa el consumo excesivo de carne y productos lácteos hace que las emisiones de metano del ganado y el estiércol hayan aumentado drásticamente en un 70% desde 1961 y se espera que representen una parte cada vez mayor de las futuras emisiones de metano. Como dice Reyes Tirado, investigadora científica senior del Laboratorio de Investigación Internacional de Greenpeace en la Universidad de Exeter (Reino Unido), “los responsables políticos deben actuar para reducir la carga ganadera, estimular una reducción global del consumo de carne en un 50% para 2050 y apostar por una agricultura y ganadería realmente sostenibles. Esto significa apoyar a los agricultores para que adopten métodos ecológicos para cultivar y criar ganado de forma que produzcan sólo la cantidad de carne y lácteos que el planeta puede sostener. Como primer paso, estas medidas agrícolas deberían estar entre las principales prioridades para los esfuerzos y fondos de recuperación relacionados con la crisis sanitaria”.

Tenemos que reducir las emisiones de metano y para ello, no podemos seguir autorizando proyectos como la construcción de más macrogranjas en nuestro país. Estas son auténticas fábricas de metano, tanto por las emisiones directas de los animales como de los excrementos generados, por lo que es fundamental frenar la expansión de la ganadería industrial y desarrollar un plan de reducción de la cabaña ganadera en intensivo.

La crisis sanitaria en la que seguimos inmersos no puede resolverse sin resolver la crisis climática que arrastramos desde hace años. Es vital virar hacia una economía descarbonizada donde no existan ni el carbón ni el petróleo pero tampoco el gas, puesto que es igualmente responsable de emisiones de CO2 y de metano. Recuperarnos de la pandemia debe hacerse a través de una transición energética justa, segura y limpia en la que los empleos obsoletos de las industrias de combustibles fósiles se absorban a través de las energías renovables y otros sectores verdes: para solventar la emergencia climática y mejorar nuestra salud y nuestros pulmones.

Nos lo merecemos y lo merecen las generaciones futuras. Las soluciones existen, son aplicables y factibles. Ahora solo necesitamos la voluntad política que ponga fin a los combustibles fósiles y transforme los sectores contaminantes.

Nos va la vida en ello.

Tatiana Nuño - autor del blog.
Tatiana Nuño
Licenciada en Ciencias del Mar por la Universidad de Cádiz. Responsable de la Campaña de Energía y Cambio Climático de Greenpeace España. Twitter: @t_nunho
28 posts

¡ Comparte !


Comentarios

10 comentarios
Damià 07/05/2021

Magnífico artículo.
Gracias!

Responder
Talía Lino 07/05/2021

Gracias, Tatiana!
Creo en el cambio de consciencia necesario para abordar este gran problema, creo en la fuerza de la gente joven, que como tu están cada vez más implicados... luego veo el resultado de las elecciones en Madrid y no sé qué pensar.
¡Apoyo y divulgo la información! Gracias, Gracias, Gracias!!

Responder
Amelia 07/05/2021

Soy miembro de Greenpeace desde q empezó en los 70 y agradezco el q nos tengan siempre al tanto de los problemas ecológicos existentes. Mi comentario es, q al igual q los politicos, nadie ofrece soluciones, solo se expone el problema! Termina uno tan agobiado de ver todo el desastre mundial que hemos ocasionado y con poca vision de soluciones a corto plazo, q es francamente deprimente. Se eligen a politicos ignorantes y pasotas, lease las elecciones del 4M, en los q no se puede confiar tampoco...si ois the soluciones, ¿ porqué no añadirlas a vuestra exposicion del problema? Gracias por todo

Responder
Enrico Verri 07/05/2021

Enhorabuena por el artículo Tatiana, pero que hacemos? vamos a seguir sentados viendo como la voluntad política pasa totalmente de los problemas ambientales por ellos causados? O vamos a organizarnos creando un partido nuevo para terminar con esta clase de políticos?
Greenpeace+WWF+ECOLOGISTAS EN ACCIÓN+AMIGOS DE LA TIERRA+ todas las asociaciones ecologistas, plataformas, grupos etc, a cuando una UNIÓN TOTAL? Como dice Z.Bauman si no nos uniremos engrosaremos el cortejo fúnebre de nuestro planeta..

Responder
Soledad Serrano Pacheco 07/05/2021

Gracias por vuestro artículo.
Necesitamos que nos adviertan de las consecuencias de nuestra forma de vida.

Responder
Enrico 07/05/2021

Estimada Soledad, nos advierten desde la Revolución industrial y ya con más ímpetu desde los años 70
Pero por lo visto, las subvenciones económicas de los varios gobiernos, han comprado la cordura de quién tenía que defendernos.....

María Teresa 07/05/2021

Todos debemos de aportar nuestro compromiso y ponernos a trabajar en la mejora de nuestro medio ambiente.
Mas aún quienes a gran escala están implicados en el cambio climático!

Responder
Paola Alejandra 07/05/2021

increible...

Responder
Fran 07/05/2021

Buen artículo, concreto y breve.
Una realidad que muy pocos quieren ver y mucho menos asumir

Responder
José M Flores 07/05/2021

Hola Tatiana Nuño & Equipo Greenpeace.
Nada que objetar.
Es evidente claro y conciso.
Es grato pensar y pedir
que esto se nos mejore a todos.
Haciendo lo que se pueda, poco a poco...
y para atrás solo para coger impulso.
Salud y un Cordial Saludo.
JMFH.

Responder

¡ Comparte !