Entrada de blog por Greenpeace España - 25-06-2021


¡Excusas, excusas, excusas! Cómo las empresas destructoras de bosques se resisten al cambio

Cada dos segundos, el planeta pierde una superficie de bosque similar al tamaño de un campo de fútbol; y gran parte de esta destrucción está asociada a la vulneración de los derechos humanos. A menos que protejamos urgentemente los bosques y otros ecosistemas del mundo, seguirán empeorando estas crisis: la climática, la de la biodiversidad y la social.

Pero hay motivos para la esperanza: la Comisión Europea está redactando una nueva ley que podría poner fin a la complicidad de la UE en la destrucción de los bosques, manteniendo fuera del mercado de Europa los productos y materias primas (carne, soja, aceite de palma, lácteos, madera, papel, caucho, etc.) relacionadas con la destrucción de los bosques y ecosistemas y con el abuso de los derechos humanos.

Pero las empresas que se benefician de la destrucción de los bosques no quieren cambiar sus modelos de negocio y están dando a la Comisión Europea muchas excusas para evitar la rendición de cuentas. Aunque estas empresas que producen y comercializan productos vinculados a la destrucción de los ecosistemas afirman que están comprometidas con la lucha contra la deforestación, presionan al mismo tiempo para debilitar las normas europeas que buscan proteger los bosques del mundo.

Estas son las cinco principales excusas que usan las grandes corporaciones para argumentar en contra de una nueva legislación europea que las obligaría a limpiar sus cadenas de suministro de deforestación:

  1. ¡Los culpables de la deforestación son otros sectores industriales!

Para no asumir su responsabilidad, a algunas empresas vinculadas con la degradación y destrucción de los bosques les gusta mucho decir eso de “no fui yo”, mientras apuntan con el dedo a otras industrias o empresas de otros países. Esto no va a detener la deforestación.

“Si bien la producción europea de celulosa, papel y cartón no contribuye a la deforestación, asociar la deforestación y el uso de papel sigue ensombreciendo la reputación y la imagen de los productores europeos que actúan de manera sostenible”.
Respuesta a la consulta de la Confederación de Industrias Papeleras Europeas (CEPI)

  1. No hacen falta leyes, le prometemos que lo haremos…

Durante años, las empresas que se benefician de la destrucción de los bosques han dicho que ya estaban tratando de solucionar los problemas mediante directrices industriales voluntarias, certificaciones o alguna otra medida no reguladora. Pero incluso después de décadas, la mayoría de estos esquemas no han logrado generar un cambio sistémico, por lo que en Europa aún no podemos estar seguros de que los productos que compramos contienen, por ejemplo, carne, lácteos, aceite de palma, madera, soja o caucho no vienen de la destrucción forestal y nos hacen cómplices de la destrucción de los ecosistemas.

“En particular, [nuestros miembros] apoyan iniciativas del sector de alimentos (FEFAC) como las Directrices de abastecimiento de soja para dar cabida a la promoción de cadenas de suministro certificadas libres de deforestación”.
Sector de carne de aves de corral AVEC de la UE 

  1. Mientras la deforestación sea legal, el problema no es nuestro

Algunas empresas intentan hacernos pensar que mientras la producción sea legal en el país de origen, los productos se pueden vender en el mercado de la UE. Lamentablemente en zonas desde el Amazonas hasta la Taiga rusa permiten una extensa destrucción “legal” de bosques y ecosistemas y la violación de los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales.

“Creemos firmemente que la UE debe reconocer y considerar la protección establecida contra la deforestación y su degradación por las jurisdicciones de terceros países, cuando sea aplicable, en nuestro caso, las leyes brasileñas de protección forestal”
Respuesta a la consulta de la Asociación Brasileña de Árboles (IBA)

  1. ¿Por qué debería la UE actuar? ¡Esperemos que otros lo hagan!

La UE debería poder regular su mercado para frenar el impacto negativo de su consumo, pero hay empresas que quieren que la UE avanzando lentamente. Estas empresas piden a quienes toman las decisiones de la UE que esperen las regulaciones internacionales o que actúen únicamente mediante acuerdos de colaboración y bilaterales. Por supuesto, la colaboración es necesaria, pero no puede ser una excusa para ignorar la responsabilidad de la UE de consumir y financiar productos de la destrucción mundial de bosques y ecosistemas.

Algunas empresas intentan hacernos pensar que mientras la producción sea legal en el país de origen, los productos se pueden vender en el mercado de la UE. Lamentablemente, las leyes débiles o la aplicación poco estricta en regiones desde el Amazonas hasta la Taiga rusa permiten una extensa destrucción “legal” de bosques y ecosistemas y la violación de los derechos de los pueblos indígenas y las comunidades locales.

“La única solución viable y sostenible debe ser proporcionar incentivos para la producción continua y creciente de productos sostenibles, sobre la base de estándares de sostenibilidad que se acuerden multilateral o plurilateralmente y no se impongan unilateralmente de manera que, como demuestra la experiencia, con demasiada frecuencia terminan escondiendo o disfrazando políticas proteccionistas y discriminatorias bajo un “manto ambiental’ ”.

Respuesta a la consulta del Consejo de Aceite de Palma de Malasia (MPOC)

  1. La legislación de la UE debe ofrecer solo avances, no castigos

Algunas empresas aceptan una futura ley de la UE para proteger los bosques del mundo, pero intentan debilitar su impacto en sus negocios pidiendo a los responsables de la toma de decisiones de la UE que propongan incentivos, no castigos. Quieren una ley basada en las medidas que la industria ya toma, o instrucciones que fomenten la mejora continua de buenas prácticas, en lugar de exigir el cumplimiento de las normas ambientales y los derechos humanos. Frente a la emergencia climática y de la biodiversidad, no tenemos tiempo, es por eso que las reglas claras, sólidas y aplicables son más urgentes que nunca.

“Se debe esperar que las empresas demuestren que están tomando medidas razonables para prevenir y abordar la deforestación en la que están o podrían estar involucradas a través de sus propias actividades o sus relaciones comerciales en toda la cadena de valor. También significa que es posible que las […] empresas no puedan prevenir todos los impactos “. PepsiCo

Estas cinco excusas forman parte del informe de Greenpeace sobre la UE Sabotaje: cómo las empresas ejercen presión contra la protección de la UE de los bosques del mundo“.

El año pasado, más de un millón de personas respondieron a una consulta pública de la Comisión Europea, diciendo que quieren una ley de la UE fuerte para proteger los bosques y los derechos humanos de los impactos del consumo europeo. Se trata de la mayor consulta pública sobre cuestiones medioambientales en la historia de la UE.

Ahora estas voces tienen que ser oídas. No queremos seguir escuchando excusas. ¡Necesitamos acción política y la necesitamos ya!

¡ Comparte !


Comentarios

0 comentarios

¡ Comparte !