Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Mario Rodríguez - 16-03-2020


La crisis del coronavirus y la crisis climática: ¿tan distintas son?

La semana empieza con un endurecimiento de las medidas del estado de alarma decretadas por el Gobierno central ante la expansión del coronavirus. Mientras tanto, se siguen sucediendo los repasos mediáticos de las consecuencias que está teniendo el virus en nuestra vida y del mundo distópico que nos está tocando vivir.

coronavirus

El avance de esta crisis pone de manifiesto el posible impacto más a medio plazo de otra emergencia, la climática, que está cambiando el mundo, así como las deficiencias del sistema en que vivimos. Hoy hacemos un repaso de las cosas que tienen en común las crisis del coronavirus y la climática. Las diferencias no son muy grandes.

Son globales

Lo vemos cada día en las noticias: ninguna de las dos entiende de fronteras, aumentan con el paso del tiempo si no se interviene y pueden llegar a ser letales. A diferencia del coronavirus, el cambio climático tiene una línea temporal más larga, pero es igualmente exponencial y sus ámbitos de impacto son aún mayores (no solo afecta a la salud de las personas sino del planeta).

Incrementan las desigualdades

Ambas crisis pueden incrementar las desigualdades existentes, siendo las personas más vulnerables las que se ven más afectadas. Personas con empleos precarios y/o en situación de desempleo, mujeres, personas mayores, dependientes, personas en situación irregular… Ninguna de ellas ha tenido tenido la responsabilidad en causar el problema, pero soportan con mayor dureza las consecuencias. Aunque si el problema no se ataja a tiempo, en ambos casos se puede llevar por delante la salud o el bienestar hasta de los más poderosos, cuya responsabilidad está bien identificada en el caso del cambio climático.

Se deben abordar desde la cooperación

Estas crisis globales que tienen consecuencias directas sobre nuestro sistema no se pueden ni deben abordar exclusivamente de forma individual y/o doméstica, sino que requieren de medidas igualmente globales, gestionadas desde la cooperación internacional, el multilateralismo y con políticas preventivas que nazcan del consenso político y social. Lo que decida cada país afecta a los demás y la solución que apliquen todos debería ir en la misma dirección.

Coronavirus y cambio climático

Ambas crisis comparten muchas similitudes. Por esta razón nos preguntamos: ¿Podrían llegar a compartir también posibles soluciones?

A problemas globales, soluciones colaborativas

Empieza a ser evidente que es necesario un cambio sistémico que nos obligue a repensar el modelo de vida actual y nos fuerce a buscar alternativas que nos permitan seguir con nuestras rutinas aun en momentos de crisis. Hoy nos vamos a centrar en apuntar a soluciones desde lo más cercano. Los supermercados cooperativos, comercio de proximidad y otras iniciativas respetuosas con el medio ambiente ya ponían de manifiesto que poner en valor lo colectivo sobre lo individual nos permite seguir siendo libres. Así también lo estamos viviendo estos días a través de todas las iniciativas que facilitan el quedarnos en casa: personas que se ofrecen a ir a buscar comida, clases/talleres multitudinarios digitales, voluntariado para asistencia a personas mayores o dependientes… La crisis climática también necesita soluciones colaborativas. Como las de energía ciudadana, por ejemplo, cuando las personas colaboran para que un barrio o comunidad comparta una misma instalación de autoconsumo, para abastecer con energías renovables sus necesidades de electricidad.

El poder de la anticipación

Si podemos prever lo que sucederá, podemos desarrollar planes de contingencia que nos permiten suavizar cualquier impacto fuerte. Este es el caso claro en la emergencia climática: sabemos qué está sucediendo y el conocimiento nos permite establecer planes de transición laboral a empleos relacionados con energías renovables, repensar el sistema de consumo, etc. Es, de hecho, una de la grandes diferencias con el coronavirus: la crisis climática está avisada por la comunidad científica y sabemos que tenemos diez años para evitar llegar a una situación fuera de control.

Cambia el concepto de seguridad

Nos hemos dado cuenta estos días de que la sanidad pública es fundamental para sentirnos seguras y saber que encontramos soluciones para todas las personas en un sistema bien dotado, firme y capaz de actuar en momentos de alarma. Frente a la emergencia climática, nuestra seguridad pasa por tener la certeza de que podemos adaptar nuestras formas de vida a sus impactos. Impactos que llegan en pérdida de medios de vida, cosechas, deterioro de la salud, etc. En definitiva, en vulneración de derechos.

La seguridad humana debe estar garantizada en modelos de progreso y convivencia que respeten los límites planetarios. No hay seguridad posible en un mundo que se siga calentando más allá de 1,5ºC y traspasando la capacidad biofísica del planeta.

No parece pues que, en el ámbito global, la crisis climática y la pandemia actual sean tan distintas entre sí. Hay demasiadas similitudes y pocas diferencias. Sin embargo, mientras la respuesta al coronavirus está siendo contundente, con medidas drásticas que afectan a toda la sociedad, la respuesta al cambio climático, aunque también es urgente, se sigue postergando o condicionando a intereses económicos o políticos cortoplacistas.

Para evitar un cambio climático de graves consecuencias, se necesita actuar con decisión y urgencia, antes de que sea tarde. La buena noticia es que las medidas que se necesitan contra el cambio climático no deberían levantarse sobre medidas de contención y defensivas sino sobre medidas de precaución y cambio, contribuyendo a la construcción de una sociedad mejor, más equitativa y en paz con la naturaleza.

¡Actúa!

Ayúdanos a seguir exigiendo a gobiernos y empresas que actúen contra el cambio climático. ¡Únete a Greenpeace!

Exige al Gobierno que legisle ya contra el cambio climático. ¡Firma la petición! 👇

Política de privacidad

Desde GREENPEACE ESPAÑA trataremos los datos aportados en calidad de Responsable del tratamiento con la finalidad de gestionar nuestra relación contigo, en pro de nuestros objetivos fundacionales, incluyendo en algunos casos el envío de información sobre nuestras actividades, en base al consentimiento o a la ejecución de un acuerdo. Puedes ejercer tus derechos enviando un email a contacto.es@greenpeace.org con el asunto “Protección de Datos”. Más información.

Ayúdanos a hacer más fuerza, ¡comparte en tus redes sociales la petición de firmas para qeu el Gobierno legisele contra el cambio climático!

Comparte en Facebook   Comparte en Twitter

Mario Rodríguez - autor del blog.
Mario Rodríguez
Director de Greenpeace España. Desde 1992 luchando por un planeta verde y en paz. Twitter: @mario_rod_var
5 posts

¡ Comparte !


Comentarios

31 comentarios
Oscar Manuel Alonso Asensio 16/03/2020

++Muy acertado y pertinente . Quisiera añadir una reflexión ¿El cambio climático está propiciando un cambio en la microbiología de la tierra ? Creo que si, y con mayor efecto que el propio deshielo.

Responder
Greenpeace España 18/03/2020

Gracias por tu comentario, Óscar Manuel

Miguel 17/03/2020

El coronavirus nos va a llevar también a una crisis económica de grandes dimensiones. Como todas las crisis, implica también una oportunidad de cambio que podemos aprovechar para reconstruir el modelo económico.
Por ejemplo, si el sector del automóvil sale dañado y hay que apoyarlo, apoyar iniciativas que no generen GEI o contaminación.
Si el sector de la aviación sale dañado, dejemos de subvencionarle de forma artificial y utilicemos esos recursos en la transición justa.
Y sí, preparémosnos porque el cambio climático también nos expone a nuevos riesgos epidemiológicos (no sólo nuevos).

¡Un abrazo y ánimo! ¡Quédate en casa!

Responder
Miguel 18/03/2020

Y por cierto, también estamos viendo en esta crisis que los cuidados no son algo secundario, sino esencial. Pero la economía los oculta.

El ecofeminismo pone los cuidados en primer término, y nos muestra cuánto tienen en común los cuidados hacia las personas con los cuidados hacia la tierra, así como la explotación de las mujeres con la explotación de la tierra.

Greenpeace España 18/03/2020

Muchas gracias Miguel por tu comentario!

Julio 19/03/2020

No solo afecta al cambio climático, que vemos que hay medidas que se están tomando a nivel global que posiblemente mejoraran la calidad ambiental como consecuencia de las restricciones al trafico aereo, al turismo, etc... relacionadas seguramente con el consumo de energía, etc.. Me preocupa que puedan revertirse derechos generales de las personas al dejar en manos de políticos y cuerpos seguridad decisiones que muchas veces no se han visto reflejadas en ningún decreto....

Responder
Greenpeace España 27/03/2020

Hola Julio! A nosotras también nos preocupa que puedan revertirse derechos generales, por esta razón, trabajamos para que no pase!

Sho 19/03/2020

Una reflexión aparecía en el epilogo de un famoso libro sobre epidemias:
Es claro que el estilo de vida globalizado, rápidas comunicaciones por todo el mundo, etc propaga este tipo de crisis como nunca antes en nuestra historia.
Pero ¿que hay de la alteración de ecosistemas?. Climática o la misma deforestación... están provocando la perdida de muchas especies pero también ventajas de supervivencia sobre aquellas mas adaptables a los cambios que nosotros producimos. Y no hay mayor adaptabilidad que la de aquellos que tiene la capacidad de mutar, casi en cada generación. "organismos" muy básicos que siempre han estado ahí pero nunca han sido "los reyes del ecosistema" ahora tienen la capacidad de expandirse y tienen la mejor arma para no tener rivales, la mutación ...
¿Podría ser que estas dos crisis, en realidad fuesen la misma? ¿consecuencia una de la otra? ¿o quizás también o simplemente mecanismos de defensa del planeta? Creo q no es el momento, pero quizás si después haya que reflexionar sobre causas y no solo las consecuencias. Un saludo.

Responder
Greenpeace España 27/03/2020

Hola Sho! Te dejamos el link de uno de nuestros últimos posts sobre la relación entre la deforestación y la propagación de nuevas enfermedades por si puede ser de tu interés: https://es.greenpeace.org/es/noticias/menos-bosques-mas-enfermedades/
¡gracias!

Claude Sibuet 19/03/2020

Muy de acuerdo con tu artículo. Nuestra sociedad con su espíritu de cortoplacismo y beneficio inmediato se ha hecho mucho más vulnerable de lo que se imagina la gente. Tiene que aprender a ser RESILIENTE. La resiliencia es lo que nos permitirá afrontar estas crisis: la climática, con mucho la más peligrosa, las sanitarias futuras (ya es tarde para esta), y la económica, que se vuelve crónica.

Responder
Greenpeace España 27/03/2020

¡Gracias Claude!

Antonio Caro 19/03/2020

El cambio en el modo de vida a que nos está obligando la crisis del coronavirus -dejar de utiliar el coche, los viajes aéreos, etc.- puede predisponer al radical cambio en nuestro modo de vida que va a exigirnos, antes que después, la actual emergencia climática.

Responder
María Molina 19/03/2020

Debemos considerar esta pandemia como una llamada de atención, un ¡basta ya! al modelo de vida actual que, de ninguna manera, puede ser sostenible por muchos años.

Greenpeace España 27/03/2020

Hola Antonio! Totalmente de acuerdo, tenemos que re-plantearnos muchas cosas

Oriol 19/03/2020

La crisis del coronavirus actual nos demuestra que si queremos cambiar podemos, es un tema de actitud y no de aptitud para afrontar el cambio climático.
Números encima la mesa, sería interesante ver cuantos afectados por enfermedad/fallecimientos son causados por el cambio climatico tanto en seres humanos como otras especies en comparacion a la crisis actual. Difícilmente medible pero fácil de imaginar.

Gran artículo.

Responder
Greenpeace España 27/03/2020

Hola Oriol! Con actitud lo conseguiremos!

Faustino 19/03/2020

Unas reflexiones muy oportunas, sesudas, e inteligentes.

Responder
Greenpeace España 27/03/2020

Muchas gracias Faustino :)

QUIM 20/03/2020

Crisis cómo la actual nos ponen frente al espejo como sociedad.
Las políticas económicas neoliberales y cortoplacistas se muestran claramente ineficientes para satisfacer las necesidades más básicas como por ejemplo la sanidad.

No son sostenibles desde ningún punto de vista, incluso desde el económico.

Esperemos que estos días sirvan para hacer reflexionar a más de uno a nivel global.

Que se enteren de una puñetera vez que la riqueza no se mide en dinero. Que el dinero es sólamente un medio y no un fin.

Y también de paso que el Planeta es de todos. De los que ya estuvieron, nuestro y de los que vendrán, sean seres animados o inanimados.

Responder
Manuel Cantón López 20/03/2020

Estoy de acuerdo, pero para ello necesitamos gente ( políticos ) nuevos que pongan en valor a las personas en particular y al planeta en general y no antepongan la economía a las personas. Unos políticos de nueva generación, con nuevas ideas basadas en la protección del planeta, lo público, la diversidad cultural, etc., etc. y en definitiva, EL BIEN COMÚN, promoviendo con ello una sociedad más justa y solidaria.
Un saludo y a seguir en la lucha hasta conseguirlo!

Responder
Greenpeace España 27/03/2020

¡Exacto Manuel!

Raúl 21/03/2020

Actualmente en la ciudad de Barcelona ya no se puede respirar. Cada día me desplazo en bicicleta al trabajo y en mis desplazamientos diarios y soy un firme defensor de la bicicleta como medio de locomoción urbana. No dejo de preguntarme cuando nos daremos cuenta del daño que nos estamos haciendo.
Luego al pasar por una calle y ver una cola de gente para entrar a un estanco, ( en los momentos de mayor afectación por los contagios que estamos viviendo actualmente ) todos y todas sin mascarillas me doy cuenta de que hemos fracasado como sociedad.

Responder
Cristina 21/03/2020

Buen artículo. En estos días queda claro que la naturaleza ha dicho “basta”, quiere un descanso de nosotros. Y a nosotros solo nos preocupa nuestra salud, por eso actuamos. Por eso, sintiendo aún que somos el centro del universo y que si podemos lo haremos, sin importar si debemos. La vida (la de este virus y el que sea) siempre se abre camino mientras nosotros sólo nos preocupamos de seguir viviendo con las mismas comodidades (ese papel higiénico tan absurdo) en vez de adaptarnos como todos lo seres vivos y poder evolucionar de forma natural. (Quizá podríamos tener hasta alas o branquias!! Si no interviniéramos tanto)
Quizá si alguien me lee piense que soy negativa o soy de esos que odia al ser humano, pero he de confesar que no confío en nosotros. Esto pasará y se nos olvidará en la vida rutinaria.. lo sé porque yo pasé muchos meses encerrada en el hospital con cancer, sin salir, con medidas extremas de higiene y, aún peor que ahora, sin saber que iba a haber un desenlace de vuelta a la normalidad. A día de hoy a la gente de mi alrededor se le ha olvidado, otros enfermos ya viven sin apreciar cada sonido, cada árbol, cada conversación.. contaminados de cosas inútiles (perdiendo el tiempo en discusiones, posesiones, trabajos ridiculiza) viviendo en modo automático.
Espero que esto sirva para que seamos conscientes del cambio climático, del pedazo de tirón de orejas que nos da la madre Tierra, q aprendamos a ser minimalistas y zerowaste.. a mi es lo que me salvó el alma y me salvará esta vez.

Gracias Greenpeace

Responder
Greenpeace España 27/03/2020

Gracias a ti, Cristina. Te mandamos un fuerte abrazo

Alfonso Villabona Lasierra 21/03/2020

En estos momentos tan delicados, quería decir que una de las causas del problema es el exceso de viajes especialmente los realizados en avión entre continentes tanto para el cambio climático como para la crisis sanitaria del corona virus. Una buena forma de comenzar sería limitar el derecho a la movilidad a un número de viajes por persona y año (excepto por temas laborales). De esta manera, no pasaría que para que puedan viajar unos, que son muchos, todos nos tengamos que quedar en casa sin poder siquiera salir a la calle.
RESISTIR ES IMPORTANTE, PERO MUCHOS MÁS ES PREVENIR.

Responder
Joaquín 24/03/2020

Tenemos que consumir mucho menos para contaminar mucho menos, o lo hacemos así o los seres humanos tendremos problemas muy pronto, esto es muy urgente.

Responder
Greenpeace España 27/03/2020

Hola Joaquín! Efectivamente, esto es algo urgente.

Robe Rto 30/03/2020

- Hola Mario,
Soy socio de Greenpeace desde hace mucho tiempo, ya ni me acuerdo, tengo ahora 70 años y desde siempre estuve de acuerdo con vuestras actuaciones y propuestas y colaboré y sigo colaborando en ellas en la medida de mis posibilidades.
Hace unos días, leí en la revista DiscoverySalud un artículo, muy bien documentado, sobre vosotros y otras ONG en el que no salíais muy bien parados.
Más o menos os ponían como " válvulas de escape" para la ciudadanía, toleradas y promovidas por los propios poderes facticos.
Aquello me trajo a la memoria algo que me llevaba mucho tiempo llamando la atención:
¿Dónde están vuestras reivindicaciones y propuestas sobre la salud de los ciudadanos?, especialmente en estos momentos que con la excusa del"coronavirus " aprovecharán para apretarnos el cinturón y las libertades un poco más.
Tenéis investigadores y medios suficientes para estudiar nuevas propuestas sobre medicina y salud que algunos profesionales (médicos incluidos) están haciendo y que sin embargo están siendo acosados, denigrados y perseguidos por las (mafio)farmacéuticas y sus adlateres.
Por poner sólo dos ejemplos que además en esta pandemia podrían ser cruciales aquí en España , me refiero a las propuestas de salud de Josep Pamies y Andreas Klacker, perseguidos y encarcelados en más de una ocasión.
Creo que no tengo necesidad de extenderme más, sus propuestas están en Internet aunque con grandes dificultades puesto que muchos de sus vídeos y páginas han sido censuradas y eliminadas por YouTube y "autoridades".
No quisiera pensar que estuve toda mi vida equivocado con vosotros.

Saludos........Rto

Responder
Robe Rto 14/04/2020

¡¡Que decepción!!, llevo esperando 15 días una respuesta y vuestro silencio confirma mis dudas sobre Greenpeace.
Bueno, nunca es tarde para aprender y tomar un nuevo rumbo.
Podéis considerarme ya como ex de la organización.

Saludos......Rto

Florencia 22/04/2020

.Muy inteligente el artículo.
Pensemos en estrategias para obligar a los gobiernos a tomar en serio los acuerdos sobre cambio climático. Y lancemos campañas sobre algún punto en particular par ir todos a una y hacer cambiar a la industria. No sería convenniente abarcar mucho pero ir con fuerza. Queremos que ya cambie algo.

Responder
alfonso conrado 08/06/2020

Después de leer la publicación y los comentarios, rediseñe mi clase de salud y calidad de vida.
Excelente aportación.
Gracias.

Responder

¡ Comparte !