Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Adrián Fernández Carrasco - 17-09-2018


La movilidad del futuro: menos coches y más limpios

Septiembre llega con el fin de las vacaciones y la vuelta al trabajo, llenando de nuevo nuestras calles de coches y atascos. Septiembre es también cuando la Comisión Europea nos invita, un año más, a movernos por nuestra ciudad utilizando modos sostenibles de transporte. A través de la Semana Europea de la Movilidad, ayuntamientos y organizaciones sociales nos recuerdan los efectos negativos que supone el abuso del coche: más contaminación, más siniestralidad y menos espacio para el resto de usuarios.

Poco han variado los mensajes desde el primer “Día Sin Coches” celebrado en el año 1999. Sin embargo, la actitud de las administraciones públicas en sus políticas de movilidad ha evolucionado mucho en estas dos décadas. Hoy, todas las grandes capitales de Europa comparten medidas encaminadas a limitar el espacio dedicado al coche en el centro de sus ciudades.

Ciudades como Londres, París, Roma o Berlín, pero también Valencia, Barcelona o Madrid, han empezado con medidas efectivas como peajes urbanos, densas redes ciclistas, peatonalizaciones de calles y plazas o zonas exclusivas para residentes y vehículos limpios. También resultan más habituales las medidas excepcionales durante los picos de contaminación, unas restricciones impensables hasta hace pocos años.

Todo ello con el objetivo de mejorar la habitabilidad de nuestras ciudades y garantizar algo tan básico como un aire limpio. Para conseguirlo, es preciso actuar sobre las principales fuentes de contaminación atmosférica, que se localizan mayoritariamente en el sector transporte y, más concretamente, en el automóvil particular.

Un reto que supondrá algunos esfuerzos pero que beneficia a toda la población. Al contrario de lo que pueda parecer, la mayoría de los desplazamientos ya se realizan en modos sostenibles España es uno de los lugares donde se realizan más desplazamientos a pie, la bicicleta es ya una opción real en muchas ciudades y el uso del transporte público está creciendo de nuevo. Junto a los modos tradicionales empiezan a surgir cada vez más alternativas como sistemas de bicicleta pública, alquiler de motos eléctricas o servicios de ‘car-sharing’ que hacen que cada vez sea menos necesario el coche propio para desplazamientos urbanos.

Pero aunque las acciones llevadas a cabo y las nuevas alternativas limpias nos animen a ser optimistas, es imprescindible incrementar la firmeza de las acciones en defensa de la movilidad sostenible si queremos frenar a tiempo el cambio climático. Para cumplir el límite de 1,5ºC en el incremento de temperatura fijado por los gobiernos en el Acuerdo de París es necesario limitar de forma drástica las emisiones de CO2, un cambio que pasa por la extinción del motor de combustión interna. La transición del modelo de movilidad ya tiene una hoja de ruta fijada: será más limpio, con más opciones para moverse y accesible a toda la población, con el coche eléctrico y compartido como un medio más cuando sea imprescindible, y no como el vehículo hegemónico (y a veces, el único) que es ahora.

Con estos objetivos desde Greenpeace estamos trabajando con las principales ciudades españolas para que se comprometan a realizar acciones concretas que reduzcan el número de automóviles en sus calles. Madrid, Barcelona, Valencia, Pamplona, Santiago, Albacete o Sevilla son algunas de las ciudades que han asumido el reto Neopolitan.

A través de la redacción de Planes de Movilidad Urbana y la posterior ejecución de las medidas recogidas en los mismos, es posible establecer las condiciones necesarias y las alternativas adecuadas para que el coche deje de ser la única opción para moverse. La decisión última, claro, depende de nosotros mismos.

¿Te unes a acabar con los malos humos?
¡Participa! Queremos llenar las redes de personas con pinzas en la nariz señalando el horror que es vivir con malos humos, hazte la tuya y muévela en redes con al hashtag #BastaDeHumos

Adrián Fernández Carrasco - autor del blog.
Adrián Fernández Carrasco
Ingeniero de Obras Públicas, especializado en Transporte, y Máster en Movilidad y Seguridad Vial por la Universidad Politécnica de Madrid. Responsable de la campaña de Movilidad en Greenpeace España. Twitter: @adri_fc
6 posts

¡ Comparte !


Comentarios

Juan
19/09/2018

En el medio rural, donde vivo, la movilidad tiene poca alternativas. Un Ave que ves pasar pero tienes que recorrer 60 kilometros para subirte.
Y ahora el dieselazo por no contaminar una ciudad que mi furgoneta de 15 años no ha pisado nunca.
Para mi es un atraco, un coche nuevo son los ahorros de entre 5 a 10 años.
Amnistía rural.
Además de que he plantado con mis manos, con éxito y sin ayuda, 5000 árboles en terrenos baldios o cayó destinto más rentable era alquilarlo para el cultivo de maiz transgénico. He preferido cultivar maderas nobles.

gheorghe mihai cosma
28/10/2018

no digo que tiene que ser sin diesel o sin gasolina pero yo tengo de gasolina y veo mucios diesseles que entonces quando quere adelantarme saca por el tubo de escape una nube de humo negro que el mismo olor me iega en mi habitaculo del coche., lo que yo propongo es que cada vehiculo diesel que pase por un stand para limpiar la bomba de injeccion y para regularla bien a sus parametros de funcionamiento y esto que sea obligatorio qada dos anos a los vejiculos diesel., esto es para mi ser responsabile con el efecto imbernadero y qon el qalientamento global.,,,,, pero esto no se hace que se empiesa con el año de fabricacion lo que no tienne nada que ver con la problema que tenemos,..-.mirar a alemania como save lo que tiene que hacer y a los coches diesel euro4 o2004 y euro5 y2005 les obliga a un qatalizator especial que vale mucio o les suvenciona a comprar coche nuevo.,,, a mi me parece corecto siempre alemania tiene que dar exemplo o el tono en europa???,,,,,

Añadir comentario

¡ Comparte !