Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Alba García - 06-04-2018


La necropsia confirma que el cachalote de Cabo de Palos murió por los plásticos

Otro animal muere por los plásticos en nuestros océanos. A finales de febrero apareció un joven cachalote varado en las costas de Murcia, cerca del faro de Cabo de Palos. Los expertos del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre El Valleque han realizado su necropsia, confirmando que ha muerto a causa de los plásticos que tenía en su estómago. En total se han encontrado 29 kilos de plásticos, que le causaron graves impactos en el aparato digestivo. Durante la necropsia se encontraron bolsas de basura, trozos de redes, cabos, otros restos de plástico, y hasta un bidón, que finalmente acabaron con su vida.

La ingesta de plásticos por la fauna marina no es nada nuevo. De hecho, en las últimas décadas se ha informado de multitud de casos en tortugas, cetáceos, tiburones, peces, aves, y otros. Cuando los animales marinos ingieren plásticos de forma accidental, éstos se acumulan en su sistema digestivo, causando una falsa sensación de saciedad, y reduciendo la cantidad de alimento que pueden ingerir. Al no obtener todos los nutrientes que necesitan, los animales pierden peso y se debilitan, reduciéndose su capacidad de supervivencia. Estos residuos no sólo causan una dilución nutritiva en la fauna marina, sino que también causan obstrucciones, daños físicos en el sistema digestivo como heridas y perforaciones, y daños en los órganos externos. Todos estos impactos los debilitan gravemente, y a menudo llevan a la muerte del animal, como es el caso del cachalote varado en Cabo de Palos.

Se sabe que entre el 40-60% de las tortugas ingieren plásticos y que en algunas especies de aves este porcentaje se eleva incluso hasta el 93%. Diversos estudios realizados con cachalotes han descubierto plásticos en su interior en grandes cantidades. En 2013, otro cachalote fue encontrado en la costa Granadina con 18 kilos de plásticos en su estómago que le habían causado una ruptura gástrica, produciéndole la muerte.

Cachalote varado en Cabo de Palos. Foto: Planeta Azul Centro de Buceo
Cachalote varado en Cabo de Palos. Foto: Planeta Azul Centro de Buceo

Una gran cantidad de los plásticos que consumimos y usamos cada día llegan a los cursos de agua por el viento o la lluvia, que los arrastran desde donde hayan sido depositados, o desechados de forma irresponsable. Esos plásticos acaban llegando a las costas siguiendo los cursos de agua, y al mar, donde pueden ser ingeridos por la fauna marina al confundirlos con sus presas naturales, como calamares, medusas, u otros. La contaminación por plásticos también afecta al ser humano al consumir pescado y marisco que haya ingerido estas sustancias.

Por ello, es esencial que reduzcamos la producción y el consumo de estos residuos, ya que es la única forma realmente efectiva de que disminuya su llegada a nuestros mares y océanos. Los supermercados tienen un papel muy importante en esta problemática, ya que la gran mayoría de sus productos están envasados y ofrecen escasas alternativas a las personas consumidoras. Esos envases, que pasan segundos en nuestras manos y tardan en degradarse cientos de años, son en muchos casos innecesarios. Sin embargo, seguimos usándolos a diario para comprar productos como frutas y verduras, y desechándolos inmediatamente.

Los supermercados pueden cambiar la situación y ser líderes en esta batalla ambiental si comienzan a ofrecer productos a granel y otras alternativas. Por eso hemos lanzado una petición demandando a los supermercados que eliminen los envases de plástico de un solo uso de sus productos.

¡ Comparte !


¡ Comparte !