Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Cecilia Carballo - 22-08-2018


La paradoja sobre la vida en Marte. Nuevos planetas, nuevos recursos

Mientras que los desastres naturales y los desplazamientos de la población son cada vez más frecuentes y numerosos, nos encontramos con unas respuestas políticas que parecen ajenas a estas realidades.

El camino para alcanzar los objetivos establecidos por el Acuerdo de París (limitar el aumento de la temperatura por debajo de 2 °C) sigue estando plagado de obstáculos y evidencia la incapacidad de los Estados para detener y afrontar este problema y las consecuencias que trae asociadas.

Por otra parte, este verano vuelve a cobrar interés y preocupación el impacto de la migración sobre nuestros países. El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente estima que en 2050, en un mundo de 9.000 millones de personas, habrá 200 millones desplazadas por motivos ambientales; según su último informe Fronteras. El documento señala que “una de cada 45 podría verse obligada a dejar su hogar; y es posible que algunos territorios insulares de baja altitud deban abandonarse en su totalidad”.

Impactos del ciclón Donna en las islas de Vanuatu.

El cambio climático y la gestión de las migraciones son dos problemas globales con representaciones tangibles en todos los países. Así cada vez es más sencillo comprobar el impacto de los mismos sobre la realidad nacional. Si en el caso del cambio climático, expresamos la insuficiente respuesta al problema por parte de gobiernos, empresas y población en general, lo mismo ocurre con la capacidad de los gobiernos para adoptar políticas migratorias capaces de tener en cuenta los movimientos de población a gran escala.

Junto a los desplazamientos provocados por los desastres naturales (como ejemplo sólo en los últimos días, 600.000 personas se han desplazado forzosamente en el estado indio de Kerala por la inundaciones), debemos añadir los millones de personas que abandonan sus hogares por la degradación ambiental progresiva de sus recursos (erosión, salinización del suelo, etc.) -no contabilizados por el Internal Displacement Monitoring Centre (IDMC)-. Se sabe que la degradación de la tierra tiene un impacto considerable en la estabilidad de las poblaciones. El Informe de la Plataforma intergubernamental de ciencia y política sobre Biodiversidad y Servicios de Ecosistemas (IPBES) dio la voz de la alarma en marzo de 2018, estimando que para 2050, el 90% de la tierra del planeta estará parcial o severamente degradada. Y del 10% restante, algunas serán inutilizables, porque serán desiertos, regiones montañosas o territorios polares.

Cultivo de mazorcas de maíz afectado por la sequía en el sur de Dinamarca.

Adicionalmente, un estudio del Banco Mundial publicado en marzo de 2018 estima que para el 2050 el número de migraciones a causa del cambio climático podría corresponder a 143 millones de personas sólo en el África subsahariana, el sur de Asia y América Latina. Esta cifra, sin embargo, podría reducirse en un 80% si se tomaran las medidas adecuadas de mitigación y adaptación al cambio climático que no se están tomando.

Si no se actúa ya, el cambio climático provocado por el calentamiento global creará condiciones de hambre y desnutrición que podrían afectar a una población de entre 25 y 50 millones de personas adicionales a las predicciones por desastres naturales. Y para 2050 los rendimientos de los cultivos podrían caer un 17% y los precios de mercado podrían aumentar un 20%.

La lucha contra el cambio climático y la acción política para tales fines no debería de limitarse a la reducción de las emisiones. Los responsables políticos deberían tener más en cuenta el panorama general y la interrelación entre políticas, pues la realidad, nos muestra cada día más ejemplos de estas interrelaciones e interdependencias.

Incendio en California.

Aunque el cambio climático es un fenómeno global, sus impactos y esfuerzos específicos para mitigar sus impactos se realizarán a nivel regional, nacional y local. Europa debe evaluar los desafíos locales y nacionales de las políticas migratorias y de desarrollo incluyendo cuestiones que tienen que ver con la adaptación y mitigación del cambio climático y debe de multiplicar sus esfuerzos para reducir las emisiones y acelerar la transición hacia un 100% de energías renovables.

Nos preocupa saber si en Marte hay vida, gastamos miles de millones en investigar cómo acceder a los recursos de otros planetas y mostramos un absoluto desprecio por preservar el único planeta que tenemos, asegurando la vida de los millones de personas que en él habitamos y garantizando los derechos y libertades de todas. Una gran y absurda paradoja.

Cecilia Carballo - autor del blog.
Cecilia Carballo
Politóloga. Postgrados en Relaciones Internacionales y Evaluación de Políticas Públicas por la Universidad Complutense de Madrid. Dirijo el Departamento de Programas de Greenpeace España. Twitter: @CarballoCecilia
5 posts

¡ Comparte !


Comentarios

Juande
22/08/2018

Hola, te he respondido en twitter, pero te dejo aquí lo mismo:

Perdón, creo que aquí hay una equivocación.

"Yo creo que se debería destinar la mayor cantidad posible de recursos en ambos casos.

Tan perjudicial sería abandonar uno como el otro.

Y, a tener en cuenta, sin los dos, nos será difícil sobrevivir como especie. (Los dos)."

Comprendo que el artículo es una forma de manipulación para atraer gente (cosa que a vosotros no os hace falta), y que ponéis un caso contra el otro... ¿Para qué buscamos recursos fuera si ya los tenemos aquí?, pero creo que os equivocáis. Los dos factores son vitales para nuestra supervivencia.

Conste que yo estoy con Greenpeace (sin bandos), pero en este caso no acertáis.

Un saludo.

https://twitter.com/Juande84918432

http://juandeu.blogspot.com/

-

Bibliofilica
23/08/2018

No entiendo por que atacan el progreso. hacer esta comparacion es absurdo. Hay muchos rubros que nos gastan más y nos dan menos,(cine, deportes). Invertir en ciencia nunca deberia ser cuestionado o saboteado, espero que algun día lo entiendas.

Greenpeace España
23/08/2018

Hola, en ningún caso la intención era cuestionar la utilidad de la inversión en investigación científica, sino denunciar la falta de voluntad política para hacer frente a la amenaza del cambio climático. Lamentamos que la redacción del texto transmita otra idea. Saludos

Suyayos
24/08/2018

La redacción del texto y las fotos que la acompañan transmiten una ignorancia supina hacía las ventajas de la investigación pura, el conocimiento y la exploración.
Si tenemos conocimiento del cambio climático es gracias a los estudios hechos sobre la atmósfera de Venus.
Muy mal Greenpeace.

Aitor Acasuso
24/08/2018

En la explosión de la revolución ecologista alrededor de todo el planeta tuvo mucho que ver la imagen de nuestro planeta desde el espacio gracias a las misiones Apollo. Cometeis el mismo error que se repite una y otra vez... para defenfer una cosa no hay que atacar a otra, porque la exploración espacial se complementa con la lucha ecologista. Un saludo.

Carlos Pioli
26/08/2018

Yo estoy de acuerdo con lo publicado, porque todo esto que está pasando en nuestro planeta lo a causado el hombre, los cambios climáticos, la hambruna, el envenamiento que le producen al ser humano a través de los alimentos a raíz de todos los productos nocivos que se le hechas y saben porque, por la ambición del dinero y poder que tienen los gobernantes de cada país del mundo y los grandes empresarios, y no ven que están destruyendo a pasos agigantados a nuestro planeta tierra y el que no quiere ver la realidad, que se saque la venda de los ojos, porque que futuro van a tener nuestros hijos y nuestros nietos, si es que llegan a verlo, por la ambición del dinero y de creerse los más poderosos.

santi
16/10/2018

Si yo fuera marciano, no os íbais a acercar, ni a 30 millones d kms. de mi planeta. Vosotros, que tenéis un bello planeta Tierra/Agua lleno d basura y orbitando más basura todavía!!...Y encima decíis que queréis mucho a vuestros cachorros? Vaya futuro les spera...Gracias Greenpeace.

Añadir comentario

¡ Comparte !