Entrada de blog por Pilar Marcos - 02-03-2022


Los océanos, principio y fin del cambio climático

Esta semana se ha presentado la evaluación más completa de los impactos del clima realizada hasta la fecha, el Grupo de Trabajo II del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), un último informe que alerta sobre la gravedad de los impactos del cambio climático, que nos causan enormes pérdidas a las personas y ecosistemas de todo el mundo. El Secretario General de la ONU, António Guterres, lo ha llamado «atlas del sufrimiento humano», asegurando que es el peor informe científico que ha visto.

El impacto en el océano es el impacto en la Tierra

Dentro de los impactos, y porque el planeta Tierra es 70% océano, preocupa el impacto en los ecosistemas, y especies marinas, incluyendo la costa,  y su interconexión con la atmósfera y la tierra. Y el análisis es muy claro, si protegemos y restauramos los ecosistemas podremos aumentar su resiliencia frente al calentamiento y proteger todos los beneficios de los que depende el bienestar humano. Hoy menos del 3% de la alta mar está adecuadamente protegida. 

«si protegemos y restauramos los ecosistemas podremos aumentar su resiliencia frente al calentamiento y proteger todos los beneficios de los que depende el bienestar humano»

El futuro para la mar no es diferente que para la tierra y hoy la comunidad científica advierte de que nuestros océanos ya están en una espiral de destrucción.  ¿Qué nos preocupa? 

  • La desaparición de ecosistemas y especies marinas a muy corto plazo, si se supera el 1.2ºC en regiones polares, el blanqueamiento masivo de arrecifes de coral y la importante disminución de poblaciones de especies dependientes del hielo marino como osos polares y morsas. 
  • La desaparición de importantes tramos de costa. Los riesgos del aumento del nivel del mar para los ecosistemas costeros y las personas es muy probable que se multipliquen por diez mucho antes de 2100 sin medidas de adaptación y mitigación acordadas por las Partes en el Acuerdo de París.
  • Adiós a la Gran Barrera de Coral australiana. El informe deja especialmente claro que la Gran Barrera de Coral no tiene futuro a menos que abandonemos el carbón, el gas y el petróleo y a la velocidad que la emergencia lo requiere nos movamos hacia las  energías limpias. La Gran Barrera de Coral alberga 1500 especies de peces, incluidos tiburones, así como ballenas y seis de las siete especies de tortugas marinas del mundo. Todas estas magníficas criaturas están en riesgo debido al cambio climático.
  • Pérdida de bosques de algas marinas como los bosques de kelp o de fanerógamas marinas como la Posidonia. Algunos ecosistemas costeros que forman auténticos bosques sumergidos, pasarán por una fase irreversible de cambios debido a olas de calor marinas con niveles de calentamiento global por encima de los 1.5°C y están en alto riesgo este siglo.

Tony Fontes y Beverley Fontes sostienen un cartel que alerta sobre el impacto del cambio climático en la Gran Barrera de Coral.

Perder el mar es perder el frente de lucha contra el cambio climático, pues nuestros mares y océanos ya han absorbido entre el 20 y el 30 % de las emisiones de carbono en los últimos 40 años.

«Perder el mar es perder el frente de lucha contra el cambio climático»

¡Hay solución!

Pero de entre lo que señala la evaluación de la ONU, se destaca que la restauración y conservación efectivas de los ecosistemas de aproximadamente el 30% al 50% de los océanos ayudarán a proteger la biodiversidad, a aumentar la resiliencia de los ecosistemas y a garantizar los servicios esenciales de los mismos. ¡Hay solución!

No cabe duda de que para limitar los impactos y peligros causados por el cambio climático hay que abandonar los combustibles fósiles sin ninguna demora y poner fin a las enormes subvenciones que reciben. Pero como bien se destaca, proteger más y mejor aborda doblemente la crisis de biodiversidad y la de la emergencia climática. Y es que justo la próxima semana, los Estados miembros de las Naciones Unidas se reúnen precisamente en Nueva York para establecer una solución directa para salvaguardar los océanos de los impactos devenidos del cambio climático y de los usos de suelo o eventos contaminantes, es la solución que apunta el IPCC poder salvaguardar al menos el 30% de los océanos de la actividad humana más peligrosa para tener espacios de amortiguación y adaptación al cambio climático. La industria explotadora del mar, como la pesca o la minería submarina con frecuencia critican el objetivo del 30% de protección argumentando que no existe apoyo científico a la propuesta. Con este informe, el IPCC señala lo contrario.

Es el momento de lograr un Tratado Global de los Océanos firme y ambicioso como ya reclaman casi cinco millones de personas.

FIRMA Y EXIGE PROTECCIÓN PARA LOS OCÉANOS

Juliana Costa sostiene un cartel de ‘GRACIAS’ en el océano Índico.

Pilar Marcos - autor del blog.
Pilar Marcos
Bióloga marina por la UAM y postgrado en Gestión de Recursos Naturales y Pesquerías por la Universidad de Columbia. Responsable de la campaña de Océanos de Greenpeace España.
38 posts

¡ Comparte !


Comentarios

3 comentarios
avefenix 02/03/2022

Estoy con esta JUSTA CAUSA , si bien se sigue dirimiendo el desorden mundial , pues las potencias en disputa , basan sus disputas entre otras cosas , en la supremacía del gas y del petróleo , sea cual sea el resultado de la disputa , tod@s ya estamos perdiendo .
ii NO A LAS GUERRAS !! .

Responder
Greenpeace España 03/03/2022

Gracias por tu comentario, avefenix. iiNO A LAS GUERRAS!! .

Amador 09/03/2022

Me parece que sería estupendo concienciarnos de que el planeta tierra es la casa común de todos los seres vivos y hay que protegerla y cuidarla para futuras generaciones, no debemos ser egoístas y pensar solo en nuestro bienestar y consumismo superfluo. Voto por las energías limpias y renovables.

Responder

¡ Comparte !