Entrada de blog por Javi Raboso - 26-08-2021


Miles de indígenas en Brasilia emprenden la #LutaPelaVida

La plaza de Ipê, en Brasilia, se ha convertido esta semana en la mayor aldea indígena de Brasil: a partir de este lunes han comenzado a llegar a la capital brasileña líderes y lideresas indígenas de todo el país para asistir al “Campamento de lucha por la vida” (#LutaPelaVida). La convocatoria incluye una intensa agenda de acciones y movilizaciones para frenar los retrocesos socioambientales y la política anti-indígena del gobierno de Bolsonaro. 

Una sentencia histórica

Uno de los principales motivos de esta movilización es la esperada sentencia del Supremo Tribunal Federal (STF) sobre la tesis del “marco temporal” de ocupación de las tierras indígenas (Recurso Extraordinario 1.017.365), que sostiene que las comunidades indígenas sólo pueden reclamar el derecho a la tierra -una tierra en la que han vivido y utilizado durante un milenio-, si se encontraban allí el 5 de septiembre de 1988, fecha de la promulgación de la actual Constitución de Brasil.

Esta teoría ignora toda la historia de violencia cometida contra los pueblos indígenas brasileños por las autoridades estatales durante los últimos siglos, que incluye asesinatos, masacres, desalojos forzosos o enfermedades introducidas intencionadamente. Así, legaliza de facto la violencia cometida durante décadas contra los indígenas, no considera momentos históricos como la dictadura militar (cuyas denuncias de violencia contra los indígenas son numerosas y aún se siguen descubriendo) y no tiene en cuenta que, hasta 1988, los pueblos indígenas estaban protegidos por el Estado brasileño y no tenían autonomía para luchar en los tribunales por sus propios derechos.

 


La tesis del “marco temporal” restringe los derechos constitucionales de las comunidades indígenas y es defendida por la llamada “bancada ruralista”, el lobby político -dentro y fuera del congreso y el senado brasileño- que actúa en favor de los intereses de la agroindustria y de otros sectores interesados en la explotación depredadora de las tierras indígenas, como el maderero o el minero.

Uno de los líderes xokleng, Brasílio Priprá, ha expresado su deseo de que la tesis del marco temporal se supere pronto: “El retraso en la demarcación de las tierras indígenas es muy preocupante. Porque, cuanto más tiempo pasa, más difícil es demarcar la tierra en Brasil. Los indígenas necesitan que se les reconozcan sus derechos originales. Y nos gustaría que las consecuencias generales se valoraran, que estuvieran a favor, que se dejara de hablar de un plazo”.

 

Repercusión General

La cuestión se planteó a partir del caso del Instituto del Medio Ambiente de Santa Catarina contra el pueblo indígena Xokleng y la Fundación Nacional del Indio (Funai), en relación con una zona reclamada de la Tierra Indígena Ibirama-Laklanõ del pueblo Xokleng. Pero la sentencia de este caso es considerada de “repercusión general”, ya que la decisión será válida para otros casos similares y, por lo tanto, repercutirá en todos los pueblos y tierras indígenas de Brasil.

Si esta tesis es considerada válida por los jueces del Supremo Tribunal Federal, perjudicará enormemente los esfuerzos de demarcación y protección de las Tierras Indígenas en Brasil, y dificultará aún más la vida y la autodeterminación cultural de las comunidades indígenas brasileñas. Los 115 pueblos aislados de Brasil reconocidos oficialmente hasta el momento se verían inmensamente perjudicados, ya que hasta el día de hoy se ha aplicado una política de no contacto. No es posible saber, por ejemplo, si en 1988 ya ocupaban las tierras en las que viven ahora, ya que son cazadores y recolectores que utilizan áreas forestales muy amplias a lo largo de los años. Además, muchas de las tierras que hoy ocupan, ni siquiera serán reconocidas. 

Agenda política y cultural

Además de seguir el juicio, los indígenas van a Brasilia también para luchar contra las principales propuestas legislativas que amenazan la integridad de los bosques y los derechos de los pueblos indígenas, quilombolas y comunidades tradicionales que los habitan. Entre estas propuestas se encuentran los proyectos de ley PL 191/2020 (que permite la minería dentro de las tierras indígenas protegidas) y PL 490/2007 (que reduce la protección de los pueblos indígenas que viven en aislamiento voluntario). 

En el campamento se están dando también sesiones plenarias, en las que se discuten asuntos como la presencia de los y las jóvenes en el movimiento indígena; los derechos de las mujeres; el mantenimiento de los territorios y las formas de vida; o la promoción de la participación de los indígenas en las elecciones de 2022. También está prevista una programación cultural que incluye una exposición audiovisual indígena, un momento específico para el chamanismo y otro dedicado a presentaciones y exposiciones de artistas indígenas que visitan el campamento.

Derechos originarios 

Carolina Marçal, portavoz de la Campaña para la Amazonía de Greenpeace, ha señalado que es necesario que el Supremo Tribunal Federal reconozca el carácter originario de los derechos indígenas, es decir, que sus derechos son anteriores al propio Estado de Brasil, ya que estas poblaciones ya vivían en sus tierras mucho antes del año 1500 y mucho antes de que se constituyera Brasil en 1822.

“Al rechazar el marco temporal, los jueces sientan las bases para que cientos de conflictos por la tierra terminen y para que los diferentes territorios sean efectivamente reconocidos y demarcados. Si esto no ocurre, las violaciones que se produjeron en el pasado no sólo se legalizarán, sino que también podremos ver en el futuro diversas sentencias anulando demarcaciones, el surgimiento de conflictos en regiones pacificadas y el fomento de un nuevo proceso de invasión de tierras demarcadas. No podemos permitir que eso ocurra”, ha concluido.

GALERÍA: LA MOVILIZACIÓN, EN IMÁGENES

¡ Comparte !


Comentarios

13 comentarios
Jose Vicente Fito Revert 26/08/2021

Si no defendemos a la gente que conoce y cuida de la tierra ,nos estamos condenando todos,y no quedará nada por lo que vivir,no entender las pautas nos ha traído al problema actual ,pero retrotraerlo va a ser difícil pues ,como los parásitos,dejar de lucrarse con lo más débil es casi imposible,pero si no lo hacemos no quedará nada.

Responder
Greenpeace España 26/08/2021

💪

Jose 26/08/2021

La única forma de vencer el mal, ES TRAICIONÁNDOLO

Jose 26/08/2021

El mejor blog que he leído hasta ahora.
Pero lo siento Javi.
Esta es la primera vez que me quedo sin SOLUCIONES.
También lo siento por ti, Jose Vicente.
-Al ser uno de los problemas mundiales que más me preocupan, tendré esta vez que hacer como que no lo he leído. Y así me evitaré el berrinche, limitándome como siempre, a tener que ver como quemamos los bosques de aquí..y allí...y viendo como asesinamos a los niños de Siria con nuestras guerras...sin poder hacer nada.

La imposición de la bancada ruralista esa, ni siquiera puede catalogarse como un ejemplo de algo que se pueda solucionar. Creo que esta es una de esas guerras perdidas para Greenpeace.
Greenpeace protege a la naturaleza, pero no creo que podamos meter en la cárcel a estos 2 o 3 asesinos de naturaleza.
Esta vez, me temo que Carolina Marçal va a necesitar el respaldo de millones de firmas en todo el mundo.

Aunque también, podríamos intentar comprar: a 1 ,o 2 de los mejores abogados del mundo, con intenciones de juzgar y meter en la cárcel a esta pequeña panda de cobardes traidores y estafadores.
Demostrando que Bolsonaro, quiso que la comunidad internacional destinara miles de millones de dólares para pagar las iniciativas de conservación de la Amazonia. Pero durante la gestión de Bolsonaro, Brasil ha estado ocupado haciendo lo contrario de la conservación: ha destruido el sistema de protección ambiental del país, socavado los derechos de los indígenas y defendido a las industrias que impulsan la destrucción de la selva tropical.
Motivo más que suficiente para poder sentenciarlo.

Y con todo respeto, disculpadme que haya empleado pluralismos (juzgamos, nuestras guerras, asesinamos, quemamos, bla, bla)
Pero este mundo es como en el cole. Ya saben el ejemplo de: Hasta que el niño psicópata malvado y pegón no sea expulsado del colegio, los demás niños buenos "por miedo" estarán sentenciados a tener que comportarse como el.
-Y eso, pluralizará siempre el mal que haga un sólo demente, en toda una sociedad cobarde que le proteja.
saludos.

Responder
Greenpeace España 27/08/2021

Gracias José

Francisco José Roldán Gómez 26/08/2021

Nuestro actual modo de vida no puede ser una apisonadora que dificulte o impida otros modos de vivir más próximos a la Naturaleza.

Responder
Greenpeace España 27/08/2021

😔

JAVIER AGUILAR DOMENJO 26/08/2021

Muchas gracias Javi Raboso por el blog, por informarnos un poco de la lucha del pueblo indígena contra el capitalismo salvaje encarnado en el nefasto presidente de Brasil Jair Bolsonaro. Por supuesto que estamos con los indígenas y su justa lucha y que se le reconozcan sus tierras, no solo desde 1988 sino desde toda la historia incluso anterior a la conquista, en cierta medida la lucha de ellos es la de todos los humanos bienpensantes que creemos en el bien de todos y en la justicia terrena, contad conmigo para cualquier tipo de evento y apoyo en cualquier actividad de ayuda a esta justa causa.

Responder
Greenpeace España 27/08/2021

¡Gracias Javier!

hermafrodita 26/08/2021

La justicia cuando no se práctica , nos hace creer que lo injusto es lo normal .

Responder
Greenpeace España 27/08/2021

😔

Victoriano 27/08/2021

Va por vosotras-os hermanicas-os de la selva Amazónica .

Responder
Greenpeace España 30/08/2021

😊

¡ Comparte !