Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Beatriz Garde - 24-11-2017


¿Por qué un día sin compras?

Comentaba hace unos días tomando unas cañas en un bar con unas amigas, que en este siglo XXI la acción de “compra” se realiza con un simple click desde cualquier dispositivo móvil. La facilidad para adquirir nuevos productos se ha extendido desde la época de nuestras abuelas hasta la actualidad, y esta rápida e inmediata capacidad de compra se elevada en las ciudades porque el precio final de muchos de los bienes es tan bajo que, por supuesto, no puede cubrir unos salarios dignos, e implica explotación laboral, y en ocasiones explotación infantil.

Hoy 24 de noviembre de 2017, se celebra en varias ciudades del planeta el “Día Sin Compras”, un día señalado para reflexionar sobre lo insostenible de nuestro actual modelo de consumo. Para desafiar la presión del sistema capitalista y ser capaces de innovar sin gastar y hacer sin comprar, y tener presente el resto del año que nuestro consumo debe cambiar y ser diferente al actual.

Parece que “comprar” se ha convertido en el icono de la felicidad de las sociedades modernas y avanzadas, comprar, tirar y volver a comprar, porque los productos se estropean debido a la obsolescencia programada, pasan de moda o quedan desactualizados respecto a las nuevas tendencias y falsas necesidades creadas por ésta sociedad de consumo. Ya lo decía el grupo de rock Reincidentes hace casi 20 años, en su famosa canción “Vicio” del año 1998 “Comprar y comprar diciendo que responde a una necesidad”.

Pero…¿cuál es esa necesidad a la que responde? ¿necesidad de reconocimiento de estatus social? ¿necesidad de canalización de la ansiedad que nos genera la incertidumbre de la sociedad líquida y cambiante en la que actualmente vivimos? Estamos a un paso de las navidades, época del año dedicada por excelencia al consumismo exacerbado y al derroche sin medida, y es por ello, una buena oportunidad para analizar de manera crítica nuestro consumo.

Sabemos que el planeta tiene unos límites, y también los “bolsillos” de la mayoría de la sociedad española. Se estima que cada persona gasta unos 682 euros extra durante las fiestas navideñas, aunque parece ser que el gasto medio de los españoles durante el Black Friday del 24 de noviembre de 2017 será de 133€, un 8% menos que en el 2016. Esto parece indicar que la conciencia ecológica de las personas consumidoras ha aumentado, y responde también a la realidad de reducir los gastos superfluos en un país en el que 12,9 millones personas -lo que supone el 27,9% de la población- se encuentran en riesgo de pobreza o exclusión social según los datos del último informe 2017 de EAPN sobre el Estado de la Pobreza.

Porque es fundamental cambiar nuestras vidas, para cambiar el mundo, desde Greenpeace apostamos por la acción de “hacer” frente a la de “comprar”. Aparentemente no es muy “sexy” eso de reducir el consumo, ponerte los mismos pantalones de hace 5 años, mantener el mismo móvil del invierno pasado, dejar de comprar en grandes superficies, comer ecológico o ir en transporte público o en bicicleta al trabajo…sin embargo, se está poniendo de moda recuperar los saberes artesanales: elaborar tu propia ropa, hacerte tus muebles, tener un huerto urbano o participar en mercadillos de trueque para intercambiar diferentes prendas, objetos y juguetes.

¿Y qué puedes hacer tú que estás leyendo este artículo?
Este cambio no debe esperar al año próximo, no lo dejes como una tarea para empezar en enero como propósito de enmienda tras los excesos navideños, actúa desde ahora porque es vital para nuestra salud y la del planeta que habitamos. Es imprescindible reducir nuestro consumo de plásticos y envases, comer menos carne, coger menos el coche y utilizar más la bicicleta, el transporte público y el transporte colectivo. Hoy, sabemos que un cambio en el modelo de consumo en las ciudades tendrá un impacto enorme para mejorar nuestra calidad de vida. La población española que reside en zonas urbanas se ha duplicado en los últimos 50 años, y actualmente, el 80% vivimos en ciudades.

Se trata de una cuestión de supervivencia pura y dura, el tradicional “piensa globalmente, actúa localmente” se traduce ahora en reducir nuestro consumo drásticamente para así aprovechar de manera más sostenible y saludable nuestros recursos, porque sabemos que son finitos, y porque si vivimos en Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia o Zaragoza, no podremos aguantar en el futuro tan altos niveles de contaminación.

Yo estoy contra el día sin compras, pues creo que todos los días tienen que ser días sin compras, y sin consumos absurdos.  Así que te propongo un reto ¿eres capaz de crear algo nuevo con lo que tienes ya en tu casa? Puedes compartirlo en tus redes sociales con el hashtag #MakeSmthng y #GREENFriday mencionándonos y compartiremos tu contenido.

Te proponemos consumir menos y crear más. Por eso te invitamos a disfrutar HAZ, un evento gratuito organizado por Greenpeace lleno de talleres creativos para toda la familia, intervenciones maestras sobre otras formas de consumo, actuaciones musicales, documentales, juegos y muchas sorpresas y diversión.

¿Cuándo? Los días 2 y 3 de diciembre en Madrid. Mira los talleres y apúntate aquí: http://hazgreenpeace.org/

En muchas ciudades de España: http://hazgreenpeace.org/eventos-paralelos/

¡ Comparte !


¡ Comparte !