Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Raquel Montón - 18-12-2017


Qué “presunta” poca vergüenza la de Gas Natural Fenosa y Endesa

Hoy podemos leer en los titulares: «La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) abre expediente sancionador a Gas Natural Fenosa Generación y a Endesa Generación por indicios de alteración de precios en las ofertas de mercado de generación entre octubre de 2016 y enero de 2017».

¿Y qué significa esto? ¿Cómo funciona el sistema? El mercado mayorista es el que cada hora marca el precio de la electricidad, y lo hace de la siguiente manera: primero se compra todo el stock de la fuente de energía más barata disponible, y luego va comprando las más caras hasta llegar a cubrir toda la necesidad de electricidad prevista. El precio final será determinado por la fuente más cara. Y todas las tecnologías cobrarán como la más cara.

Activistas de Greenpeace sostienen globos en los que se puede leer 'Ellos contaminan tú pagas' frente a la sede de Endesa en Madrid
© Greenpeace / Pedro Armestre

Es enero, llega el frío y aumenta la demanda de gas natural para la calefacción (esto ya lo sabemos todos y todas). Sube el precio del gas y esto afecta tanto a las facturas del gas como a las de la electricidad, ya que los ciclos combinados de gas están marcando en muchas ocasiones el precio mayorista de la electricidad al ser los más caros.

¿Y en octubre? Llueve poco, sopla poco viento y tenemos pocas renovables (esto también lo sabemos todos y todas). Esto último, entre otras cosas, porque desde la última legislatura del Partido Popular casi no se instala nueva capacidad de energía solar en España, por lo que no hay suficientes renovables que puedan compensar la reducción de la producción de hidráulica y eólica. Las energías renovables son las más baratas, así que cuando faltan se nota en el precio mayorista de la electricidad.

Y aquí llega el abuso de poder. El sistema actual permite a las eléctricas aprovechar su posición de dominio para, por ejemplo, impedir la programación de sus centrales de gas durante varios días, como parece que pasó en enero (aunque bien sabían que habría demanda más que suficiente porque en enero hace frío). Ellos saben que sus centrales de gas acabarán siendo puestas en funcionamiento, requeridas por Red Eléctrica de España, marcando de esta manera un elevadísimo precio de mercado, no solo para ellos, sino para toda la generación eléctrica porque como explicamos el precio final es determinado por la fuente más cara.

Sencillo, ¿verdad? Pues el señor Nadal no se quiere enterar, por eso desde Greenpeace hacemos lo imposible para que nos escuche.

Ya en enero denunciábamos la pasividad del Gobierno ante la subida de la luz. Que la ciudadanía no entienda bien cómo funciona el sistema eléctrico se puede comprender, pero que el Ministro de Energía no lo sepa y base su política energética precisamente en el precio de la luz, cuando bien sabe que estos precios son distorsionados y alterados, no tiene explicación.

Acción de Greenpeace en el Palacio de la Música de Madrid contra la política energética del Gobierno
Greenpeace / Pedro Armestre
Raquel Montón - autor del blog.
Raquel Montón
Responsable de la campaña antinuclear de @greenpeace_esp #NuclearesNo
4 posts

¡ Comparte !


¡ Comparte !