Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Alba García - 28-05-2020


Cinco formas de #REinventa_ una ciudad mejor

Para un momento y presta atención a tu alrededor ¿Qué puedes escuchar ahora mismo?

Durante los últimos tres meses, he visto pasar el tiempo por mi ventana. En un país tras otro, ciudad tras ciudad, hemos sentido el miedo y el dolor de la pérdida. Hemos honrado el trabajo de los profesionales de la salud y de los trabajadores de primera línea, nos hemos unido en solidaridad con nuestros vecinos. Ser forzados a separarnos nos ha acercado más. Por primera vez en cientos de años, nuestras ciudades se han quedado en silencio.

Nada es como antes. La pandemia del COVID-19 ha vaciado nuestras ciudades y ha conmocionado el sistema económico mundial. Hemos descubierto que es posible vivir cuando nos vemos obligados a consumir menos. La desescalada nos está permitiendo empezar a tener una mayor libertad, con muchas precauciones y nos permite imaginar esa “vuelta a la normalidad” que tanto deseamos. Pero, ¿cómo comenzará de nuevo nuestra vida, nuestra economía?

El espacio vacío de una vez bulliciosas ciudades se ha convertido en el símbolo de la crisis pandémica. Es el momento de repensar cómo elegimos llenar ese espacio.

El 55% de la población mundial (y en aumento) vive en áreas urbanas. Ahora es nuestra oportunidad de reconstruir mejores ciudades que sean resistentes a los desastres, que se centren en el bienestar de sus habitantes y donde podamos vivir para ser felices, tener salud y estar conectados. Una ciudad donde podamos consumir menos, pero vivir más y mejor.

 

Necesitamos reinventar ciudades que sean saludables para las personas y el planeta. ¿Te preguntas cómo? Aquí te contamos por dónde tenemos que empezar:

1. Transporte más verde

Los coches ocupan un promedio del 50% de la ciudad, contando las carreteras y los estacionamientos. Una persona urbanita promedio puede pasar unas 100 horas en atascos cada año. Además, el sector del transporte es el que de forma más rápida está contribuyendo a la emergencia climática. Hay algo que no cuadra. Las ciudades deberían estar hechas para todas las personas, no para los coches.

Ahora tenemos la oportunidad de rediseñar la movilidad en las ciudades; construir más vías ciclistas, hacer que caminar sea más seguro, y que se priorice la circulación de trenes y autobuses frente a los coches y motos contaminantes. Necesitamos formas seguras, asequibles y sostenibles de desplazarnos, y eso no puede incluir al coche tal y como lo hemos concebido hasta ahora.
Los alcaldes y alcaldesas deben tomar medidas valientes. Podemos tener barrios verdes si cambiamos las calles con más tráfico para que la ciudadanía reclame su espacio.

2. Alimentación más verde

Cuando empezó el confinamiento, a la gente le preocupaba que no hubiera suficiente comida para todos. Nuestras ciudades se han vuelto muy frágiles, especialmente en tiempos de crisis, con el aumento de la inseguridad alimentaria y la desigualdad. La forma en que cultivamos nuestros alimentos contribuye al 24% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero y, en particular, la producción de carne al 14.5%, y el desperdicio y pérdida de alimentos al 8%. Solo hay un ganador en este sistema que no funciona: la agricultura y ganadería industriales que producen en masa y acumulan esos beneficios.

Imagina vivir en una ciudad donde todos tus alimentos se cultivan localmente, en granjas y huertos urbanos o de cercanía, de forma sostenible y en la temporada adecuada. Un movimiento en auge de agricultores, ciudadanos y ciudadanas, alcaldes y alcaldesas, y comunidades está construyendo el futuro de los alimentos para hacer que nuestras áreas urbanas sean más resistentes. Están cultivando alimentos saludables en granjas y huertos urbanos, jardines en las azoteas y balcones. Están organizando mercados de agricultores y agricultoras, cooperativas de alimentos y lugares para que las personas intercambien y accedan a alimentos saludables. Están eligiendo servir más comidas vegetarianas en comedores públicos y restaurantes. Están cultivando, comprando y cocinando ingredientes locales y de temporada, evitando importaciones exóticas poco fiables y contaminantes.

3. Reinventemos la energía de las ciudades

Las estimaciones sugieren que las ciudades son responsables del 75% de las emisiones globales de CO2, siendo los principales contribuyentes el transporte y el uso de energía en los edificios. Las ciudades devoran tanta energía que son un verdadero “pozo” de consumo energético.

Hacer nuestras ciudades más habitables y sostenibles incluye transformar la forma en que consumen energía de forma más eficiente, por ejemplo, mejorando el diseño de los espacios y edificios, y rehabilitando los existentes. También significa sustituir el consumo de combustibles por electricidad renovable y aprovechar los espacios disponibles, muchas veces en las propias cubiertas y fachadas, para producir con energías renovables la electricidad que necesitan esos mismos edificios u otros del barrio. Una de cada tres personas en nuestro país podría producir su propia energía, y la mitad de nuestra electricidad podría ser autoproducida por la ciudadanía con fuentes renovables.

Es hora de empoderar a las personas, colectivos, cooperativas y pequeñas empresas para que proliferen las iniciativas de energía ciudadana, y exigir a los ayuntamientos que den ejemplo y faciliten la acción a las personas.

4. Economía más verde

Vivimos en un planeta con recursos limitados. Sin embargo, nuestra economía funciona a un nivel en el que necesitaríamos tres tierras para satisfacer nuestra tasa de consumo actual. Nuestra adicción a consumir más y más cosas contribuye gravemente a las emisiones de las ciudades. Si tenemos en cuenta el consumo de bienes y servicios, las emisiones de las ciudades podrían ser hasta un 60% mayores de lo estimado actualmente, mostrando la importancia de cambiar hacia un consumo sostenible y responsable. Necesitamos revertir hábitos insostenibles si queremos evitar que la temperatura aumente más de 1,5ºC.

Mientras hemos estado encerrados, nos estamos dando cuenta de que no necesitamos tantas cosas para vivir bien.

Necesitamos replantear nuestros hábitos de consumo, comprando menos pero mejor. Las ciudades necesitan cambiar con nosotras, reduciendo lo mucho que consumimos; promoviendo la reutilización, la reparación y el intercambio, con acceso a talleres de reparación y tiendas de intercambio en cada ciudad. Tirarlo a la basura o intentar que sea reciclado debería ser nuestra última opción en la larga vida que cualquier producto puede tener. Esto reduciría el uso de materias primas y disminuiría la generación de residuos.

Necesitamos un mayor estímulo, más inversión en proyectos sin emisiones de carbono y más ayuda inmediata para quiénes están detrás de la economía real, en nuestras ciudades (y también en nuestro campo). Es el momento, además, de ir más allá de la economía circular y potenciar el desarrollo de empleos asociados a una economía que limite el uso de materias primas.

5. Espacios verdes

La demanda de zonas verdes urbanas está aumentando. Durante las primeras salidas que hemos hecho hemos podido apreciar o echar de menos mucho más el poder tener un espacio verde al que acudir de forma segura. Investigaciones vinculan los parques y los espacios verdes con el bienestar y la OMS sugiere que todas las personas deberían vivir a no más de 300 metros de un espacio verde. Pero, en muchas ciudades, los parques y otros espacios verdes todavía se consideran un lujo solo disponible para unos pocos privilegiados.

Los espacios verdes en las ciudades nos animan a hacer más actividad física, relajarnos, jugar y disfrutar de estar con otras personas. Transformar terrenos vacíos en jardines comunitarios y áreas más verdes es una forma de experimentar el cambio que queremos crear y #REinventar la nueva ciudad que queremos. La agricultura urbana y periurbana es una herramienta para la inclusión social y la regeneración de nuestras ciudades. El espacio verde es nuestra forma de escapar de las presiones urbanas y volver a nuestras raíces.

Reverdecer nuestros espacios vacíos, priorizar las relaciones sobre el consumo desechable y efímero, moverse contaminando menos: así es como podría verse la era posterior al COVID-19. Se debe #REinventar una ciudad más segura, mejor y más limpia paso a paso, a través de decisiones económicas coordinadas, pasos políticos cuidadosos y sobretodo con la ciudadanía.

La ciudad del futuro comienza hoy y comienza con todos nosotros y nosotras.

¿Cómo quieres que sea la ciudad del futuro?

 

¡Únete y exige una vida más sana en unas ciudades más verdes! ¡Firma aquí!

Política de privacidad

Desde GREENPEACE ESPAÑA trataremos los datos aportados en calidad de Responsable del tratamiento con la finalidad de gestionar nuestra relación contigo, en pro de nuestros objetivos fundacionales, incluyendo en algunos casos el envío de información sobre nuestras actividades, en base al consentimiento o a la ejecución de un acuerdo. Puedes ejercer tus derechos enviando un email a contacto.es@greenpeace.org con el asunto “Protección de Datos”. Más información.

 

Alba García - autor del blog.
Alba García
Licenciada en Biología por la Universidad de Granada y Máster en Gestión Marina por la Universidad de Dalhousie. Responsable de la Campaña de Plásticos en Greenpeace España. Twitter: @albagrod
35 posts

¡ Comparte !


Comentarios

9 comentarios
Francisco Fernandez 28/05/2020

Lo que yo creo es que falta educación, medio ambiental. La gente tiene que darse cuenta, que la comida no sé cría en los super mercados. con perdon.

Responder
Lorenzo 28/05/2020

Existía un camino perdido que debemos retomar.

Responder
María J. Romero Victoria 28/05/2020

Soy socia de Greenpeace y aunque no vivo en una ciudad, parte de mi familia si sobrevive en ella. Espero que muchas personas firmen y los responsables políticos hagan caso de nuestras peticiones. También cada uno de nosotros debemos poner de nuestra parte para conseguir un planeta más limpio...con muchos pequeños gestos consiguiremos grandes cambios.

Responder
Julio César Toscano 29/05/2020

Muy bueno estas propuestas Alba, me dedico a estudiar el tema de la ciudad hace unos cuantos años ya y me gusta que existan voces como Green Peace, que pretenden un sistema que arribe a un mayor equilibrio social y ecológico.

Responder
ÓSCAR JAVIER RUIZ 29/05/2020

Apoyo totalmente la campaña. Me preocupa el sobreconsumo de plásticos que se ha producido como consecuencia de la crisis sanitaria. Debemos evitar que se produzca una involución respecto a los logros conseguidos en este tema. Creo que deberíamos fomentar mucho el uso de mascarillas reutilizables.

Responder
Ivan Sirvent 30/05/2020

Por que no hacéis una campaña contra el desperdicio de recursos, me refiero a la sobreexplotación sobre todo en el sector alimentario, se sigue tirando mucha comida en prefecto estado que se podría utilizar para comedores públicos.
Aunque sería mejor, no crearla en muchos caso. Trabajo en un almacén de un gran supermercado y anteriormente en uno, y de la comida que se tiraba yo me llevaba toda la que podía y no daba a basto, es una vergüenza explotar los recursos naturales para no aprovecharlos

Responder
Ernest Escude 31/05/2020

Felicidades por tu artículo. No puedo estar más de acuerdo con lo que expresas.
Estoy con Francisco Fernandez que el factor clave para cambiarlo a medio plazo es la educación medioambiental, y esto no es sólo tarea de los educadores sino de cada uno de los que estamos concienciados de ello

Responder
ELENA GOMEZ GUTIERREZ 31/05/2020

Escuchemos el mensaje que nos envía la Naturaleza con esta pandemia, cuidemos de ella para cuidar de nosotros mismos. Exigimos una vida mas sana en una ciudad mas verde

Responder
Eugenio 02/06/2020

Muchas personas q viven en las ciudades, a partir del confinamiento han descubierto el cielo de su ciudad, espero que les haya servido para ver que una ciudad más sana y humana es posible y empujen a nuestros dirigentes en esa dirección

Responder

¡ Comparte !