Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Greenpeace España - 28-01-2019


Tragedia en una presa de Brasil: una ciudad entera llora

Greenpeace está en Brumadinho en el Estado de Minas Gerais, documentando la tragedia y demandando justicia para la gente y el medio ambiente.

 

Tráfico constante de personas que transportan provisiones, cajas de botellas de agua y otras necesidades. Los coches de rescate circulan a toda velocidad por las calles. Graffitis y frases en las paredes, revelando un sentimiento presente: “Vale es un asesino reincidente”, “El beneficio es todo lo que sustenta a Vale”, “¡Vale puede matarte!” Una ciudad llena de dolor, removida y aun con esperanza: ese es el Brumadinho que encontramos al llegar aquí ayer por la tarde.

Un equipo de Greenpeace ha llegado a Brumadinho en el estado de Minas Gerais, Brasil, un día después del colapso de la represa para documentar la catástrofe y ayudar a garantizar la transparencia sobre lo que está sucediendo aquí. Llegamos a exigir justicia y presenciar el alcance de la tragedia humana y ambiental causada por este desastre, al tiempo que damos voz a los afectados. Nuestra intención es también reforzar la movilización local y nacional para la investigación del delito y la reparación a las víctimas.

Los datos de las personas que han perdido a miembros de su familia , sus casas, el acceso al agua y muchas otras cosas debido a un nuevo crimen ambiental cometido por Vale y la negligencia del gobierno son muy conmovedores. Brumadinho es una ciudad pequeña. El tipo de ciudad donde todos conocen a todos, lo que significa que es difícil encontrar a alguien que no conozca a ninguna de las víctimas de la tragedia.

Doña Irani, superviviente del desastre en Brumadinho. Ella ha escapado por poco. © Nilmar Lage / Greenpeace

Es conmovedor ver la enorme movilización que ha surgido para alojar y cuidar a los afectados de esta tragedia. Tratamos de acercarnos a donde se derrumbó la represa, en Córrego dos Feijões, cuando Diego vino a ayudarnos. Un maestro de escuela local, ha estado trabajando sin parar desde el viernes. Primero, ayudando en los esfuerzos de rescate, y luego, administrando las donaciones y coordinando a las numerosas personas que llegan a la ciudad para ofrecer su ayuda voluntariamente. Diego ha perdido alumnos y familiares en este desastre, pero no ha podido aún descansar y llorar a los muertos. “No he tenido tiempo de pensar siquiera en el luto”, me dijo con una mirada triste en sus ojos.

En Córrego dos Feijões, a unos tres kilómetros de la presa de Vale, he conocido a Doña Irani, una residente que escapó por poco del colapso. Había pasado por la zona unos minutos antes de que el mar de barro descendiera sobre la ciudad, destruyendo todo. “Después de que todo sucediera, un dolor se ha instalado en mi corazón y no pude dejar de llorar”, me dice mientras camina con sus hijas y nietas a la casa que pronto será evacuada, sin saber todavía qué va a pasar con su vida después.

Un coche fúnebre abandona el lugar donde familiares y prensa esperan noticias © Nilmar Lage / Greenpeace

Mientras escribo este post, el pasado domingo por la mañana, hay 37 víctimas mortales confirmadas y más de 300 personas desaparecidas, y el peligro aún no ha terminado. Nos despertamos alrededor de las 5:30 de la mañana con sirenas a todo volumen y trabajadores de rescate que gritan a los residentes del bajo Brumadinho que abandonen sus hogares y busquen refugio en las partes más altas de la ciudad. Se creía que otra presa se había derrumbado. A pesar de la falsa alarma, existe, de hecho, un riesgo inminente de que la presa VI, que contiene de tres a cuatro millones de metros cúbicos de agua, se derrumbe y destruya partes de la ciudad que aún no se han visto afectadas por el deslizamiento de tierra de la presa en la cola. Es decir, el drama de la gente aquí está lejos de terminar: para aquellos que sobrevivieron a la tragedia, el miedo es otro sentimiento con el que tienen que lidiar.

Al igual que Pico do Cauê, retratado en los poemas del autor del Estado de Minas Gerais, Carlos Drummond de Andrade, ya no existe, Córrego do Feijão desapareció del mapa. Una montaña que se ha convertido en un cráter y una comunidad enterrada por lodo tóxico debido no solo a la minería, sino también la codicia.

Los impactos del crimen ambiental cometido por Vale en Brumadinho aún se están descubriendo. Es probable que los lodos fangosos se extiendan hasta 220 kilómetros desde el kilómetro cero y podrían estar retenidos en la Central Hidroeléctrica Retiro Baixo (HPP), entre las ciudades de Curvelo y Pompéu. Si no, podría llegar al río São Francisco. Aunque todavía no es posible conocer el impacto total del colapso de la presa, se pueden ver peces muertos por todas partes. La minería de Vale ya ha destruido la porción del río Paraopeba que atraviesa la Tierra Indígena Pataxó Hã-hã-hãe. Para comprender la dimensión de los impactos y la manera de mitigarlos, se necesitará mucha investigación, como las que Greenpeace ya desarrolló en Mariana.

Ojalá estuviera escribiendo sobre algo diferente. Este no es el Brumadinho que me gustaría mostrar. Sin embargo, mientras haya casos de impunidad e injusticia social, continuaremos informando y exigiendo que se repare a las víctimas, que los culpables comparezcan ante la justicia y que el medio ambiente está, de una vez por todas, protegido.

 

Marina Campos desde Brumadinho en Greenpeace Brasil

¡ Comparte !


Comentarios

Laureano
28/01/2019

Hola, ante todo mi mas sentido pesame por todas las personas que perdieron la vida... A todas las personas que sobrevivieron al desastre...mi mas sentido pesame... Porque no solo se perdieron vidas humanas a razon de la negligencia, impericia y lo peor aun...la codicia...
Se cometio un asesinato atroz! Mataron personas, animales y plantas...rompieron el equilibrio ecologico! Ya nada volvera a ser igual...y los muertos, tampoco regresaran...
Cuanto lo siento...
Mucha fuerza, animo y no olvidemos jamas lo que paso.
Laureano A. Ledesma
Rescate y Socorrismo
Open Arms
Pro-Activa

Ana
30/01/2019

Es lamentable, no hay manera de consolar y perdonar vil acción. Mi pésame.

veneno
04/02/2019

otra gran balsa tenemos en lago xove lugo españa barros rojos contaminantes residuos toxicos durante 40 anos de aluminio aluminio ahora de alcoa nos envenenan con el paravien de la administracion

Anselmo
07/02/2019

Me gustaría que los artículos de Greenpeace pudieran ser compartidos por washap

Añadir comentario

¡ Comparte !