Entrada de blog por Paloma Nuche - 03-05-2019


Un proyecto hotelero amenaza la biodiversidad en la costa de Cádiz

Cuando vamos a la playa a pasear o a bañarnos no solemos pensar en otras especies de animales o plantas que viven allí. Sin embargo, si nos detenemos un poco, podemos descubrir una gran biodiversidad. Las especies que habitan en las playas están adaptadas a las condiciones ambientales de gran insolación, viento y suelo arenoso. A lo que no están adaptadas estas especies es a la presencia humana, especialmente la masificación urbanística.

Con el objetivo de analizar el efecto de las actividades humanas en la biodiversidad, desde Greenpeace, en colaboración con el CSIC, hemos realizado un estudio sobre el efecto de las actividades humanas en la biodiversidad del ecosistema dunar de las playas de Castilnovo y El Palmar, en Cádiz.

Paloma Nuche

Paloma Nuche, doctora en Ecología y responsable de la campaña de Costas de Greenpeace, durante la toma de datos en la playa de Castilnovo.

El ecosistema costero de la playa virgen de Castilnovo está bien conservado por carecer de edificaciones. Existe una diversidad enorme que es posible gracias a los distintos hábitats que la protegen: sistema dunar, prado, humedal, esteros y el arenal. En las dunas, hemos documentado unas 35 especies de plantas características de la zona, muchas de ellas autóctonas y amenazadas, como el Echium gaditanum, incluida en la lista roja de flora vascular de Andalucía y de España, o la azucena de mar (Pancratium maritimum). También hay cantidad de aves e insectos, como el recién llegado Ibis eremita (Geronticus eremita). Sin embargo, esta enorme riqueza natural es a la vez vulnerable porque el área no está protegida con ninguna figura de protección (supramunicipal) que regule el uso del suelo.

Echium Gaditanum

Echium Gaditanum

Por su parte, el ecosistema de la playa de El Palmar está más afectado por la urbanización, un impacto que aumentaría si finalmente se llevase a cabo el nuevo plan urbanístico que se proyecta sobre esta zona. En esta playa hemos encontrado una abundancia mucho mayor de la especie invasora Carpobrotus edulis y muchas más especies típicas de zonas perturbadas, más acostumbradas al pisoteo, además de mucha más basura.

Playa urbanizada de El Palmar, en Cádiz

Playa urbanizada de El Palmar, en Cádiz

El proyecto urbanístico-hotelero Malcucaña se ubicaría en El Palmar, aumentando la presión humana sobre este ecosistema costero. Unas 1.500 plazas hoteleras ocuparían 130.000 metros cuadrados, una presión urbanística añadida que afectaría gravemente a esta valiosa zona natural, de las pocas que quedan en el litoral andaluz. Además, este proyecto nació al calor de la burbuja inmobiliaria, en 2007. Se trata de una operación especulativa dado que, inicialmente, los terrenos eran no urbanizables y, por lo tanto, fueron adquiridos por la promotora a bajo precio. Una modificación del PGOU (Plan General de Ordenación Urbana) de Vejer en 2010 los convirtió en urbanizables y, al estar situados en este entorno, se revalorizaron mucho. Es la única parcela de la playa de El Palmar que queda sin urbanizar, por ello deberían conservarla a toda costa.

La semana que viene, el panel internacional de expertos sobre biodiversidad, IPBES (un equivalente al IPCC sobre cambio climático), publica su más reciente informe sobre el estado de la biodiversidad mundial. Su mensaje es claro: la pérdida de biodiversidad mundial es un reto para la humanidad tan grande como lo es el cambio climático y amenaza nuestra propia supervivencia.

Es imprescindible que pongamos freno a nuevos desarrollos urbanísticos que lo único que consiguen es hipotecar nuestro futuro. Hemos de proteger los ya muy mermados ecosistemas costeros para acabar con la tremenda pérdida de biodiversidad.

Paloma Nuche - autor del blog.
Paloma Nuche
Doctora en Ecología (IPE-CSIC), Máster de Ecología y Gestión de la Biodiversiad (CREAF-UAB), Licenciada en Biología (UAM). Responsable de la campaña de Costas de Greenpeace España. Twitter @PalomaNucheGal
21 posts

¡ Comparte !


Comentarios

10 comentarios
Jan 03/05/2019

Gracias por este trabajo de concienciación. No podemos perder lo poco que queda del litoral y sus valiosos ecosistemas.

Responder
Cristina 03/05/2019

Todo lo que se haga por salvar los ecosistemas devemos hacerlo

Responder
Javier 04/05/2019

Gracias por apreciar el valor de uno de los pocos ecosistemas de esta zona del litoral, es triste ver como un entorno que está dando cobijo a especies como el Ibis Eremita y correlimos, se va deteriorando con la afluencia de turismo y acumulando residuos plásticos cada año más numerosos.

Responder
Faustino Chamizo Ragel 04/05/2019

Totalmente de acuerdo. Comparto. Hay recogida de firmas en contra del mamotretico proyecto?

Responder
virgilio 04/05/2019

¿Que opinais del bestial impacto medio ambiental que ejerce la ciudad de Venecia sobre el ecosistema de marismas y lagunas circundantes? Habría que pensar en demolerla y restituir el paisaje natural.

Responder
Carmen G. 05/05/2019

Ya salió el Troll zoquete

Responder
Rafa 07/05/2019

Preservemos los pocos espacios costeros naturales que no hemos destruido y dejemos algo decente a las generaciones futuras. El dinero fácil no lo vale todo.

Responder
Feli Garcia 07/05/2019

Todo lo que haga falta para salvar esa costa gaditana y su ecosistema. Donde hay que firmar!!!! Ya!!!!!

Responder
JUAN 25/11/2019

SE NECESITA DEMASIADA AGUA DULCE PARA TODO ESO. LA DESERTIFICACION AGUDIZARIA AUN MAS EL PROBLEMA DE LA BIODIVERSIDAD EN PELIGRO DE DESAPARECER..

Responder
Montse 28/01/2021

¿Cómo se puede ayudar para parar este proyecto? ¿Qué se puede hacer?

Responder

¡ Comparte !