Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Fernando Fernández - 17-01-2020


Valoramos la declaración de emergencia climática en Barcelona

La declaración de emergencia climática por parte del Ayuntamiento de Barcelona sitúa a la ciudad condal en primera línea en la lucha contra la crisis climática en todo el Estado. Este plan, presentado el pasado miércoles y cuyas medidas están previstas para desarrollar esta legislatura, manifiesta una apuesta decidida por la reducción de gases de efecto invernadero con un objetivo de reducción del 50% para el año 2030 con respecto a 1992

Desde Greenpeace valoramos positivamente el paso adelante que ha dado el consistorio y su compromiso de reducción de emisiones con una declaración que recoge más de 100 medidas, entre las cuales figuran gran parte de las peticiones que desde la organización hemos venido reclamando a través de nuestra campaña Neopolitan

Aunque este compromiso de reducción no lo puede conseguir por sí solo el ayuntamiento, ya que muchas de las medidas tienen que ser atajadas por el Gobierno central y Autonómico, el Gobierno de Ada Colau se ha comprometido a implementar políticas de reducción de gases de efecto invernadero en el sector de la movilidad, haciendo especial hincapié en la emisiones del puerto y el aeropuerto de Barcelona y abriéndose a la acuciante necesidad de establecer un peaje anticontaminación. 

El acuerdo también se compromete a reducir las emisiones procedentes de otros sectores, como la ganadería industrial, apostando por una reducción del consumo de carne en los comedores públicos de competencia municipal y abogando por una alimentación saludable basada en productos ecológicos,de proximidad y de temporada.

Las energías renovables también juegan un papel importante en el conjunto de medidas que introduce esta declaración, mediante la implementación de un plan de energías renovables en los edificios municipales y promoviendo también la solarización de los tejados de los edificios de la ciudad a través de subvenciones y bonificaciones fiscales.

En materia de residuos, valoramos la apuesta del Consistorio por desplegar sistemas individualizados de recogida de residuos en el 100% de la ciudad, y hacer de Barcelona una ciudad libre de plásticos de un solo uso. Aunque para llevar a cabo esta apuesta es necesario la actuación del Govern de la Generalitat y del Estado para implantar un Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de envases, sistemas colectivos de Responsabilidad Ampliada del productor, y una Ley de plaśticos con objetivos ambiciosos de reducción de plásticos.

Si bien habrá que esperar para ver cómo se implementa, consideramos que es un paso adelante necesario y una apuesta clara desde las políticas locales por una reducción de emisiones más ambiciosa. Aún así, existen aspectos en los que pensamos que debería haber más concreción y ambición tales como la adopción, este mismo 2020, de dos días sin carne en los comedores municipales o la puesta a punto del peaje anticontaminación. 

Es mucho lo queda por hacer y poco el tiempo del que disponemos. Es necesario que las medidas políticas que se tomen estén a la altura del momento histórico y de emergencia que vivimos. Como reza el título de la declaración de emergencia climática de Barcelona: esto no es un simulacro.

Post escrito por Fernando Fernández, coordinador de movilización de Greenpeace en Catalunya

¡ Comparte !


Comentarios

0 comentarios

¡ Comparte !