Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Comienza en Filipinas el juicio contra empresas de combustibles fósiles por vulneraciones de derechos humanos

27-03-2018

  • Repsol, Shell, ExxonMobil o BP son algunas de las compañías demandadas por contribuir a los impactos en derechos humanos derivados del cambio climático

Las grandes empresas de combustibles fósiles están hoy en el punto de mira al dar comienzo en Filipinas el juicio por su contribución a las vulneraciones de derechos humanos derivadas del cambio climático.

Equipos de científicos y expertos legales están entre quienes van a testificar en lo que es la primera investigación nacional de derechos humanos de este tipo y que afecta a los ‘Carbon Majors’ (los ‘Grandes del Carbono’): 47 empresas energéticas y cementeras, entre las que se encuentran Shell, BHP Billiton, BP, Chevron, ConocoPhillips, ENI, ExxonMobil, Glencore, OMV, Repsol, Sasol, Suncor, Total o RWE. [1]

“Ya no podemos ignorar el impacto de los cambios significativos en las temperaturas globales y el aumento del nivel del mar en la vida de las personas. En este país hemos sido testigos de una avalancha de desastres naturales y supertifones con graves consecuencias. Algunos de los supervivientes y víctimas de estos desastres están hoy aquí con nosotros“, ha señalado el presidente de la Comisión de Derechos Humanos de Filipinas, José Luis Martín “Chito” C. Gascón, al comienzo de la primera sesión de la audiencia.

La investigación se inició por una petición presentada en la Comisión en 2015 por representantes de comunidades de todo el país: supervivientes de tifones como Haiyan (Yolanda), pescadores de Alabat originalmente conocidos por sus ricos caladeros, comunidades que viven cerca de la planta de carbón de Bataan, ubicada en la región central de Luzón en Filipinas, y grupos de la sociedad civil, incluyendo la delegación de Greenpeace Sudeste Asiático en Filipinas. [2]

La investigación tiene el potencial de modificar el entendimiento global en torno a la responsabilidad corporativa por el cambio climático, llamando la atención sobre el papel de las compañías de combustibles fósiles en la creación de la crisis climática. Los demandantes pretenden demostrar que las compañías de carbón, petróleo y gas son responsables directas de la crisis climática y deben tomar medidas para evitar daños mayores resultantes de los impactos.

“Hay que hacer justicia con las comunidades que viven en la primera línea de la crisis climática. Sus derechos básicos a la alimentación, el agua, la vivienda, la salud e incluso la vida están amenazados por el cambio climático“, ha señalado Amalie Obusan, directora de Greenpeace Sudeste Asiático en Filipinas. “Son las compañías de combustibles fósiles las que tienen la mayor parte de la responsabilidad por el cambio climático y los daños colaterales, y pueden y deben rendir cuentas”.

Las personas que participan en el juicio proceden de diferentes sectores de la sociedad, afectados directamente por el cambio climático. También participa la Comisión de Cambio Climático de Filipinas y otros expertos locales e internacionales. Testificarán sobre la ciencia del clima y sus impactos, el vínculo entre el cambio climático y los derechos humanos y la responsabilidad de las compañías de combustibles fósiles en el respeto de los derechos humanos. [3]

“Esta petición es un alegato moral y legal para abordar el cambio climático como una de las mayores amenazas a los derechos humanos de nuestro tiempo y una oportunidad para defender el estado de derecho, donde los actores corporativos que han contribuido al cambio climático y que sabían de los daños previsibles causados ​​por este tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos”, ha añadido Lisa Hamilton, directora del Programa de Energía y Clima del Centro para el Derecho Ambiental Internacional (CIEL) y una de los testigos expertos.

Los demandantes exigen que representantes de las compañías demandadas asistan a las audiencias públicas y presenten sus planes para eliminar gradualmente los combustibles fósiles con el fin de prevenir futuros daños a los derechos humanos derivados de los impactos del cambio climático.

Rica Diamzon Cahilig, líder juvenil de los Pueblos Indígenas, se encuentra entre quienes están abriendo el primer día de las audiencias públicas para compartir cómo el cambio climático ha afectado a su familia, su educación e incluso la tradición cultural pagdadanso, a punto de extinguirse. “Solíamos ir a las montañas cuando no había comida disponible en la ciudad. Pero no podemos hacer eso ahora”, ha señalado Cahilig. [4]

El juicio se celebrará en diferentes vistas en Filipinas, Estados Unidos y Europa en los próximos meses. Los demandantes esperan que la Comisión concluya su investigación a finales de este año y emita su resolución a principios de 2019.


Notas

[1] Comisión de Derechos Humanos de Filipinas, Notificación de Audiencia, 19 de febrero de 2018.

[2] Aquí se pueden encontrar documentos relevantes e información adicional sobre la investigación.

[3] En marzo de 2018, destacados expertos publicaron el Resumen Conjunto de los Escritos de Amicus Curiae presentados en apoyo de los peticionarios, Greenpeace Sudeste Asiático y otros, presentando hallazgos clave y mensajes de diez escritos subyacentes de amicus curiae presentados a la Comisión durante el proceso. La declaración completa y el resumen conjunto, que incluye una lista completa de las organizaciones y expertos amici, están disponibles en línea en: www.ciel.org/philippines-joint-amicus/

Los informes amicus individuales están disponibles en: https://business-humanrights.org/en/amicus-briefs

[4] “Pagdadanso” se refiere a actividades tradicionales de recolección y búsqueda de fuentes de alimentos en los bosques y ríos por parte de las tribus indígenas Aeta, incluida la Aeta Ambalas en Bataan, que solía ir a las montañas durante una o dos semanas cuando la comida escaseaba en la ciudad, trayendo con ellos solo granos de arroz y sal. Obtienen el resto de su comida y sustento directamente de la naturaleza.


¡ Comparte !