Covid-19: Greenpeace pide a la UE que impulse el fin del comercio mundial de vida salvaje

08-04-2020

Greenpeace pide hoy al vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Frans Timmermans, y al Comisario de Medio Ambiente, Virginijus Sinkievicius, que, en el marco del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CDB), demanden el fin del comercio mundial de vida salvaje y que se aumente significativamente los esfuerzos europeos para preservar los ecosistemas globales, con el fin de proteger la salud pública y la biodiversidad en todo el mundo.

Los estudios muestran que la destrucción humana de la naturaleza y su biodiversidad generan condiciones que aumentan la probabilidad de brotes de enfermedades como la COVID-19. El comercio de vida salvaje también aumenta el riesgo de transmisión de enfermedades de animales a humanos. Elisabeth Maruma Mrema, secretaria ejecutiva en funciones de la Convención de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica (CBD), ha pedido ya la prohibición de los “mercados húmedos” donde se comercian con estas especies para evitar pandemias en el futuro. Estos mercados están prohibidos ahora temporalmente en China y Vietnam.

La UE necesita establecer una prohibición a la venta de vida salvaje en la CBD

Greenpeace solicita a las autoridades europeas que impulsen el fin del comercio mundial de vida salvaje y que apoyen la transición de las comunidades donde sea necesario. Los gobiernos europeos deberían, conjuntamente, trabajar junto con la Comisión Europea, para presentar dicha propuesta en el marco de la Convención de Biodiversidad de la ONU (CBD). Los gobiernos europeos también deberían tomar las medidas necesarias para proteger los hábitats naturales y los ecosistemas en todo el mundo y también dentro de sus propias fronteras.

Una de las medidas debería ser una legislación europea que detenga la venta de productos que causan la destrucción de los bosques y de los ecosistemas que se colocan en el mercado europeo.

“Agradecemos la decisión de la jefa de la CDB para pedir la prohibición de los mercados que promueven el consumo de animales salvajes asociados a los mismos. Pero esto no es suficiente: necesitamos una prohibición internacional del comercio de vida salvaje. Ahora existe un impulso sin precedentes para proteger grandes áreas naturales intactas, hogar de miles de animales salvajes. El comercio internacional de vida silvestre debería convertirse en cosa del pasado, tanto por el bien de los animales como por el nuestro”, ha declarado Martin Kaiser, portavoz de Greenpeace. 

El planeta ya ha iniciado su sexta ola de extinción masiva. Poner fin al comercio desenfrenado de la vida salvaje ayudaría a revertir la pérdida de biodiversidad y contribuiría en gran medida a la prevención de futuros brotes de pandemias causadas por enfermedades zoonóticas.

No hay una llamada generalista

Greenpeace no está pidiendo una prohibición total de todo el consumo de carne salvaje. Tal prohibición amenazaría la seguridad alimentaria de muchas comunidades indígenas y otras comunidades dependientes de los bosques. Muchas de estas comunidades se ven negativamente afectadas por el comercio de vida silvestre y la degradación de los ecosistemas forestales de los que dependen. Se necesitan con urgencia programas adaptados localmente para ayudar a proteger los ecosistemas forestales junto con las comunidades locales, respetando sus derechos a la alimentación y la soberanía alimentaria.

 


Notas

Aquí la carta de Greenpeace dirigida al vicepresidente ejecutivo Frans Timmermans y a los comisarios  Virginijus Sinkevičius y Phil Hogan.


¡ Comparte !