Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Greenpeace considera inaceptable que España se aferre al pasado y no quiera abandonar el carbón

16-11-2017

España se mantiene en el lado oscuro y será de los pocos que rechaza el abandono del carbón

El ministro de Energía Álvaro Nadal rechaza que España forme parte de la alianza global para el fin del carbón

Greenpeace considera inaceptable que España se haya quedado fuera de la alianza para el cierre de las centrales térmicas de carbón promovido por Reino Unido y Canadá, que en el transcurso de la COP23 de Bonn, Alemania, han dado a conocer  a los países que incorporan una alianza para abandonar el carbón (Powering Past Coal Alliance, en inglés) que incluye a países, ciudades, empresas y otros actores no gubernamentales comprometidos con la necesidad de abandonar el carbón. Su objetivo es llegar a los 50 miembros antes de la COP24 en Polonia el próximo año. 

Para la Greenpeace, se trata de otra señal positiva de las dinámicas mundiales que se distancian del carbón en beneficio de la salud del clima, la ciudadanía y la economía. Pero también llama la atención de Gobiernos como el de España, que se quedan atrás en el abandono del carbón o incluso lo promueven, a pesar de ser el combustible fósil más sucio del mundo y no tener futuro. 

Greenpeace considera que para los miembros de la alianza, el siguiente paso será hacer realidad sus compromisos con verdadera urgencia, y para algunos hay margen incluso para eliminar el carbón mucho más rápido de lo propuesto. También deben ejercer presión sobre los miembros que no se han unido a la alianza y apuntar a los Estados que apuestan por las falsas soluciones como el almacenamiento de la captura de carbono. El éxito de esta alianza dependerá de la rapidez con la que cada miembro abandone el carbón .  

El anuncio se produce poco tiempo después de que la ministra española de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, haya intervenido en el plenario de la COP23 .

“La Ministra Tejerina tiene mucho que decir en el uso del carbón y en el hecho de que más del 80% de la energía usada en España siga teniendo su origen en los combustibles fósiles y en la energía nuclear, en cambio sobre esto no ha propuesto ninguna solución concreta durante su intervención. España debe dejar de ser el único país de Europa occidental que ni se ha planteado el abandono del carbón y nos gustaría ver que en el transcurso de los próximo meses el Gobierno da un cambio de rumbo y se compromete para que las  térmicas de carbón cierren antes de 2025”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace. 

Greenpeace recuerda al Gobierno que debe dejar de dar la espalda a los esfuerzos frente al cambio climático, además de planificar y favorecer el camino para que las térmicas de carbón estén cerradas antes del año 2025, asegurando un transición justa para las personas que trabajan en este sector. La organización espera que durante el transcurso de este año podamos ver a España formar parte de esta Alianza por un futuro sin carbón. 

Protesta de Greenpeace en el puerto de El Musel, en Gijón contra la quema de carbón
©Greenpeace/Pedro Armestre

¡ Comparte !