Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Greenpeace exige que se deniegue la modificación de las Normas Urbanísticas de Noviercas y se paralice así el proyecto de macrogranja

01-03-2019

  • La modificación de las normas para la construcción de la macrogranja presenta, según los servicios técnicos de la Diputación de Soria, encargados de asesorar al Ayuntamiento, deficiencias y disconformidades legales que afectan de forma sustancial al expediente
  • Esta semana, más de una treintena de eurodiputados/as han solicitado también la paralización de este proyecto por su insostenibilidad

Madrid, 1 de marzo de 2018.-Se observan deficiencias y disconformidades legales que afectan de forma sustancial al expediente”. Con estas palabras, rechaza la Diputación de Soria el informe del Ayuntamiento de Noviercas con el que pretendían modificar las Normas Urbanísticas de la localidad, para poder dar luz verde a la construcción de una macroexplotación ganadera de más de 23.000 vacas.

Greenpeace celebra que la Diputación se oponga así a la modificación de normas y más aún que especifique que ésta no se justifica en razones de interés público, aconsejando su revisión completa. Los servicios jurídicos de Greenpeace han manifestado que “el Ayuntamiento debe seguir el contenido del informe de la Diputación, en el que se constata que la instalación de la macrogranja propuesta por la empresa propietaria, Valle de Odieta S.L., es contraria a derecho.

Por este motivo, Greenpeace ha presentado un escrito al Ayuntamiento de Noviercas exigiendo que siga las indicaciones de los servicios técnicos y, en consecuencia, proceda a denegar la Modificación nº 7 de las Normas Urbanísticas de Noviercas y, de esta forma, paralice de inmediato el proyecto de esta macrogranja.

Esta misma semana, treinta y tres eurodiputadas y eurodiputados de seis grupos políticos y once países remitieron una carta al Gobierno español y castellanoleonés para pedir la paralización de este proyecto.

Una coalición formada por Amigos de la Tierra, la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Ecologistas en Acción, Food & Water Europe y Greenpeace  se opone a este proyecto por sus potenciales impactos sobre la economía rural, el medio ambiente, la población, la calidad del aire y del agua de la zona, el bienestar animal y el impacto global de la ganadería industrial en el cambio climático.

“Se mire por donde se mire, la macroexplotación de vacuno de leche que pretenden construir en Noviercas es un auténtico despropósito. Está en las manos del Ayuntamiento proseguir con esta barbaridad o paralizarla lo antes posibleha concluido Luís Ferreirim, responsable de Agricultura de Greenpeace España.

 


¡ Comparte !