Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

ACCIÓN-ACCIÓN-ACCIÓN-ACCIÓN-ACCIÓN

Greenpeace “incendia” el Retiro de Madrid para alertar sobre la crisis forestal mundial

05-09-2019

  • Cerca de 2,5 millones de hectáreas han ardido en la Amazonía brasileña en agosto. (Desde el comienzo de la presidencia de Bolsonaro en enero han aumentado los incendios un 111%)
  • Greenpeace exige a multinacionales como Burger King, McDonald’s y KFC que dejen de importar materias primas procedentes de la deforestación amazónica
  • Diversos colectivos celebran este mediodía una concentración ‘Die-In’ frente al Ministerio de Exteriores para demandar políticas comerciales que protejan los recursos naturales en lugar de esquilmarlos

Hoy se celebra el Día de Acción Global por la Amazonía y, con tal motivo, activistas de Greenpeace entraban esta noche en el Parque del Retiro de Madrid para “incendiar” simbólicamente, con proyectores, los árboles que rodean el estanque central, denunciando, de esta manera, el riesgo de la Amazonía y de todos los bosques del mundo ante la inacción y falta de medidas por parte de gobiernos y empresas. Con el mensaje “SOS. PLANETA EN LLAMAS”, la organización ecologista hace un llamamiento para actuar con urgencia frente a la crisis forestal que padece el planeta, y que, previsiblemente, seguirá aumentando. 

El cambio climático y, con él, altos registros de temperatura y sequedad, están creando las condiciones para que los incendios sean más extremos y peligrosos, desde Indonesia hasta Alaska, desde Siberia hasta la Amazonia, desde África hasta la región mediterránea (incluida España).

Los sucesos cada vez más devastadores vinculados a los fenómenos climáticos extremos son una prueba de que las comunidades en todo el mundo y los ecosistemas afectados están pagando un alto precio por la inacción política en la lucha contra el cambio climático. En lugar de defender los intereses generales y de las personas, los políticos están defendiendo los intereses de las grandes corporaciones

Es el caso de gigantes como Burger King, McDonald’s y KFC, que siguen importando materias primas, como carne y soja [1] para piensos, procedentes de la deforestación del Amazonas y de todo Brasil. Por eso, Greenpeace ha lanzado una campaña para que estas marcas rechacen materias primas relacionadas con la destrucción de estos bosques. Eso sin contar el aumento de demanda que generan, al comercializar agresivamente productos cárnicos en mercados emergentes de todo el mundo [2]. McDonald’s, Burger King, KFC y otras compañías de comida rápida tienen políticas de deforestación cero, pero no cumplen estos compromisos.

“Esto es una crisis. No podemos proteger el clima sin la Amazonía. El sector cárnico no puede permanecer en silencio. Burger King, McDonald’s y KFC deben posicionarse contra la destrucción de los bosques, por el bien de los pueblos indígenas de Brasil y en beneficio de todo el planeta”, ha declarado Miguel Ángel Soto, portavoz de Greenpeace España. 

En otros sectores se están dando más pasos. VF Corporation, propietaria de Timberland y The North Face, ya ha anunciado que suspenderá las compras de cuero de Brasil hasta que “los materiales utilizados en sus productos no contribuyan al daño ambiental en el país” [3] y las firmas de inversión Nordea Asset Management, Storebrand ASA y el fondo de pensiones KLP también han anunciado acciones para monitorear o limitar las inversiones en Brasil [4].

La agenda anti-ambiental del presidente Jair Bolsonaro continuará si las grandes empresas aceptan materias primas vinculadas con los incendios y la deforestación. Las grandes cadenas de comida rápida que se suministran de estos productos en Brasil no pueden continuar con sus negocios habituales mientras que la región tropical más grande del mundo se quema para expandir las explotaciones ganaderas y los cultivos de soja”, ha declarado Soto.

Cerca de 2,5 millones de hectáreas se han quemado en la Amazonía brasileña durante el pasado mes de agosto, según los datos publicados por el INPE el 3 de septiembre [5]. El número de incendios en la Amazonía aumentó en un 111% desde el comienzo de la presidencia del presidente Bolsonaro [6]. Entre toda esta superficie afectada por los incendios se incluye una significativa superficie de zonas de selva deforestada. 

Hoy, 5 de septiembre, Día de Acción Global por la Amazonía, se espera que se manifiesten miles de personas en ciudades de todo el mundo, tras la convocatoria realizada por APIB, la asociación indígena más grande de Brasil. 

En el marco de esta convocatoria global, Greenpeace, junto a Ecologistas en Acción, Fridays For Future, StopTTIP y Extinction Rebelion, realizarán este mediodía una concentración ‘Die-In’ frente al Ministerio de Exteriores (Plaza de la Provincia 1, Madrid) para demandar a los políticos españoles un mayor compromiso legislativo que limite las políticas comerciales que esquilman los recursos naturales generando problemas como los de la Amazonía. 

Se espera que la crisis desatada por los incendios en la región amazónica y en otras zonas del mundo, sea un tema destacado en la Cumbre del Clima del 23 de septiembre y, sin duda, estará en la agenda de las huelgas estudiantiles y generales del 20 y 27 de septiembre. Además de exigir la acción de los políticos y las empresas, Greenpeace pide a las personas que reduzcan su consumo de carne y lácteos como una forma de aliviar la presión a largo plazo sobre el Amazonas y otros ecosistemas amenazados.

 

Notas:

[1] McDonald’s, por ejemplo, es uno de los mayores compradores mundiales de carne de vacuno, incluyendo Brasil dentro de su mercado de abastecimiento. McDonald’s en Europa compra carne de pollo alimentado con soja importada, incluida la soja Brasil.

[2] McDonald’s planea duplicar su presencia en China para 2022 con la apertura de 2.000 restaurantes. KFC, el primer gigante mundial de comida rápida que se ha estrenado en India, tiene ahora 380 establecimientos en el país; inicialmente planeó promover su menú vegetariano, pero abandonó estos planes para expandir las ventas de pollo.

[3] Reportado por Reuters. Mowi ASA, el mayor productor de salmón del mundo, también dijo que dejaría de comprar soja a Brasil a menos que el país frene la deforestación de la Amazonía.

[4] Nordea Asset Management suspende las compras de bonos del gobierno brasileño. Storebrand ASA y el fondo de pensiones KLP están colaborando con las empresas para asegurarse de que no contribuyan al daño ambiental en la Amazonía brasileña.

[5] La cifra exacta es de 24.944 km2, según publica la web del INPE.

[6] Entre el 1 de enero y el 31 de agosto, en comparación con el mismo período de 2018 según los datos del INPE.


¡ Comparte !

Material audiovisual relacionado
GP
Si quieres estas imágenes en alta definición escríbenos o llama a nuestra oficina de prensa