Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Greenpeace se reunirá el próximo martes con la Junta de Extremadura para hablar de Almaraz

26-04-2019

  • La organización presentará sus propuestas sobre el cierre de la central nuclear a la consejera de Economía e Infraestructuras 
  • El desmantelamiento conlleva ventajas económicas, sociales y ambientales y el comienzo de una transición energética ecológica y justa 
  • El empleo derivado del desmantelamiento de la planta sería del orden de 23.000 empleos durante más de una década

El próximo martes 30 de abril, Greenpeace se reunirá con la Junta de Extremadurapara presentar sus propuestas sobre el cierre ordenado de la central nuclear de Almaraz. La organización ecologista expondrá las ventajas económicas, sociales y ambientales del desmantelamiento de la central y del comienzo de una transición energética ecológica y justa.

La organización ecologista solicitó en enero una reunión al presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara. Finalmente el próximo martes a las 13:00será recibida por la consejera de Economía e Infraestructuras, Olga García, a quien presentará el informe El inevitable cierre de las centrales nucleares españolas: una oportunidad económica y social, así como el estudio elaborado por Abay Analistas Económicos y Sociales (2) para Greenpeace, en el que se basa dicho informe.

“Queremos denunciar que el envejecimiento de los reactores nucleares, que superan los 40 años de vida, es un riesgo para la seguridad de la central y de la población, y así se lo explicaremos el martes a la consejera”, ha declarado Raquel Montón, responsable de la campaña de Nuclear de Greenpeace España. “También queremos destacar que el empleo derivado del desmantelamiento de la central sería del orden de 23.000 puestos de trabajo durante más de una década, en el caso de Almaraz”.

La unidad I de la central nuclear de Almaraz cumplirá los 40 años de vida operativa en 2020 y la unidad II lo hará en 2023, para ambas el año que viene caduca su actual licencia de explotación. Sus propietarias llegaron a un acuerdo para cerrar la planta en 2027 con inversiones no superiores a 400 millones de euros y ampliables un 50%, dentro de los límites del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) que prevé su cierre entre los años 2025 y 2030. Pero será el nuevo Consejo de Seguridad Nuclear, quien informará de manera vinculante al próximo Gobierno si puede ampliarse esa licencia y las condiciones de la misma.

La responsable de la campaña de Nuclear de Greenpeace, Raquel Montón, estará disponible para entrevistas antes y después de la reunión.


¡ Comparte !