Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Los gigantes de la industria Coca-Cola y PepsiCo abandonan la Asociación Americana de la Industria del Plástico

31-07-2019

Empujados por la presión de organizaciones ambientalistas como Greenpeace, los gigantes de la industria Coca-Cola y PepsiCo han anunciado en EEUU el fin de su pertenencia a la Asociación de la Industria del Plástico.

“Estas empresas han entendido que no pueden hablar públicamente de su intención de reducir su impacto ambiental, al mismo tiempo que apoyan económicamente a asociaciones como ésta, que presiona para que sigan teniendo una completa dependencia de los plásticos desechables”, ha explicado Julio Barea, responsable de la campaña de plásticos en Greenpeace España. “Es un paso aún muy insuficiente pero en la dirección correcta, y una pequeña victoria para cada persona que ha firmado y exigido a Coca-Cola y PepsiCo que eliminen su #MalditoPlástico”.

Cabe recordar que Cola y PepsiCo están entre las cuatro marcas que más plásticos de un solo uso venden, tal y como denuncia Greenpeace en su informe “La crisis de la comodidad. Las corporaciones detrás de la marea de contaminación por plásticos”.

A pesar de que ésta es una (tímida) buena noticia, algunas de las alternativas planteadas por estas empresas, como que parte del plástico para fabricar nuevas botellas provendrá de material reciclado, no supone una solución al usar y tirar. El 25% del plástico que usa Coca Cola para fabricar sus botellas proviene de material reciclado y, en nuestro país, por ejemplo, este plástico tiene que ser importado de otros lugares como Alemania, pues aquí no disponemos de material suficiente, debido fundamentalmente a las graves carencias del sistema de gestión de residuos plásticos español, denunciadas por Greenpeace en su informe “Reciclar no es suficiente”. Es inadmisible que aún no tengamos un sistema de devolución y retorno de envases (SDDR) como sí tiene desde hace años Alemania. Allí el SDDR promueve la reutilización y compra de envases reutilizables, que sí son una solución real y efectiva a los plásticos de usar y tirar.

“Las comunidades locales deberían tener el derecho de proteger y preservar su medioambiente sin que las corporaciones interfieran”, añade Barea. “Es hora de que las empresas que afirman preocuparse por la reducción de la contaminación plástica, den verdaderos pasos al frente, eliminen sus plásticos de un solo uso y se unan a la revolución de los reutilizables. Organizar limpiezas para lavar su imagen y seguir perteneciendo a asociaciones como la Americana de la Industria del Plástico, que solo bloquean el avance, no los va a llevar muy lejos” concluye Barea.

Greenpeace está trabajando para que las compañías eliminen y reduzcan los plásticos de un solo uso que utilizan. Aunque tanto PepsiCo como Coca-Cola han indicado su deseo de reducir su huella plástica, ninguno ha presentado una estrategia integral de reducción a día de hoy.


¡ Comparte !