Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Ranking de Movilidad Urbana en España 2019

Pamplona suspende en movilidad sostenible debido al excesivo uso del automóvil fuera del centro

20-05-2019

  • Las facilidades para caminar por el centro de la ciudad deben complementarse con una mayor apuesta por la movilidad ciclista y priorizar el transporte público.
  • Greenpeace ha analizado el grado de compromiso con la movilidad sostenible de doce ciudades evaluando el grado de cumplimiento de sus propios Planes de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS)
  • En esta semana de elecciones municipales, Greenpeace recuerda la importancia de la movilidad sostenible que prioriza a las personas frente al transporte privado

Pamplona, 20 de mayo de 2019.- Pamplona camina en su centro urbano, pero el uso del automóvil es todavía un problema para . Es una de las conclusiones del análisis encargado por Greenpeace sobre doce ciudades españolas (Albacete, Barcelona, Bilbao, Madrid, Málaga, Murcia, Palma, Pamplona, Santiago de Compostela, Sevilla, Valencia y Zaragoza) con el objetivo de evaluar el grado de compromiso de sus ayuntamientos con respecto a sus propios Planes de Movilidad, comparando varios indicadores relacionados con su oferta de transporte público, su red de vías ciclistas y calles peatonales o su nivel de contaminación y ruido, entre otros.

La capital navarra suspende en este ranking con una puntuación de 4,6 sobre 10. Una clasificación encabezada por Bilbao (6,9) Valencia (6,6) y Barcelona (6,5); tres ciudades que han apostado decididamente por los modos sostenibles, con medidas que están permitiendo reducir el uso del coche y mejorar la calidad de vida de su ciudadanía.

Pese al esfuerzo realizado en el impulso al transporte público, la evolución del reparto modal en Pamplona muestra un preocupante aumento del uso del coche en detrimento de los modos sostenibles -sobre todo del autobús- que descienden. Para revertir esta tendencia es necesario un esfuerzo adicional, aunque medidas recientes están ayudando a mejorar la movilidad en el conjunto de la ciudad.

El horizonte contemplado en el Plan de Movilidad finalizó en 2018. El alcance del PMUS ha sido elevado, siendo pionero en temas como participación pública o carsharing (coche compartido), aunque en ocasiones carece de concreción suficiente y la información es difícil de localizar. Actualmente se encuentra en fase de participación el nuevo Plan de Movilidad Comarcal, destinado a continuar el trabajo del anterior. Uno de los retos del nuevo Plan es corregir la dependencia del coche en la movilidad interurbana, todavía muy dependiente de los servicios de Pamplona, que obligan a una movilidad periférica mal resuelta en transporte público.

La gran fortaleza de Pamplona es la facilidad para el peatón, siendo una ciudad fácilmente caminable sobre todo en el centro. Este potencial debe conjugarse con los retos pendientes, como las políticas ciclistas o la integración tarifaria, para conseguir invertir los datos de reparto modal siguiendo el camino de otras ciudades similares, como Vitoria-Gasteiz, que han logrado este objetivo tras años de esfuerzo.

Además de Pamplona, también suspenden las ciudades de Murcia (4,8) y Palma (4,6), mientras que las peores posiciones son para Albacete (3,7) y Santiago (4,4), que pese a ser ciudades pequeñas se detecta un abuso del coche para trayectos cortos, fácilmente realizables andando o en bicicleta.

Ciudades para las personas: el reto de la movilidad sostenible

Hace un año Greenpeace lanzó a diez ciudades (Albacete, Barcelona, Madrid, Palma, Pamplona, Santiago de Compostela, Sevilla, Soria, Valencia y Zaragoza) el reto de convertirse en “Ciudad Neopolitan” y ser así pioneras de una revolución urbana que hiciera sus municipios más sostenibles y mejorase la calidad de vida de sus habitantes, como una herramienta para luchar contra el cambio climático y la pérdida de biodiversidad. Para ello, se les retó a llevar a cabo cambios sustanciales en sus ciudades en aspectos tan críticos como la gestión de residuos, la eliminación de plásticos de un solo uso, la contaminación, la movilidad sostenible o la alimentación.

“Las ciudades deben ser pioneras en materia de movilidad sostenible a través medidas valientes que pongan a los peatones -y no a los coches- en el centro de sus políticas, tal y como describen en sus propios Planes de Movilidad Urbana.” ha declarado Adrián Fernández, Responsable de Movilidad de Greenpeace.

Resumen ejecutivo

Informe completo


¡ Comparte !