Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Elecciones Europeas 26 de mayo

Polétika vigila el desarrollo de las elecciones europeas y llama la atención sobre la importancia de estos comicios en temáticas fundamentales

22-05-2019

  • Las elecciones al Parlamento Europeo, decisivas para atajar el cambio climático y la protección de los derechos humanos
  • Ante la amenaza de fuerzas políticas que pueden tener un efecto dramático en las políticas europeas, es fundamental que la ciudadanía esté informada e implicada en estas elecciones
  • Los futuros responsables tendrán una oportunidad de renovar el proyecto europeo apostando por más democracia e inclusión y dejando atrás la fase de austeridad y tecnocracia

Dada la importancia de los resultados de las elecciones europeas y el impacto de estos en cuestiones fundamentales como cambio climático, migraciones o políticas fiscales y de género, Polétika llama la atención sobre los temas urgentes que se verán afectados y los cambios que puede provocar en los compromisos hacia una sociedad más justa y sostenible. Las fuerzas de ultraderecha, cada vez más en auge, el descrédito de las instituciones europeas y el escepticismo de la ciudadanía son clara prueba de un cambio respecto a las últimas elecciones europeas. El ciclo actual termina sin concretar una Estrategia Europea de Desarrollo Sostenible y un marco presupuestario que ayuden a relanzar el proyecto político europeo.

Por ello, estos comicios suponen una oportunidad para revertir esta tendencia y para recuperar el modelo social claramente deteriorado debido a las políticas de ajuste y poner a las personas y al planeta en el centro. Es fundamental que el Parlamento Europeo sea una institución fuerte que defienda el espacio democrático. “Es clave que se establezca un liderazgo internacional en el que predomine el respeto por los derechos humanos, la sostenibilidad, la lucha contra la desigualdad” afirma la responsable de incidencia política de Oxfam Intermón, Lara Contreras.

Temáticas clave

Europa debe minimizar los efectos perversos que las políticas europeas  producen en otros países sobre la igualdad, movilidad, seguridad, alimentación, acceso a servicios y suministros básicos, que socavan su avance en derechos y sostenibilidad, y ponen en cuestión un liderazgo europeo internacional.

Hay que poner especial atención a las medidas sobre los derechos de la infancia, dado que la  pobreza infantil y la exclusión en la Unión Europea actualmente afecta a más de 25 millones de niños y niñas y, según el Consejo de Europa, se estima que 1 de cada 5 menores europeos son víctimas de abuso sexual. Desde Polétika, consideramos de vital importancia la defensa de los derechos de la infancia en toda Europa a través de medidas transversales como el restablecimiento del Intergrupo de Derechos de Infancia del Parlamento Europeo o la inversión en infancia y adolescencia en el marco financiero multianual, entre otras medidas urgentes.

Por otra parte, el nuevo Parlamento elegido el 26 de mayo será responsable de la puesta en marcha del Acuerdo de París sobre clima que entrará en vigor en 2020. Los objetivos de reducción de emisiones que se marquen y las Directivas para la regulación climática que se propongan serán decisivas en el papel que Europa puede jugar en la lucha contra el cambio climático. Necesitamos un Parlamento Europeo capaz de hacer frente al poderoso lobby energético y que se convierta en referente respecto a la ambición política que necesitamos para evitar el colapso climático. También es clave que la nueva PAC no beneficie a los grandes productores industriales que asegure una transición hacia un modelo 100% agroecológico y reduzca su impacto negativo en los ecosistemas y pequeños productores de otros países.

El Eurobarómetro de 2017, el 91 % de la ciudadanía en Europa considera que promover la igualdad de género es importante para garantizar una sociedad justa y democrática. Por ello, estamos ante una oportunidad para marcar como prioridad la transversalización de la  igualdad de género en todas las políticas europea desde un enfoque feminista e interseccional. Además, es fundamental asegurar que la plena realización de los derechos humanos, el empoderamiento, la participación política y la erradicación de la violencia de género sean partes integrantes y fundamentales del marco político y jurídico de la Unión Europea.

Con una apuesta por el multilateralismo y el desarrollo sostenible, las organizaciones de Polétika consideran relevante que Europa establezca una ruta realista de cumplimiento del compromiso del 0,7% de Ayuda Oficial para el Desarrollo (AOD) en el marco financiero plurianual y que abandone la instrumentalización de la AOD europea para el control de fronteras y la gestión migratoria. El Instrumento Único de Vecindad, Desarrollo y Cooperación debe ser el mecanismo fundamental para luchar contra la pobreza, la desigualdad y la promoción de los bienes públicos globales en el marco de la Agenda 2030.

La política farmacéutica es otro tema clave que se marca desde las directivas europeas. Por ello, el Parlamento que resulte tras al 26M debe apostar por un sistema de investigación y desarrollo de medicamentos más transparente, justo y eficaz, que  controle la escalada de los precios de los medicamentos. Además, es necesario que se pongan en marcha medidas para que la agenda de I+D responda a las necesidades de la población – y no sólo a intereses comerciales-; y que la financiación pública de la UE cuente con política de ciencia abierta y datos compartidos.

Además, Europa sigue sin garantizar sus compromisos en materia de transparencia y rendición de cuentas. Es vital fortalecer las instituciones europeas por lo que el Parlamento debe asegurar la transparencia en la toma de decisiones de sus órganos así como en el control de gastos y el manejo de fondos mediante la aplicación de medidas efectivas contra la corrupción.

La política fiscal es decisiva en la UE, puesto que sigue presente el tema de los paraísos fiscales que rompen las reglas del juego y alimentan la desigualdad. Según un reciente estudio, la Unión Europea podría estar perdiendo hasta 825.000 millones de euros por fraude y evasión fiscal, suficiente para duplicar la inversión pública en sanidad en el conjunto del territorio europeo. La apuesta por una Europa más social, basada en la garantía de derechos requiere la defensa de un modelo fiscal más justo con sistemas fiscales más progresivos y pionera con un tributación fiscal más transparente.En el marco de las competencias europeas, esto supone impulsar un marco de consenso para poner coto a la evasión y elusión fiscal y a la competencia fiscal desleal.

También es determinante para la identidad del futuro de la Unión Europea la gestión del desplazamiento global. Europa, cuna tradicional de la defensa de los derechos humanos, ha sufrido un fuerte retroceso en sus valores al convertirse en una fortaleza que cierra las puertas a las personas que huyen de la pobreza, del cambio climático o la violencia en busca de una vida mejor. A las miles de muertes en el Mediterráneo, hay que añadir las violaciones de derechos humanos que sufren las personas a las que Europa abandona en lugares como Libia mediante acuerdos injustos con terceros países. Por todo ello, Europa tiene que cambiar, de manera urgente, su política migratoria y asegurar el fin de las muertes en el Mediterráneo con vías legales y seguras y un reparto equitativo de los procesos de reubicación y reasentamiento para cumplir con los pactos internacionales de migración y refugio. Así, como asegurar acuerdos con terceros países que pongan en el centro la defensa de los derechos humanos de las personas que se desplazan.

Entre los restos del Parlamento Europeo  figura la puesta en marcha del Pilar Social que contemple medidas como el salario mínimo europeo, una renta mínima europea y el compromiso de acabar con la pobreza infantil y el desempleo juvenil. También, debe ser una prioridad garantizar la igualdad de género, acabando con la brecha salarial y asegurando medidas de conciliación que favorezcan este objetivo.

“Es  fundamental que la ciudadanía conozca  qué cuestiones claves se deciden desde Europa y el impacto que esto supone en la vida de las personas y en el planeta”, ha concluido Javier Pérez.


Polétika es una red de más de nueve plataformas y  organizaciones sociales que, desde 2015, vigila y da seguimiento a lo que los partidos políticos de ámbito estatal están haciendo para acabar contra la pobreza, el cambio climático y la desigualdad. Analizamos sus compromisos públicos y exigimos su cumplimiento sobre cambio climático, protección social, infancia,conflictos internacionales y migraciones, fiscalidad, empleo, género, sanidad, desarrollo, educación, calidad democrática.

Forman parte de Polétika: Greenpeace, Médicos del Mundo, Oxfam Intermón, Access-Info Europe, Inspiraction, CIECODE, Salud por Derecho, la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, la Campaña Mundial por la Educación, la Coordinadora Española de ONGD y Save the Children.

Acceso a las peticiones de las organizaciones de Polétika.

Consulta la metodología de Polétika.


¡ Comparte !