Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Un informe de Greenpeace vincula a Unilever, Mondelez, Nestlé y Procter&Gamble con los casi 10.000 incendios producidos este año en Indonesia

04-11-2019

  • Las grandes marcas de la alimentación continúan comprando aceite de palma a productores relacionados con los incendios y la deforestación en los bosques indonesios

Las mayores empresas mundiales de bienes de consumo – Unilever, Mondelez, Nestlé y Procter & Gamble (P&G)- y los principales comerciantes de aceite de palma, incluido Wilmar, han comprado aceite de palma a productores vinculados con los casi 10.000 incendios que han arrasado los bosques de Indonesia en 2019, según un nuevo informe de Greenpeace International. Peor aún, estas compañías están comprando aceite de palma a concesiones que están siendo investigadas por provocar incendios ilegales.

Los proveedores de estas multinacionales son los grandes comerciantes de aceite de palma Wilmar, Cargill, Musim Mas y Golden-Agri Resources (GAR), que, según demuestra el análisis de Greenpeace, tienen claros vínculos con los incendios de este año en Indonesia y juntos suministran más de las tres cuartas partes del aceite de palma mundial. [1] El estudio de Greenpeace muestra una amplia superposición entre estas empresas y los grupos de productores de aceite de palma con las áreas quemadas más grandes en 2015-2018. 

“Las grandes marcas siguen queriendo mostrar una fachada verde y de sostenibilidad. Pero la realidad es que sus cadenas de suministro empiezan en un contexto de delincuencia y destrucción forestal. Las compañías responsables de los incendios y que se benefician financieramente de ellas deberían hacerse responsables de esta agresión ambiental y los devastadores impactos en la salud causados por los incendios“, ha declarado Annisa Rahmawati, responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace Indonesia.

Según los informes, más de 900.000 personas en Indonesia han sufrido infecciones respiratorias agudas debido al humo procedente de los incendios forestales de este año, [2] y casi 10 millones de niños corren el riesgo de daños físicos y cognitivos de por vida debido a la contaminación del aire. [3] Se ha estimado que entre el 1 de enero y el 22 de octubre de 2019, los incendios liberaron 465 megatoneladas de CO2, cifra próxima a las emisiones anuales totales de gases de efecto invernadero del Reino Unido. [4]

Estos nuevos hallazgos coinciden con la reunión anual de la Mesa Redonda del Aceite de Palma Sostenible (RSPO) en Tailandia. Este organismo certifica que el aceite de palma es sostenible, siendo un criterio clave estándar el no uso del fuego. Sin embargo, más de dos tercios de los grupos de productores vinculados a incendios recurrentes y todas las empresas analizadas por Greenpeace son miembros de la RSPO, algunas incluso miembros de la junta. [5]

Estas grandes compañías mundiales se habían comprometido a detener la deforestación para 2020, pero la pérdida de bosques se ha acelerado y la deforestación impulsada por la demanda internacional de materias primas como el aceite de palma es el principal motivo. [6] Recientemente, Greenpeace ha abandonado el proceso comenzado con Unilever, Mondelez y Wilmar para crear una plataforma de monitoreo del aceite de palma de Indonesia, debido a su falta de ambición a la hora de tomar las medidas necesarias para lograr la deforestación cero.

Los gobiernos de todo el mundo aún no han tomado medidas serias contra empresas o bienes vinculados a los incendios. [7] Greenpeace está pidiendo que las compañías responsables y que se beneficien de los incendios rindan cuentas. [8]


Notas

[1] La cuota de mercado procede del Center for International Forestry Research (CIFOR).

[2] Indonesia’s National Disaster Mitigation Agency (BNPB), según aparece citado en Tempo.

[3] Según UNICEF, como aparece citado en France24

[4] Los datos de emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de los incendios forestales de Indonesia proceden de la Base de datos global de emisiones de incendios (GFED). Las emisiones anuales del Reino Unido basadas en los datos más recientes de 2014 de Climate Watch. Muchos incendios también se encuentran dentro de los últimos reductos de bosque donde habita el orangután, especie en peligro crítico y otras especies vulnerables.

[5] Los grupos de productores vinculados a incendios recurrentes se definen como aquellos vinculados a más de 250 focos de incendio en 2019 y/o aquellos vinculados a las áreas quemadas más grandes en 2015-2018. El análisis de Greenpeace encontró que los miembros de la RSPO están hoy en día vinculados a la mayoría de los incendios en Indonesia. La reunión no tiene incendios en su agenda, según la web de la RSPO

[6] De acuerdo con la Evaluación de Progreso de la Declaración de los Bosques de Nueva York (NYDF). También se pueden encontrar más detalles sobre los compromisos fallidos de deforestación de las empresas en el reciente informe de Greenpeace USA.

[7] Por ejemplo, según un análisis de Greenpeace Indonesia, el Gobierno indonesio no ha penalizado seriamente a las compañías de aceite de palma responsables de las mayores áreas quemadas en los últimos años. Además, los gobiernos de Singapur y Malasia tampoco han sancionado a las empresas, a pesar del hecho de que la mitad de los productores de aceite de palma responsables de los focos de fuego de Indonesia en 2019 se encuentran en estos países.

[8] Por ejemplo, Greenpeace está pidiendo a la Unión Europea que apruebe nuevas leyes para garantizar que todos los productos vendidos en el mercado europeo, incluido el aceite de palma,  así como las inversiones de las entidades financieras europeas, estén libres de deforestación y abusos relacionados con los derechos humanos.

 


¡ Comparte !