Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Greenpeace España - 25-09-2020


Ayuso, ¡los árboles no solucionan los atascos!

En materia de medio ambiente, cuando los partidos políticos no saben qué decir o hacer, se les ocurre plantar árboles. En lugar de impulsar la compra pública de alimentos locales y ecológicos, plantear otros modelos de movilidad, o instalar energías renovables en la ciudad, echan mano del socorrido argumento de que plantar árboles captura carbono. Y se hacen una foto plantando un árbol.

Con motivo de la Semana de Movilidad, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, anunció que la Comunidad presentará su proyecto “Arco Verde” el próximo 21 de octubre en la Semana Verde Europea, aunque ya lo presentó en diciembre de 2019 en el contexto de la COP 25.

El objetivo del proyecto “Arco Verde” es acercar la naturaleza a los ciudadanos y desarrollar acciones de protección de la biodiversidad, construyendo un corredor ecológico que conecte la capital con tres parques regionales y 30 áreas verdes de uso público ya existentes (ej. Monte de Valdelatas o el Monte de Boadilla). Sin embargo, sería como “ponerse a plantar árboles donde ya los hay”, dejando además de lado un anillo ciclista para la ciudad. Un arco verde debería incluir, además de arbolado, carriles bici y líneas orbitales de transporte público que faciliten la movilidad entre periferias, en vez de la actual corona de infinitas autopistas para que las emisiones de cada vez más coches sean “absorbidas”.

Parece que plantar árboles forma parte de cualquier plan político, ya que sucesivos alcaldes de Madrid y candidatos a la presidencia del gobierno han prometido plantaciones masivas y “anillos verdes” o “bosques metropolitanos” en el contorno urbano de la capital. Sin embargo, han ido cambiando sus promesas verdes por grises, ya que esos “anillos verdes” están hoy cubiertos de cemento y ladrillo en forma de barrios residenciales, carreteras, radiales y crecimientos urbanísticos desarrollados en la ciudad en las últimas décadas. Es decir, que esto de plantar árboles a gran escala, ha sido siempre un farol. Esto es como un déjà vu, un tema recurrente y cortoplacista que se olvida a los pocos años de prometerse. Si todas esas promesas se hubiesen cumplido, Madrid podría tener más de 1.300 millones de nuevos árboles.

¿Árboles para resolver el problema de la movilidad en Madrid?

Aunque los 540.000 árboles de Ayuso (hace un año dijeron 200.000) absorbiesen las emisiones anuales de alrededor de 40.000 vehículos (3,4 millones de toneladas de CO2), plantar árboles sin ton ni son y sin ningún plan en paralelo para mejorar la sostenibilidad de la ciudad en otros aspectos, no puede ser la solución mágica “quedabién” para todo. Para luchar contra el cambio climático no basta con capturar carbono, sino que es mucho más importante dejar de emitirlo. Las emisiones de 40.000 vehículos se pueden neutralizar con medidas como habilitar un carril Bus-VAO en las autopistas de acceso, incrementando la oferta en metro y cercanías u obligando a los polígonos empresariales a que habiliten rutas de autocar en lugar de ofrecer aparcamiento gratuito a quienes allí trabajan.

El problema de las emisiones del tráfico no se limita al dióxido de carbono. Los coches emiten sustancias tóxicas para la salud como óxidos de nitrógeno y partículas microscópicas (PM10, PM2.5) que nos afectan más cuanto más cerca estemos del tráfico. En este sentido, no sirve de nada tener un bosque que rodea la ciudad si estamos respirando el mismo aire que contaminan los coches frente a nuestras casas, parques o escuelas.

Las zonas verdes urbanas son esenciales para las ciudades, ya que están vinculadas con el bienestar personal, nos animan a hacer más actividad física y disfrutar de estar con otras personas guardando la distancia de seguridad necesaria. El espacio verde es nuestra forma de escapar de las presiones urbanas y volver a nuestras raíces. Pero, el aumento de zonas verdes debe ser de calidad y considerando las bases de urbanismo sostenible. No pueden ser un mero parche para quienes no se atreven a reducir el tráfico rodado para combatir la contaminación. Si queremos reducir las emisiones en ciudades necesitamos ejecutar medidas que reduzcan el uso del vehículo privado y fomenten la movilidad activa y el transporte público.

Escrito por Adrián Fernández, responsable de la campaña de Movilidad de Greenpeace; Alba Rodríguez, responsable de la campaña de Ciudades Sostenibles de Greenpeace; y Miguel Ángel Soto, responsable de la campaña de Corporaciones de Greenpeace.

¡ Comparte !


Comentarios

11 comentarios
Nicolae 25/09/2020

Todo lo que ne rodeea, arboles plantas , en una palabraNATURALESA, es un beneficiu de todos. La mentalitad mata.

Responder
Juan Carlos 25/09/2020

Tenemos todo que hacer por la vida de la naturaleza .es la que dar vida a nosotros.

Responder
Ingrid 25/09/2020

Siempre con excusas como está

Responder
Juan Carlos Otazu Pipaòn 25/09/2020

La presidenta de Madrid y su equipo han sido elegidos-as democráticamente , otra cosa es que sean incompetentes-as o no , los-as malas-os gestoras-es contra antes dejen de ejercer mejor nos ira al resto

Responder
Gustavo Fernandez 25/09/2020

No estoy de acuerdo con esta critica, todo detalle positivo para el medioambiente es algo bueno y estos comentarios me parecen mas bien de patidismo politico, y creo que ningún politico sea del partido que sea ha hecho algo positivo.

Responder
María 01/10/2020

No se trata de política, se trata de hacer algo por unas ciudades más sostenibles y nosotros somos los primeros que tenemos que dar ejemplo a nuestros políticos...haciendo más y hablando menos. Al fin y al cabo las palabras se las lleva el viento y los políticos hablan mucho y hacen poco o casi nada. No esperemos nada de ellos si nosotros no empezamos a NO comprar plásticos, NO hacer un consumo compulsivo, NO consumir productos de temporada y de proximidad etc...
Si los políticos no hacen nada más que hablar y no hacen lo que deben (que es trabajar para nosotros por un bien común...y no que nosotros trabajemos para ellos)...tendremos que enseñarles a hacer su trabajo y a dar ejemplo de civismo porque está claro que ellos no lo van a hacer por nosotros.

Greenpeace España 05/10/2020

Hola GUstavo,

efectivamente; el foco del artículo se basa en que plantar árboles está bien pero no es la solución al problema de la polución y las emisiones en Madrid. La solución a estas es la reducción del transporte rodado, mayores y mejores alternativas sostenibles y más espacios para ellas. Plantar árboles está bien pero no soluciona para nada el problema.
¡Gracias!

Tomás 26/09/2020

Esta claro que para cualquier politicucho lo fácil es hacerse una foto el dia del arbol prometiendo cualquier cifra. Pero sabiendo eso, no deberiamos buscar un argumento alternativo. Mejor incitarle a que cumpla lo que ha pavoneado. Al fin y al cabo a nuestro pais le falta millones de arboles, eso si bien gestionados, para que no vuelen al primer incendio. Ayuso nunca mejorará el trafico, eso lo tendrá que hacer la izquierda, y esta solo lo hará si una fuerza ecológica pura la presiona. Por desgracia aún estamos lejos de esa situación.

Responder
María 01/10/2020

Comparto tu opinión

Catherine Liegeois 26/09/2020

Muy cierto. Un partido político busca ante todo guardar a sus votantes, complacer a la gran mayoría. La decisión de crear Madrid Central ha sido una decisión acertada, muy valiente, sabiendo que el principio no iba a gustar. No todos los políticos tienen este valor, por eso se refugian detrás de los arboles. Es cierto que plantar árboles es interesante pero como respuesta a la contaminación se queda muy corta. Falta imaginación y valentía.

Responder
Greenpeace España 05/10/2020

💪

¡ Comparte !