Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Maria Prado - 19-12-2020


Recuperando el club de toda la vida… Y ahora con la energía

Club de mus, club de fútbol, de tenis, y ahora de malas madres, triatlón o de abuelos. Toda la vida nos hemos agrupado según nos movía el alma o las necesidades. Y ahora la acelerada y estimulante realidad nos da una nueva oportunidad: la de hacer con la gente que te rodea un club de energía. Serán comunidades de energía renovable y otras fórmulas y sin duda el autoconsumo con energía solar será la estrella por su fiabilidad técnica, precios asequibles y facilidad de instalación en pequeños o grandes módulos según necesidades y espacio disponible.

El Renovathon que Greenpeace organizó el pasado noviembre para imaginar colectivamente una solución al reto de la pobreza energética a través de las renovables nos trajo una confirmación e interesante sorpresa: Si bien teníamos claro que mucha gente siente rechazo, incapacidad o miedo para hablar y acercarse a la energía renovable (cosa más que comprensible por la trayectoria de obedientes ovejitas pagadoras de facturas imposibles de entender a las que nos tienen acostumbrados), resultó ilusionante y evidente que las personas cuando tenemos la oportunidad de aprender de un tema e imaginar caminos diferentes tenemos un potencial y atrevimiento para cambiar nuestro entorno sin límites.

El abanico de soluciones fue variado: transformar el pueblo de tus padres, el barrio, el parking de tu edificio, blockchain para enviar y repartir energía, videos píldoras para el móvil para empoderar a las mujeres, red ciudadana desde el cole al barrio, aplicaciones para compartir la energía renovable desde el móvil…la gente inventó y se divirtió durante dos días imaginando nuevas fórmulas para hacer energía limpia, intercambiarla y empoderarse. No hizo falta saber de energías renovables y frases repetidas fueron “qué sorpresa y yo sin saber de renovables, qué divertido, repetiría la experiencia”.

Y esto nos demuestra una cosa: que la democratización de la energía (de la que hablamos en el reciente informe que hemos publicado llamado “Hacia la electrificación sostenible universal”) deja de ser teoría y que tiene un potencial de transformación y aplicación sin límite cuando tenemos la oportunidad de aprender, informarnos y participar para convertirla en algo manejable, útil, que cambia vidas (porque también sirve para luchar contra la tremenda pobreza energética). Y es que solos o desde cualquier colectivo, cualquiera puede participar ya en el sistema energético para producir su propia energía limpia, gratuita, para intercambiarla, regalarla o almacenarla. Las renovables (energía solar, entre otras) ya son de todos y para todos y serán claves en la transición energética tan urgente que necesitamos. Su marco legal e impulso real tendrán que mejorar y converger en 2021 para desplegar todo el potencial de la gente y conducirnos hacia la electrificación sostenible universal.

Hacia dónde vamos en 2021?

Tenemos muchísimo trabajo por delante en Greenpeace para el próximo año. Y entre los retos más importante será conectar a la gente, a lo rural y lo urbano, al barrio, a tu pueblo, a tu club de amigos…para conocer y aprender diferentes formas de estar, consumir y relacionarnos con el planeta, para potenciar esas conexiones que ya existen en la ciudadanía y llegar a una verdadera democratización de la energía. Y la energía, ese bien que debería ser derecho, que condiciona nuestras vidas y lamentablemente la del planeta, por fin puede ser, si la hacemos sostenible y democrática, más nuestra y ser un verdadero disruptor de la emergencia climática . Porque tan importante como los grandes parques es la energía distribuida hecha por y para la gente.

En 2021 acompañaremos al proyecto ganador del Renovathon, Energía en el cole para que crezca y pueda convertirse en comunidad energética para multiplicarse por doquier. El cole es una de las muchas opciones de clubs de energía renovable al que te puedes unir y volver a compartir, disfrutar y replicar aquello que más te gusta, como hacíamos antes.

Y tú ¿desde qué club te sumas?

Maria Prado - autor del blog.
Maria Prado
María Prado, Ingeniera de Montes por la Universidad Politécnica de Madrid. Responsable de Campaña de Renovables y Transición Energética.
11 posts

¡ Comparte !


Comentarios

3 comentarios
Jose 19/12/2020

Sobre cambio climático y malos ejemplos en la utilización de la energía
https://www.youtube.com/watch?v=rFh5zJMqs-w

Responder
Emilio 19/12/2020

Buscarlas no hay que buscarlas,pues nos han acompañado en el transcurso de nuestro existir.El Sistema Solar a sido siempre muy rico en energía fotovoltaica.
Además tenemos la gran ventaja de ese viento que tanto nos incómoda usarlo como energía eólica y las corrientes de agua que tanto respeto nos dan utilizarla como energía hidráulica.
Combinando estos tres elementos y almacenando su energía para compartir con nuestros semejantes motivará que tengamos un intercambio de energías renovables.
Y creo que desde mí más sincera opinión se puede hacer de una manera muy divertida y estrechar lazos afectivos entre familiares y vecinos.
Pensemos por un momento que algo tan simple y sencillo como aprovechar los medios que nos da la Madre Naturaleza.
Finalmente nos puede dar tanto la satisfacción con la más absoluta certeza de que hemos obrado adecuadamente y nos merecemos de sobras el Planeta donde vivimos, además que a nuestras futuras generaciones le vamos a dejar un legado maravilloso.
Gracias un cordial saludo

Responder
Greenpeace España 07/01/2021

¡Gracias Emilio!

¡ Comparte !