Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Mónica Parrilla - 01-09-2020


Los incendios de los últimos días demuestran que no podemos bajar la guardia

En los últimos días, los peores incendios de este verano nos han tenido en vilo. Concretamente los que han afectado al municipio onubense de Almonaster la Real, donde se han quemado unas 14.000 hectáreas según Copernicus, y al municipio cacereño de Cabezuela del Valle, en la bella zona del Jerte, con una superficie afectada estimada de 4.000 hectáreas. Almonaster parece ya estabilizado y el de Cabezuela evoluciona favorablemente.

Paralelamente, también se han producido otros incendios de nivel 2 como el del municipio murciano de Mulas, con más de 360 hectáreas calcinadas y que también ha sido estabilizado.

Imagen satelital del incendio de Almonaster
Imagen satelital del incendio de Cazuela del Valle

La bajada de temperaturas, la vuelta al cole y al trabajo hace que se relaje la atención sobre los incendios forestales, pero incendios como el de Huelva y Cáceres nos recuerdan que el riesgo continúa y que no podemos bajar la guardia. Incluso lloviendo, tampoco podemos relajarnos, la vulnerabilidad de nuestros montes y de la población ha crecido, aunque es cierto que el mapa índice de riesgo de incendio para martes 1 de septiembre 2020 muestra una mejora, habiendo todavía zonas de riesgo extremo, muy alto y alto.

 

Peligro de incendio también en los siguientes meses

Más de 4.130 personas han sido desalojadas o confinadas en los grandes incendios forestales de este año. Además, como apunta la AEMET, la temporada de peligro estival ha aumentado en cinco semanas debido al cambio climático.

Solo hace falta recordar cómo en octubre 2017, en pleno otoño, hubo una oleada incendiaria histórica en Galicia que consiguió en pocos días que ese año siga siendo el peor del decenio en número de grandes incendios forestales (mayores de 500 hectáreas). Por ello, es fundamental no reducir la percepción del riesgo y extremar las precauciones. Sobre todo en un año que, como apuntan las estadísticas, a priori tiene buenos datos en comparación con la media.

 

¿Cómo va el año en materia de incendios forestales?

Analizando los datos del ministerio con fecha 23 de agosto con respecto a la media, se extraen distintas conclusiones:

  • Casi el 67% de los incendios quedan en fase conato. Es decir, los incendios forestales quedan en una hectárea ya que los operativos de extinción son eficaces.
  • Los ocho grandes incendios en esa fecha son responsables del 25% de superficie quemada, quedando pendiente de incluir los dos peores incendios del verano: Almonaster (Huelva) y Cabezuela del Valle (Cáceres) que incrementarán ese porcentaje.
  • Respecto a la superficie quemada. A estas fechas, el año 2020 ha tenido una reducción de la mitad de la superficie quemada con respecto a la media, pero no ha sido excepcional, por ejemplo 2018 tuvo una superficie afectada inferior, y los años 2010, 2013, 2016 con cifras muy cercanas a este año (sobre unas 30.000-35.000 hectáreas).
  • Con respecto a grandes incendios forestales. 2020 de momento va por debajo de la media del decenio.

 

¿Cómo ha interferido el confinamiento de la población por la COVID-19?

El confinamiento ha atrasado labores preventivas y de entrenamiento de equipos en terreno pero, teniendo en cuenta el estado de nuestros bosques, los meses de confinamiento suponen una pausa muy corta para las necesidades de gestión forestal de nuestras masas forestales que llevan décadas de desidia y abandono.

La emergencia sanitaria supone un agravamiento en los protocolos de los operativos de extinción y mayor complejidad en desalojos. Por tanto, el confinamiento por la pandemia de la COVID-19 no es determinante en sí mismo. Años como 2018, 2013 o 2016 tienen mejores datos sin una emergencia sanitaria.

Para prevenir los grandes incendios, la clave pasa por abordar las causas estructurales de nuestros bosques y de la crisis del territorio (la llamada España vaciada), claves en la propagación de grandes incendios. Además, es fundamental sensibilizar a la población para reducir las igniciones, así como el cumplimiento de la normativa en materia de incendios para que existan y se implementen planes preventivos, de emergencia local y de autoprotección.

 

– 22/02/2020 Incendio de Tasarte (Gran Canaria).Superficie afectada midiendo el perímetro 947 ha. Superficie afectada descontada la superficie sin afectación: 454 ha. Confinamiento de 500 personas.
– 14/02/2020 Incendio de Tineo (Asturias). Superficie afectada en perímetro 741 ha.
– 29/07/2020 Incendio en San Millao, municipio de Cualedro, Ourense 1525 ha. Hubo personas desalojadas
– 02/08/2020 Incendio en Robledo de Chavela 1099 ha. Desalojados varios municipios.
– 03/08/2020 Incendio en Plasencia 562 ha. Hubo desalojos
– 15/08/2020 Incendio en Lober de Aliste 2000 ha. (Estuvieron preparados para desalojar)
– 21/08/2020 Incendio en Garafía (La Palma) 1220 hectáreas. 300 personas desalojadas
– 24/07/2020 Incendio en Flariz en el municipio de Monterrei, Ourense. 60 personas desalojadas
– 27/08/2020 Incendio en Cabezuela del Valle, Cáceres. Activo 3799 hectáreas. Desalojadas 120 personas
– 27/08/2020. Incendio en Almonaster la Real, Huelva 9276 hectáreas. Desalojadas 3150 personas

Fuente superficie afectada de los GIF 2020: Centro Integrado de Formación Profesional de Almázcara que realiza recopilación y calculo de superficie afectada a partir del análisis de imágenes de satélite de Sentinel y Copernicus

Mónica Parrilla - autor del blog.
Mónica Parrilla
Ingeniera Técnica Forestal por ETS Ingenierías Agrarias de Palencia (Universidad de Valladolid). Máster en Gestión de Residuos (Instituto de Investigaciones Ecológicas). Agente de Igualdad (UNED). Actualmente, Responsable de la campaña de Incendios Forestales e integrante del Equipo de Género de Greenpeace España. Twitter: @MonicaParrill
24 posts

¡ Comparte !


Comentarios

3 comentarios
Ricardo Bulnes Martin 01/09/2020

Hay un dicho que dice que "los fuegos se apagan en invierno", es decir, hay que estar todo el año limpiando los bosques y creando corta fuegos para que en caso de producirse un incendio se pueda controlar mejor. Antigüamente pastaba el ganado e iba limpiando de pasto el bosque y ahora no lo dejan. En primaveras lluviosas se forma un gran pastizal y en verano dá miedo solo pensar lo que puede ocurrir por un pequeño descuido humano o algún accidente natural. Los trabajadores del Infoca y otras entidades similares deberian estar trabajando todo el año en el cuidado de los montes y no solo en la temporada que se prevee la posibilidad de incendio; al final, esto sale más económico si se evita así grandes fuegos.

Responder
María del Carmen 01/09/2020

Si estuviera en mi mano pondría a presos, parados y un largo etc, con todos sus derechos a replantear árboles para el municipio al que correspondan y nos evitamos la erosion, volvería la lluvia, haríamos puestos de trabajo y levantariamos la. moral al beneficiarnos todos ¿ es tan difícil ???

Responder
Juan Carlos Otazu Pipaòn 02/09/2020

Agradecer a Ricardo y Marìa del Carmen sus comentarios , los cuales bajo mi opinión personal son necesarios y plenamente acertados . Gracias a ambos .

Responder

¡ Comparte !