Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Luís Ferreirim - 29-11-2018


¡Por una compra pública alimentaria saludable y sostenible en Madrid!

Greenpeace se ha sumado a las muchas entidades que a través del Manifiesto por una Compra Pública Alimentaria Saludable y Sostenible instan a las administraciones madrileñas a promover la compra de alimentos destinados a servicios públicos, siguiendo criterios de sostenibilidad, salud y desarrollo rural. Cualquier colectivo se puede adherir al manifiesto enviando un correo electrónico a ecocomedoresmadrid@gmail.com.

Miles de ciudadanos comen todos los días en los servicios públicos madrileños sin apenas alternativas de elección, pese a que requieren una especial atención alimentaria al tratarse de niñas y niños en edad de crecimiento, personas hospitalizadas, mayores en centros de día y población en riesgo de exclusión social.

Las administraciones madrileñas, además de cumplir con el derecho humano a la alimentación, tienen la oportunidad de garantizar una alimentación saludable y sostenible en los espacios bajo su gestión. Por ello, con este manifiesto, se insta a los grupos de la Asamblea de Madrid a desarrollar y aprobar las iniciativas legislativas necesarias para promover una compra pública alimentaria saludable y sostenible.

Según los últimos datos disponibles, se consumen en España 94,04 kg por persona al año de carne, es decir ¡257 g por persona al día!, lo que coloca a España el segundo puesto en cuanto al consumo europeo por persona y año y décimo cuarto en cuanto al consumo mundial. La inmensa mayoría de esta carne proviene de la ganadería industrial  que tiene nefastos impactos sobre el medio ambiente, la salud de las personas y el modelo territorial.

Respecto al cambio climático, la ganadería es ya la responsable del 14,5% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, pero es la gran olvidada en todas las políticas y planes para frenar el cambio climático, sin embargo tiene un potencial tremendo. Por ejemplo, según los cálculos de Greenpeace el 5% de reducción del consumo de carne en España entre 2016 y 2017 supuso un ahorro de emisiones de gases de efecto invernadero de casi 2 millones de toneladas de CO2eq. Casi tanto como produce anualmente la central térmica de carbón de Alcudia (Mallorca). Para frenar las peores consecuencias del cambio climático es fundamental romper con la dependencia del carbón y cerrar todas las centrales térmicas y además la alimentación se suma como una herramienta muy eficaz y con la cual podemos actuar inmediatamente.

El cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta la humanidad. Llevan años sonando las alarmas pero seguimos de juerga ante el abismo. Estamos ante una emergencia y debemos actuar de forma urgente, decidida y ambiciosa en todos los sectores de la sociedad. La alimentación es una poderosa herramienta y la reducción del consumo de carne, tanto por nuestra salud como por la del planeta, debe ser una prioridad en todas las políticas de compra pública de alimentos.

Hoy por la tarde Greenpeace participará en las Jornadas de diálogo sobre Compra Pública Alimentaria en la Comunidad de Madrid, a la que asistirán también representantes políticos madrileños y representantes de los sectores más afectados por la misma. Será en la Casa de Vacas a las 18h.

Luís Ferreirim - autor del blog.
Luís Ferreirim
Licenciado en Filosofía por la Universidade Nova de Lisboa. Post-grado en Filosofía de la Naturaleza y del Medio Ambiente por la Universidade de Lisboa. Responsable de la Campaña de Agricultura en Greenpeace España. Twitter: @LFerreirim
22 posts

¡ Comparte !


Comentarios

Añadir comentario

¡ Comparte !