Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Luís Ferreirim - 20-05-2018


Primer año que hoy celebramos el Día Mundial de las abejas

Este año será la primera celebración oficial del 20 de mayo como el Día Mundial de las Abejas tras la declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 2017 en Nueva York. Desde Greenpeace nos hemos querido sumar a esta primera celebración con iniciativas en varias ciudades del territorio español, entre ellas la fiesta SOS Abejas Greenpeace y Maya.

La alegría, es enorme, pero además es doble. En primer lugar porque las abejas más que se merecen un día especial en el que reconozcamos su importancia, las amenazas a que se enfrentan y las soluciones que hay que poner en marcha con urgencia para frenar el declive de sus poblaciones. La polinización animal, realizada en su mayoría por insectos como las abejas, es vital para mantener el equilibrio ecológico del planeta, la biodiversidad y nuestra seguridad alimentaria y la de muchas otras especies. Cerca del 90% de las plantas silvestres con flor y el 75% de los principales cultivos a nivel mundial dependen de la polinización animal. Pero, pese a su incuestionable importancia los polinizadores están muy amenazados: más del 40% de los polinizadores invertebrados, en particular abejas y mariposas, y el 16,5% de los vertebrados, están amenazados. Además, los insectos son la base de la cadena trófica terrestre y… cuando se desestabiliza la base se desmorona toda la pirámide. Entre las muchas amenazas a que se enfrentan el uso masivo de plaguicidas en la agricultura industrial ocupa un lugar destacado.

En segundo lugar, porque es un excelente momento para celebrar dos grandes y recientes victorias. La prohibición total del uso al aire libre en la UE de tres insecticidas neonicotinoides (la clotianidina y el imidacloprid de Bayer y el tiametoxam de Syngenta) debido a su demostrada peligrosidad para las abejas. Cabe recordar que los insecticidas neonicotinoides son los más vendidos en el mundo y esperamos que la prohibición europea tenga efectos en otras partes del mundo. No se puede seguir utilizando un doble rasero. Lo que es peligroso para las personas y el medio ambiente en una parte del planeta lo es en todo el mundo.

Por otro lado, precisamente esta semana, el Tribunal General de la UE puso la protección del medio ambiente y las personas por encima de los intereses económicos de gigantes como Bayer y Syngenta y les ha enviado un mensaje que espero tomen muy buena nota. ¡Sus venenos no tienen cabida en un planeta enfermo!

Pero, para salvar a las abejas queda mucho por hacer. Tenemos que seguir eliminando otros plaguicidas igualmente peligrosos (en España siguen autorizados cientos de productos), poner en marcha el anunciado Plan de Acción Nacional para la Protección de los Polinizadores y apoyar de forma decidida la agricultura ecológica, la única solución de futuro ante los muchos retos a que nos enfrentamos. Así que, si aún no lo has hecho, hoy es el mejor día para aportar tu granito de polen firmando nuestra petición.

¡Feliz Día Mundial de las Abejas!

¡ Comparte !


¡ Comparte !