Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Julio Barea Luchena - 17-05-2019


Solo reciclar no es la solución

A nadie se le escapa la grave situación de contaminación que ha provocado el uso y abuso del plástico a escala planetaria. Esta semana, el primer ser humano en sumergirse en la Fosa de las Marianas, a más de 10 km de profundidad en el océano Pacífico, descubría restos plásticos en ese lugar. La situación es tan preocupante que los geólogos estamos debatiendo seriamente en cambiar de época: del actual periodo geológico del Holoceno al Antropoceno (o como ya se va conociendo informalmente “Plasticoceno”).

Con semejante panorama, las soluciones deben ser drásticas y rápidas. Tenemos que cambiar nuestra manera de consumir y la forma en que adquirimos nuestros bienes. Sin embargo, los responsables de este desastre, empresas que fabrican, venden y distribuyen estos envases de un solo uso (con la permisividad de las administraciones), muestran poco o nulo interés para reducir la contaminación que provocan.

Todos ellos pretenden seguir con su negocio y como única alternativa plantean que sus productos plásticos sean reciclables. ¿Solo eso? Como demostró Greenpeace en su último informe “Maldito Plástico: reciclar no es suficiente” únicamente con el reciclaje no lograremos dar respuesta a la contaminación que sufre el planeta a causa del plástico. En España, solo el 25,4% de los envases plásticos se recuperan, el resto termina contaminando el entorno (enterrados, incinerados, exportados o arrojados al medio ambiente).

Ciudades libres de plástico

Ante la magnitud del problema, y de cara a las próximas elecciones municipales, desde Greenpeace pedimos a los ayuntamientos que adopten políticas municipales encaminadas a modificar el modelo de consumo en la ciudades españolas y reducir los residuos que generan. Estas medidas podrían ir desde que todos los edificios y eventos municipales sean libres de plásticos desechables, pasando por la recogida puerta a puerta de residuos, hasta poner en marcha un Sistema de Depósito, Devolución y Recuperación para favorecer el uso de envases reutilizables.

Las soluciones tienen que venir de la mano de todos los actores implicados en el problema: empresas, supermercados, gobiernos y ciudadanía. Es necesario un serio cambio de mentalidad que acabe con el “usar y tirar” y que fomente la cultura de la reparabilidad, la reutilización y el intercambio. Esto no implica que dejemos de separar nuestros residuos, hay que hacerlo más y mejor. Pero esto se tiene que complementar con reducir y cambiar radicalmente nuestro modo de consumir.

Julio Barea Luchena - autor del blog.
Julio Barea Luchena
Doctor en Geología, especialidad de Hidrogeología, Ingeniería Geológica y Geología Medioambiental, por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Gestión y Tratamiento de Residuos por la Universidad Autónoma de Madrid. Responsable de campañas de Consumo y Biodivesidad. Twitter: @JulioBarea
22 posts

¡ Comparte !


Comentarios

Jone
17/05/2019

Estuve unos meses como tecnico de medio ambiente en un ayuntamiento queriendo implantar un sistema SDR para botellas de plástico etc, y me encontré con la sorpresa de que los ayuntamientos no tienen la suficiente competencia como para poder implantar este sistema de forma satisfactoria...solo se podría aplicar en eventos organizados por el ayuntamiento incluyendo este sistema en las licitaciones...esto es así?¿que institución tiene entonces la llave para poder cambiar el sistema integrado de gestión e implantar el sistema SDR? Gracias.

Ronny
18/05/2019

Es la realidad, por muchos factores, la grandes generaciones de materiales que no se pueden reciclar, sumado a las grandes generaciones de materiales que SI se pueden reciclar, pero requieren de un sistema integral, no es solo que existan empresas recicladoras y listo.

Jose Miguel
20/05/2019

Artículo muy acertado. La limpieza de ríos y playas de plástico es como querer vaciar el Océano con un cubo. Es muy didáctico y fomenta el interés por el medio ambiente, pero es muy insuficiente.

Solo un "pero" al artículo: siempre hablamos desde el punto de vista de los productores y vendedores de plástico, nunca de nosotros como compradores. Debemos enfocarnos en suprimir la demanda de ese plástico. Exijamos a los grandes distribuidores a eliminar el plástico en sus líneas, porque si no, no les compramos. Solo de esta forma, se verían interesados en crear envases alternativos.

Arturo
22/05/2019

Yo, al periodo geológico actual, lo llamaría Capitaloceno.

Marcelo
22/05/2019

Felicito a todos x la voluntad pero me queda la gran duda y pregunta.Como greenpeace no ha planteado al menos un comentario en catalunya con la campaña de lazos amarillos (plasticos) que han llenado pueblos y ciudades de toneladas de plasticos y luego me piden que colabore reciclando?O la organizacion permite la manipulacion politica dentro de ella o no comprendo que se entiende por crear conciencia en la gente.

miguel barros rivas
22/05/2019

Sintonizo con José Miguel, en el sentido de evitar la compra de productos envasados con este material en el apartado de la Alimentación pero, tambien habría considerar que este problema se incrementa por su empleo en casi todas las actividades de la industria en general. A esto si que aplicaria el desanimado y no por ésto menos cierta,
la reflexión que hace José Miguel ..."que sería como vaciar el Océano a cubos".
Es incuestionable que, la posible solución, pasa por desarrollar otras alternativas y deberíamos comenzar por "no escupir hacia arriba" en la puesta en marcha de cualquier nuevo proyecto y, personalmente creo, que nuestra Administración y todas las del MUNDO que
están en una situación de privilegio a la hora de conceder los permisos, licencias, homologaciones,
etc, sin que seamos conscientes de una severidad responsable en evitar los nefastos e irreversibles resultados que ponen en evidencia el futuro de nuestro Planeta y...en este "tren" estamos toda la Humanidad.

María José Relaño Cotta
23/05/2019

Si nos vamos al fondo de toda la cuestión, yo diría que nuestro problema es qué hemos perdido el vínculo con la madre Tierra; estoy hablando de una cuestión antropológica, cultural. Nosotros no somos el alma de la tierra y por eso mismo no podemos defenderla. El alma de la tierra está ahí: son los indígenas, luchando, dando su vida, con líderes que mueren en esa lucha .
¿Por qué no hacemos nuestro su mensaje, su lucha, y nos identificamos con la madre Tierra asimilando su mensaje?; dejemos de hablar de medio ambiente, de problemas medioambientales. Este es un lenguaje que se ha creado para que nunca más nos sintamos parte de nuestra madre Tierra.
Si queremos cambiar algo en este mundo empecemos cambiando nuestro lenguaje; hagamos nuestro el lenguaje de los indígenas -ellos hablan de la madre Tierra - y empecemos a pensar como ellos.

Jose Luís
24/05/2019

Es un problema esencialmente económico: mientras el señor y amo del mundo siga siendo el capital, el problema persistirá.
La solución vendrá cuando se dé cuenta de que tiene más que perder que ganar si persiste este sistema de cosas. Y ya ha llegado el momento en que la pérdida es superior a la ganancia, solo le falta enterarse.

Jose Manuel Mestre
06/06/2019

Hola comparto todas las opiniones, de la gravedad del problema y la necesidad de toma de decisiones acertadas y en la buena dirección tanto de las administraciones como de cada ciudadano, y ahí es donde quiero llegar, pues la aportación de Maria José Relaño es la clave para poner en marcha el motor que provoque el cambio. Solo si sentimos que la tierra es un nuestra madre y que herirla a ella supone hacer d.
año a todo un complejo sistema de biodiversidad en el que estamos incluidos y por tanto nos estamos autolesionando constantemente y agrediendo a nuestro entorno que es inocente de nuestras decisiones y ambiciones equivocadas.
ESTAMOS A TIEMPO DE REVERTIR ESTA SITUACIÓN, SOLO SI ACTUAMOS DESDE YA.

Añadir comentario

¡ Comparte !