La tecnología es una de las herramientas más potentes que tenemos, y podemos aprovechar la innovación tecnológica para superar los mayores retos a los que se enfrenta la Tierra. Pero desafortunadamente el modelo de negocio que emplean la mayoría de las empresas tecnológicas no es nada innovador y por eso tenemos aparatos poco duraderos y difíciles de reparar.

#1
Aguanta con tus dispositivos electrónicos el mayor tiempo posible

 

#2
Si hay un fallo, averigua si se puede arreglar y el coste que supone

 

#3
Compra productos de segunda mano renovados con garantía para alargar su vida

 

#4
Apoya las empresas que fabrican productos respetuosos

Si pretendes comprar un producto, busca que sea duradero. Revisa el ránking de reparabilidad y la guía verde de electrónicos que hemos elaborado con los últimos smartphones, ordenadores portátiles y tablets en el mercado.

#5
Piensa dos veces antes de comprar un nuevo aparato

¿Realmente lo necesitas? ¿el que tienes ya no te sirve? ¿lo que vas a ganar con el nuevo aparato justifica que deseches el que tienes ahora?

#6
Devuelve tu viejo aparato al fabricante

¡No lo tires a la basura, ni lo abandones en la calle!

#7
¿Tus apps favoritas funcionan con energías renovables o con combustibles fósiles?

Descúbrelo con la Guía de Greenpeace Click Clean.