Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

21-05-2019

Investigación: La desinformación en WhatsApp

WhatsApp ha pasado de ser una aplicación de mensajería a convertirse en un potente ‘medio de comunicación’ que llega a más gente que las redes sociales pero en la que no hay control ni réplica a diferencia de estas. Todas las personas que usamos WhatsApp podemos ser víctimas de la desinformación y de contenidos que fomentan el odio y que modifican nuestra intención de voto.

Hemos investigado qué bulos han circulado por WhatsApp durante la campaña electoral, dónde han puesto el foco y cuál ha sido su origen. Hemos estudiado más de 300 mensajes "desinformativos", que hacían referencia a cinco grandes temas: partidos políticos, nacionalismos, xenofobia, género, islamofobia, ONG y sistema electoral.

En este "WhatsApp" puedes ver un resumen. Pincha en cada categoría para ver más información sobre ella:

Casi el 40 % de los contenidos recibidos en nuestro análisis son informaciones ‘simuladamente periodísticas’ cuyo titulares apunta directamente a partidos políticos en general, personajes políticos en particular o una ideología determinada. Hemos medido del 1 al 3 la crispación generada en la lista de difusión al compartir un mensaje, y son precisamente los de contenido político los que más polarización provocan, seguido de los contenidos nacionalistas y los xenófobos.

Otro dato relevante es el origen de la desinformación. Más del 30% de los mensajes analizados tienen una fuente indeterminada. Son pantallazos de conversaciones, memes, imagenes de tuits… que no redireccionan a ninguna web. Comprobar quién ha creado esos contenidos es casi imposible.

Estos mensajes de creación anónima, lejos de ser una información descartable, es una información que se viraliza en WhatsApp y que es generadora de opinión. Esto representa un peligro grave porque minan la capacidad de la ciudadanía para elegir libremente sus posicionamientos basándose en información veraz.

El resto de noticias proceden mayoritariamente de plataformas o webs cuya deontología periodística ha sido cuestionada. En total, hemos contabilizado 49 portales o webs que generan este tipo de informaciones. Los primeros tres medios o fuentes identificables son, por orden, Okdiario (17%), Mediterráneo Digital (7%) y Libertad Digital (5%).

De dónde proceden los contenidos compartidos en WhatsApp

(Campaña electoral)

Estos portales comparten contenido entre ellas y utilizan las redes sociales para viralizar sus contenidos. Lanzan una serie de noticias, sobre todo en época electoral, con datos con apariencia reales, pero que no tienen fundamento alguno.

Detrás de estas plataformas generadoras de desinformación podemos encontrar frecuentemente personas o empresas con un claro afán de influir en la intención de voto. En nuestro estudio, Okdiario es la plataforma desde donde se lanzan la mayoría de los contenidos sobre política de dudosa credibilidad.

Okdiario es una de las webs con más tráfico de España, la octava en el último mes en función de los visitantes y páginas visitadas. Además se trata del octavo medio digital español, con 43,5 millones de visitas en marzo de 2019 y ocupa el décimo puesto en número de lectores habituales.

Titulares sensacionalistas, medias verdades… La estrategia de la desinformación es un arma de manipulación masiva y en WhatsApp se expande de forma incontrolada. Además esos mensajes los recibimos de nuestro círculo cercano, lo que los hace más creíbles.

Nacionalismos y xenofobia: cómo atrapar al usuario a través de la emoción

En torno al nacionalismo y la xenofobia es donde más narrativas emocionales se construyen. Se utilizan los sentimientos de la gente para atraparlos a través de la emoción e introducirles toda clase de mentiras.Es significativo el aumento de bulos que distorsionan la realidad de la inmigración.

En nuestra investigación, los contenidos sobre nacionalismos y xenofobia suponen más del 30% de los mensajes recogidos. Okdiario vuelve a ser el portal que más genera “noticias” sobre nacionalismo, y Mediterráneo Digital, los de corte xenófobo. No obstante, más del 50% de los mensajes que distorsionan la realidad de la inmigración no tienen fuente conocida.

Mediterráneo Digital ha acumulado varios expedientes del Consell de la Informació de Catalunya por utilizar expresiones que puedan incitar al odio y al uso de la violencia y que pueden discriminar por su origen étnico y nacionalidad.

La actualidad y las fake news

La temática de los bulos tiene una clara relación con la actualidad. De esta forma se entiende que surjan bulos relacionados con partidos políticos durante la época de elecciones, bulos que cuestionan la validez del resultado durante la ‘resaca electoral’ o sobre el movimiento feminista previa y posteriormente al Día de la Mujer (8 de marzo).

Casi el 20 % de los contenidos analizados en nuestra investigación tienen como foco las mujeres y el colectivo LGTBIQ+. La mayor parte de estas informaciones tienen un origen indeterminado o bien proceden de Mediterráneo Digital, que tiene una sección llamada ‘Mundo Feminazi’.

Datos falsos, cifras sacadas de contexto, comparaciones manipuladas… Las fake news sobre feminismos han conseguido colocar en el centro del debate público la lucha contra la violencia de género, rompiendo la unidad del discurso y los avances alcanzados.

Tras las elecciones, el foco de los bulos fue el fraude electoral. Los bulos sobre un posible 'pucherazo' contribuyen a aumentar la desconfianza institucional de la ciudadanía y el aumento del inmovilismo social.

Y el medio ambiente...

El medio ambiente y las ONG también fueron foco de desinformación durante la campaña electoral (más del 9% de la muestra), en un momento en el que la juventud se ha alzado para exigir a los gobiernos soluciones contra el cambio climático inminente.

La mayor parte de estas desinformaciones compartidas por WhatsApp no tiene un origen o fuente. Cuando existe un link, este suele direccionar a canales de YouTube o a la web Libre Mercado, que pertenece a Libertad Digital.

Un dato que nos ha llamado la atención en el análisis de nuestra muestra es la presencia de “noticias” que intentan desprestigiar el sistema penitenciario. Sueldos de presos superiores a los de un jubilado (bulo), clases de defensa personal gratuitas, ranking de las prisiones más lujosas… Estos contenidos refuerzan lo que se denomina "populismo punitivo", es decir, el uso intencionado de sucesos que afectan a la sensibilidad ciudadana para promover el aumento de penas de prisión y tratos carcelarios más duros, que limiten los derechos de la población reclusa.

Cómo hemos hecho nuestro análisis

Más de 300 informaciones, noticias o contenido dudoso hemos recibido gracias al voluntariado de Greenpeace, que han participado como observadores de diferentes listas de difusión de WhatsApp. Esta app de mensajería no es abierta lo que hace imposible medir lo que se mueve a través de ella. El análisis hay que hacerlo “a mano” para recoger una muestra mínimamente representativa.
Estos voluntarios/observadores utilizaron un formulario para poder clasificar los mensajes recibidos en función de su contenido, el nivel de crispación que pudo haber generado al compartirse, su procedencia y por dónde se habían viralizado (listas de difusión, WhatsApp familiar, etc)

Otro canal de recepción de este tipo de contenido ha sido BuloBlocker o número de WhatsApp que habilitó Greenpeace. Socias y socias nos enviaron mensajes y noticias que les llegó a WhatsApp desde su entorno. Durante la campaña, hicimos público este número para la recepción de desinformación medioambiental.