Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

10-07-2019

Factura más cara y más emisiones

Como siempre, el consumidor paga el pato y el inversor, a diferencia del trato dado a las energías renovables, recupera el dinero. No es de extrañar, por tanto, que tengamos una de las facturas más elevadas de Europa. En agosto de 2018, el precio de la factura de la luz fue incluso uno de los más altos de la historia.

A partir del 2008, España pasó de tener un coste medio de electricidad para consumidores pequeños superior a la media europea.

Pero el ranking que lideramos no acaba aquí. Esta forma de otorgar los pagos por capacidad ha permitido mantener un sistema eléctrico viejo y contaminante. En 2017, las emisiones de CO2 aumentaron en España un 7,4% respecto a 2016 y, si lo comparamos con el resto de países europeos, es el que más ha aumentado sus emisiones desde 1990. Además, lideramos el ranking mundial en el aumento de consumo de carbón el año pasado respecto al anterior. Hemos cambiado el “quien contamina paga”, por el “quien contamina cobra”.

Ránking mundial del aumento de consumo de carbón

Variación en % 2017/16