Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

17-09-2019

Ruta II: Balas de fabricación palentina con destino Israel


A través de dos envíos en abril y mayo de 2017, se exportó a Israel munición fabricada en Palencia por un valor total de 600.700 € y casi 11.000 kg de peso.

Cabe suponer, que la empresa exportadora es Nammo Palencia. En octubre de 2013, la Fábrica de Armas de Palencia fue adquirida por el Grupo Nammo, que utiliza esta planta de producción para su Unidad de Negocio de Munición de calibre pequeño y medio5. El material exportado se trataba de munición bajo el código arancelario 9306301000, que corresponde a “cartuchos”, del subtipo “para revólveres y pistolas [...] y para pistolas ametralladoras”.

La primera exportación se realizó a través de la aduana de Burgos, el 21 de abril, y el viaje desde España a Israel se realizó vía aérea. Probablemente lo hizo con la compañía Ukraine Air Alliance, como figura en las estadísticas de tráfico de AENA6, en un avión Antonov AN-12 (en la aeronave UR-CGW) con destino el aeropuerto de Tel Aviv-Ben Gurion International, en Vitoria el 22 de abril.

Ese mismo mes, el Gobierno de España condenaba la decisión del Gobierno israelí de construir un nuevo asentamiento en Cisjordania, contrarios al Derecho Internacional, y lo describía como “un obstáculo para la paz”. A pesar de esto y de la ausencia de mecanismos efectivos para controlar el uso del armamento exportado, España continuó —y continúa— vendiendo armas a Israel.

La segunda exportación se produjo desde la aduana de Gipuzkoa, el 15 de mayo. En esta ocasión, según la información de Aduanas, también se realizó el transporte internacional por carretera en un contenedor.

El año pasado, las fuerzas israelíes cometieron homicidios ilegítimos de personas civiles palestinas, y mantuvieron recluidos ilegalmente en Israel a miles de palestinos y palestinas de los Territorios Palestinos Ocupados (TPO). En 2018, desde el 30 de marzo, decenas de personas palestinas han muerto y miles han resultado heridas como consecuencia de los disparos del ejército de Israel. El terrible uso de munición real contra manifestantes desarmados y las muertes resultantes deben investigarse como posibles homicidios ilegítimos. En mayo de 2018, el Gobierno español expresó su consternación “por el elevado número de manifestantes muertos y heridos”, hizo un llamamiento urgente a la contención de todos los actores y pidió “al Gobierno israelí a hacer un uso proporcional de la fuerza”7. El siguiente paso lógico serían suspender las exportaciones de armas a Israel.