Entrada de blog por Javi Raboso - 20-08-2021


El calor extremo mata y afecta más a las personas más vulnerables

El cambio climático está aumentando la gravedad y la frecuencia de las olas de calor extremo, el aumento del nivel del mar y las inundaciones en todo el mundo. Las personas más susceptibles de morir en olas de calor extremo son las ancianas, las personas con problemas de salud, enfermedades mentales o adicciones que viven solas en viviendas precarias y en unidades sin aire acondicionado adecuado, o las personas en situación de calle. También están especialmente expuestas las familias vulnerables en situación de pobreza energética, así como los trabajadores y trabajadoras a la intemperie de sectores como la construcción o la agricultura, en los que la precariedad laboral y la escasez de medidas de protección elevan el riesgo para su salud. Los temporeros y temporeras migrantes sufren esta situación de manera particularmente grave. La devastadora e impactante ola de calor del mes pasado en Canadá contribuyó a 815 muertes y la ola de calor de 2018 en Quebec provocó 70 muertes. El calor extremo mata y tiene efectos devastadores sobre todo en los más vulnerables.

Estos eventos tienen un impacto desproporcionadamente negativo en las comunidades empobrecidas y marginadas que generalmente tienen pequeñas huellas de carbono. 3.100 millones de personas constituyen el 50% de la población más pobre del mundo y generan solo alrededor del 7% de las emisiones acumuladas que están dañando el planeta. Mientras tanto, los 63 millones de personas que componen el 1% más rico del mundo producen más del doble de esa cantidad, ¡o el 15% de las emisiones globales totales!

En otras palabras, los que menos han hecho para contribuir a los impactos negativos de la crisis climática serán los que más sufrirán.

¿Cuáles son algunas soluciones a este desafío sin precedentes?

Mientras el humo llena alguno de los cielos de pueblos y ciudades debido a la intensificación de los incendios forestales que siguen a las olas de calor, algunos de los consejos de salud y seguridad que se dan a la ciudadanía reflejan las formas en que nuestro sistema actual no está configurado para manejar los impactos desiguales de la escalada de la crisis climática. Decirle a la gente que se refugie en un lugar fresco o con aires acondicionados solo funciona para aquellos con recursos.

 

Los desafíos que plantean las olas de calor más frecuentes e intensas requieren soluciones audaces y significativas para mitigar su impacto, especialmente los que sienten los miembros vulnerables de nuestras ciudades y comunidades. Para reducir el riesgo de muerte por eventos de calor extremo, los municipios deben tomar medidas que reduzcan la vulnerabilidad de los ciudadanos de alto riesgo, especialmente los ancianos, las familias de bajos ingresos y las personas sin hogar. Las medidas disponibles para mitigar los impactos incluyen otras cuestiones que relatamos en este blog.

La justicia climática debe ser inclusiva

Si hay algo que podemos sacar de la pandemia de la COVID-19 es que ha revelado las desigualdades inherentes que subyacen a nuestra estructura social. La crisis climática no es diferente.

Instar a las personas a que cierren las persianas, beban agua y que permanezcan en lugares frescos no es suficiente para combatir las desigualdades estructurales inherentes a las experiencias de la crisis climática: sabemos que las personas más vulnerables se verán afectadas de manera desproporcionada y ahora es el momento de diseñar políticas y de actuar de forma preventiva para mantenerlas seguras.

Dado que los eventos de calor extremo debidos al cambio climático están aquí para quedarse, y solo aumentarán en intensidad y frecuencia, debemos garantizar que la justicia climática sea una dimensión importante de la adaptación climática y que dichas estrategias de adaptación incluyan los intereses y el bienestar de las personas que viven en la pobreza y en situación de exclusión social.

Y eso significa proteger lo que nos protege: la naturaleza.

Una de las mejores formas de garantizar la seguridad de las personas durante las olas de calor es dejar de agravar la crisis climática destruyendo los sumideros de carbono y los “aires acondicionados” naturales, los de nuestro planeta que mantienen el clima fresco.

¡Sumate! ¡Exijamos justicia ante la emergencia climática!

Política de privacidad

Desde GREENPEACE ESPAÑA trataremos los datos aportados en calidad de Responsable del tratamiento con la finalidad de gestionar nuestra relación contigo, en pro de nuestros objetivos fundacionales, incluyendo en algunos casos el envío de información sobre nuestras actividades, en base al consentimiento o a la ejecución de un acuerdo. Puedes ejercer tus derechos enviando un email a contacto.es@greenpeace.org con el asunto “Protección de Datos”. Más información.

¡ Comparte !


Comentarios

17 comentarios
Amelia 20/08/2021

Me aterra ver el futuro de las siguientes generaciones y la pasividad de los paises q estan ocasionando este cambio climatico. Teniamos q hacerles responsables y forzarles a tomar medidas!!!

Responder
Greenpeace España 20/08/2021

💪💪

Carmen 20/08/2021

Lo del recibo del consumo eléctrico es de vergüenza, no tienen escrúpulos ni conciencia para con nadie

Responder
Greenpeace España 20/08/2021

Los elevados precios de la luz sí nos perjudican y en especial a las personas más vulnerables porque no tienen aparatos programables, porque no tienen dinero para mejorar la eficiencia de sus hogares, porque la factura eléctrica (con una tarifa u otra) va a llevarse una parte enorme de sus escasos o nulos ingresos, y el problema no es la tarifa sino la precariedad y todo esto es lo que tenemos que corregir con ayudas públicas.
Y para los que no estamos en precariedad el precio de la luz también nos importa.
Por ello exigimos a la CNMC que investigue esta sospechosa subida de los precios que han hecho la eléctricas una vez supieron que hay un proyecto para que se les recorte sus llamados "beneficios caídos del cielo" porque esto es inadmisible.

Jose 20/08/2021

Gracias Javi por el artículo. Interesante el blog de Luis.

El problema de cada verano, son y serán siempre los incendios forestales causados por la propia inacción y dejadez de los ayuntamientos.
Ningún ayuntamiento planteará jamás solución alguna para evitar los incendios forestales porque saben que eso les costará dinero.

Como por ejemplo: soluciones fáciles como aprovechar las vacaciones de miles de jóvenes estudiantes que están sin blanca y ansiosos por trabajar en lo que sea durante la etapa de verano.
¿Qué tal despejando y limpiando las áreas más secas en bosques cercanos?
¿Acaso no sería un trabajo digno para un joven estudiante?
A ver, para que yo me aclare...!!!
¿Vivimos en un País evolucionado, o seguimos viviendo en la España de Curro Jiménez?

Responder
Greenpeace España 23/08/2021

¡Gracias José!

Enrico 20/08/2021

No puede haber justicia climática sin justicia social...
Los que lideran la transición ecológica son los mismos que están denunciados por su inacción antes el cambio climático y los que se han enriquecido a costa de la salud de los demás, quieren pintarse de verde y protagonizar el cambio a las renovables...
La tijera se va abriendo siempre más y el futuro de las nuevas generaciones se pinta de gris..
Por muchos bailes que hagan, el tík tok es la cuenta atrás que le marca la naturaleza para volver a llegar a ser la única protagonista..

Responder
Marcos 20/08/2021

No se de que hablas cuando decís : dejar de agravar la crisis climática destruyendo los sumideros de carbono y los “aires acondicionados” naturales, los de nuestro planeta que mantienen el clima fresco.
¿Me lo explicáis?

Responder
Jose 20/08/2021

Buena observación Marcos.
Por ejemplo los árboles, y plantar árboles, es un ejemplo de sumidero de carbono.
Los árboles son el mejor aire acondicionado natural.
-Mantienen las zonas frescas.
Pero....!!!
-Se cortan los árboles porque se gana dinero.
-Y luego no se plantan árboles porque cuesta dinero.
-Como tampoco se despejan las zonas secas con riesgo de incendio forestal porque también cuesta dinero.
Mientras que el precio de la luz sube y sube porque sólo se tiene en cuenta la media adquisitiva de la población.
Y a la vez, la población tampoco puede opinar, ni decidir, en qué emplearse el dinero de sus impuestos.

Lo menos que tendrán que hacer los ayuntamientos, será ofrecer a la población la posibilidad de opinar, sobre qué se debería hacer con sus impuestos.

Por ahora, y aunque resulte raro. La única opción que nos dejan para elegir, son las 2 casillas de la declaración de la renta (la iglesia, y la iglesia de los anuncios de hacienda)
Es algo tan surrealista, que depende prácticamente de nosotros mismos.
Pero por desgracia, nosotros, No somos toda la población.
Si no las únicas personas que vemos la realidad del problema, y por eso vamos siempre derechos al problema. Nos preocupamos por el problema. Y lo planteamos para resolverlo si, o si.
- Y por eso somos cada vez más personas.
Y eso, es lo que significa GP.

Rafael 20/08/2021

Debemos triplicar los esfuerzos para reducir a todos los niveles la contaminación y los actos criminales que atentan con nuestra madre (la tierra), los países industrializados, los que mas danan el medio ambiente, deben ir ya cambiando los modelos de producción de bienes y servicios, así de energía limpia , que no dejen residuo contaminante. ya es tiempo de actuar.

Responder
Greenpeace España 23/08/2021

💪

Covadonga 20/08/2021

Siento muchísima vergüenza por nuestro malisimo y atroz comportamiento,hacia todo lo que nos parece, que a nosotros eso no nos va a afectar,cuanta ignorancia, dicen que la ignorancia ha de ser la peor maldad ?

Responder
Greenpeace España 23/08/2021

Sin duda, esta lucha es la de todos y todas.

Juan Carlos Otazu Pipaòn 22/08/2021

Pudientas-es y no " pudientas-es " estamos en el destino igualad@s , pueden variar las formas y las maneras , lo que no va a variar es el resultado , nuestra decadencia humana sigue alimentada por la pérdida de la CONCIENCIA , y el dinero y el poder contribuyen enormemente a ello .

Responder
Greenpeace España 23/08/2021

😔

Victoriano 27/08/2021

Qué sé nos vá esto al carajó i coño ! ⌚ ⏳ 😢

Responder
Greenpeace España 10/09/2021

😔

¡ Comparte !