Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Pilar Marcos - 31-08-2018


De barcos de 42.000 toneladas atravesando el Ártico y por qué te debería preocupar

Lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico. O al menos a eso apuntan las investigaciones que, todavía en pañales y con la complejidad de los procesos subyacentes, señalan la existencia de una relación causal entre la pérdida de manto de hielo ártico y el cambio en los patrones en la circulación atmosférica, la circulación oceánica y los gradientes térmicos del hemisferio norte.

La pérdida de hielo puede estar detrás de los fenómenos meteorológicos extremos sin precedentes que estamos registrando en latitudes más al sur, como surpertormentas, sequías, olas de calor, inundaciones e inviernos con nevadas que baten récords.

Y mientras el Ártico se calienta al doble de velocidad que otras regiones del mundo, este verano vuelve a ser de récord en el techo del planeta. Y volvemos a insistir en qué consisten estos cambios, aquí cinco datos alarmantes:

  • El Ártico ha marcado un nuevo récord de mínima extensión de hielo este invierno —cuando debería alcanzar su máximo— desde que se iniciaron los registros científicos, hace 39 años.
  • Menos hielo y más delgado. Pero también preocupa que el hielo grueso, el que no se tendría que descongelar ni en verano, lo está haciendo a velocidades alarmantes. Un bloque de hielo que ni en verano desaparecía está comenzando a desaparecer al norte de Groenlandia.
  • Récord de temperaturas que siguen subiendo. Ya el pasado febrero, las temperaturas del Ártico se elevaron más de 30º C por encima del promedio en esa época del año. Este verano en Noruega, dentro del círculo polar, se alcanzaron los 33,5 grados, por poner otro ejemplo.

Un oso polar se desplaza sobre el hielo marino en la Bahía de Baffin.

Y en vez de acelerar todas las medidas que deberían frenar la subida de temperaturas, como por ejemplo en nuestro caso cerrar las térmicas de carbón en España para el 2025 y acelerar la transición hacia un modelo basado en energías renovables, el proceso de destrucción del Ártico es una oportunidad de negocio para muchos. Y es especialmente preocupante cómo las empresas navieras mundiales pretenden aprovechar ese deshielo para ahorrar días de tránsito de las mercancías entre Asia y Europa, en vez de cruzando el canal de Suez, circulando a través de esta nueva ruta prístina, no abierta comercialmente hasta la fecha.

Es el momento de proteger el Ártico: un Santuario marino supone limitar este tipo de actividades y gestionar las nuevas amenazas que algunos ven como oportunidad de negocio. ¡Firma para pedir un Santuario en el Ártico! >>

El Ártico se derrite. ¡Salvemos el Ártico!

Pilar Marcos - autor del blog.
Pilar Marcos
Bióloga ambiental por la UAM y postgrado en Gestión de Recursos Naturales y Pesquerías por la Universidad de Columbia. Coordino el Área de Biodiversidad de Greenpeace España, que trabaja en océanos, polos, bosques y sus especies.
27 posts

¡ Comparte !


Comentarios

Zonia B. TONCHEFF
31/08/2018

Los que hacen negocios para si mismos no piensan siquiera en su descendencia. El ÁRTICO se debe cuidar como el tesoro más grande que se haya conocido. De ahí depende la vida. Misma del planeta. 👍 Son inescrupulosos y se creen tener la vida eterna.

angels Bulpe
01/09/2018

No se quiere ver la realidad de la situación ,esperemos no llegar demasiado tarde

Juan
01/09/2018

Ha sido un verano excepcional. Caluroso. Aquí en España igual pero con temperaturas bastantes de lo habitual. Pero no se han batido récords! Por ejemplo en Oslo es de 35,6 en 1970. Suecia 38 en 1933 y 1947. Finlandia 37,2 en 2010. Pero por supuesto el tema es preocupante. Si se repite esta situación el próximo año, y el que viene, y a otro.... entonces si me alarmaría. Ahora me preocupa, pero no vendamos las cosas como algo que parece que ya a partir de ahora eso es lo que nos espera todos los veranos. Aunque yo en Julio he estado este año en Sevilla perfectamente. Va a ser ya así siempre? Que el cambio climático es una realidad es indiscutible. Pero que, aunque se hará con buenas intenciones, se juega mucho con la gente. La decisión está en mano de los gobiernos. Los que controlan el Ártico no van a hacer nada!! Ya se extrae petróleo en la isla del Oso. Se abren nuevas rutas marítimas para los buques que les supone a esos países un gran ahorro.... así que confío más en las Herramientas que posee el propio planeta para regenerarse, que en el ser humano. Creo que estos cambios abruptos son mecanismos de autorregulación más que castigos divinos. Espero que aunque se queden 4 gatos para verlo, la Tierra tenga la suficiente energía (que la tiene), para hacerlo

José ramon Botas Iglesias
02/09/2018

Toda la culpa lo tienen los gobiernos y los politicos.son todos una pandilla de farsantes y payasos.discuten por tonterias y no se preocupan por lo debian hacer en verdad.solo buscan votos y publicidad

Maria Angeles Barbero Gutiérrez
06/09/2018

El cambio climático venimos viéndolo y sufriéndolo desde hace años ya. Pero mientras haya quien encuentra beneficios en el Ártico . Nadie se va a atrever a cambiar nada. Cuando digo nadie, me refiero a políticos que son los que tienen en sus manos el poder para descongestionar los actos que son una realidad para las grandes empresas, sobre todo los políticos de los países con mayor poder económico.
La economía es la que manda, el obtener grandes beneficios para las súper empresas es lo primordial. Todo lo demás es luchar y darnos contra muros inquebrantables perder las pocas fuerzas que tenemos contra gigantes y, desgraciadamente, pelear en vano sin ningún indicio de conseguir mejorar el fin al que desgraciadamente estamos abocados .
Desearía que organizaciones como greenpeace,en ambiente, o médicos sin fronteras en su ámbito. Consiguieran los efectos que pretenden con sus grandes esfuerzos, me gustaría tener su fuerza e ímpetu para conseguir sus objetivos, pero creo que abría que hacer lo imposible para que los grandes países hicieran lo que de verdad es necesario, que tomen cartas en este y otros problemas que el hombre no se preocupa en remediar, es más, que el hombre está haciendo todo lo que su incapacidad y desconocimiento hace para que lo más preciado que podemos dejar a nuestros hijos quede como lo recibimos y seamos capaces de protegerlo con tesón, con amor e incondicionalmente sobre todas las cosas que nos parecen tan interesantes y nos hacen olvidar nuestro verdadero proyecto en el mundo .! su protección!

Ricardo
07/09/2018

Me preocupa leer esta noticia, pero es la realidad, una realidad que está en manos de gobiernos, mercados y ciudadanos.
Tenemos la obligación moral de preservar estos espacios naturales como lugares imprescindibles para la vida del planeta. No es simplemente hielo, es más que un desierto de vida. Científicos y organizaciones de todo el mundo se oponen a la explotación de los recursos naturales en estas zonas por su catastrófico impacto ambiental; a estas voces tenemos que unir las nuestras.
Realizar esta acción a nivel mundial comporta necesariamente la suma de acciones individuales. Todos sabemos que de pequeños gestos nace un cambio, y si es así ¿por qué no lo hacemos?
El artículo de Pilar Marcos es claro y contundente. Nuestra actitud debe y puede cambiar: EDUCACIÓN, CONCIENCIACIÓN.

Maria Soledad
09/09/2018

Mientras no nos conciencemos de la raiz del problema, se seguiran consiguiendo algunas victorias. La gran victoria es ver a nuestro amado planeta como lo que es, nuestra madre....nuestro hogar.

Juan Carlos
13/09/2018

Muy a mi pesar, me temo que hemos llegado tarde; el cambio climático es un hecho que ha venido para quedarse aunque si es cierto que podemos hacer cosas para retardar sus efectos. Creo que el primer paso es tomar conciencia individual de que el mundo no es algo que nos pertenezca y ya está, es un sitio que la naturaleza nos ha otorgado para vivir y es nuestro deber cuidarlo por nosotros y por las generaciones venideras. Para nuestra desgracia, aún existen cretinos relevantes del calibre de Donald Trump o José María Aznar que niegan lo que es evidente. Ellos más que nadie deberían tener conciencia del daño medioambiental que sufre el planeta, pero sólo se ocupan de sus intereses particulares y así va todo. A los políticos les va grande este asunto y el ritmo al que degenera el planeta, es muy superior al ritmo en que hacemos efectivas las poquísimas decisiones de calado que se toman en la comunidad internacional. Dicho esto he de decir que no pierdo la esperanza de que de una u otra forma consigamos parar y si es posible, revertir el proceso.

Añadir comentario

¡ Comparte !