Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Luís Ferreirim - 16-10-2018


Día Mundial de la Alimentación: la ganadería industrial está devorando el planeta

Hoy es el Día Mundial de la Alimentación y es una excelente oportunidad para mirar dónde estamos y a dónde queremos ir. No será fácil frenar las peores consecuencias del cambio climático, la pérdida de biodiversidad, alcanzar el hambre cero, ni luchar contra el incremento del sobrepeso y la obesidad… pero es posible. Ahora tenemos una oportunidad única.

Las personas expertas en cambio climático nos advierten de que tenemos poco más de una década para reducir sustancialmente la emisión de gases de efecto invernadero y limitar el calentamiento global del planeta a 1,5ºC. Por otro lado, es importante recordar que el modelo agroalimentario predominante no ha sido capaz de eliminar una de las mayores lacras de la humanidad: el hambre. Por segundo año consecutivo, vimos como la cifra de personas que padecen hambre en el mundo volvía a incrementarse, siendo ya 821 millones de personas las que no pueden comer lo suficiente para satisfacer sus necesidades.

En este escenario demencial y complicado rompecabezas vemos como hay un sector agroalimentario que siendo una pieza difícil de mover es a la vez vital. Lamentablemente sigue muy olvidado y parece que nadie le quiere meter mano: la ganadería. Y en particular la ganadería industrial. La ganadería es la responsable del 14,5% de las emisiones globales de los gases que provocan el aumento de la temperatura del planeta tantas como todo el sector del transporte. Por otro lado, es inmoral la superficie agrícola que se dedica a alimentar al ganado: entre el 75-80% de la superficie agrícola global. ¡4 mil millones más de personas se podrían alimentar si la superficie actualmente destinada a producir piensos para animales y biocombustibles se destinase a producir alimentos vegetales para consumo directo humano!

Reducir la producción y el consumo de carne y otros derivados animales, surge así como una de las mejores y más fáciles medidas que está a nuestro alcance para ayudar a frenar el cambio climático y el hambre en el mundo. Y en España tenemos un amplio margen para la reducción, ya que somos el segundo país de Europa que más carne consume por persona y año. ¡Más de 90 kilos! Lamentablemente, nos estamos poniendo a la cabeza de la producción industrial de carne y otros derivados animales y somos ya el cuarto productor mundial de porcino.

Imagen de una granja de cerdos en Baja Sajonia, Alemania

Las políticas alimentarias de las ciudades, que se están elaborando en muchas de ellas a raíz de su firma del Pacto de política alimentaria urbana de Milán, deben contemplar obligatoriamente la reducción del consumo de carne y otros derivados animales y… sin tapujos. Además, el décimo de los 44 indicadores propuesto por el Pacto de Milán para medir el progreso de las ciudades hacia una alimentación sostenible es sobre el consumo de carne. Aquí diez pasos que una ciudad puede dar para fomentar la reducción del consumo de carne y promover una alimentación sana y sostenible:

  • Firmar la Declaración “Dieta sana, planeta”. ¡Zaragoza ya lo hizo!;
  • Sumarse a la iniciativa “Lunes sin carne” o adoptar un día de “menú sostenible” en el que en todos los comedores públicos sólo se ofrezcan alimentos de origen vegetal;
  • De aquí a 2020 ampliar la iniciativa a al menos dos días a la semana en los que en los comedores públicos sólo se ofrezcan alimentos de origen vegetal;
  • Ofrecer siempre una opción vegetariana en todos los menús de todos los comedores públicos colectivos;
  • Presentar, antes del final de la actual legislatura, un Plan de Acción (2019/2025) para reducir el consumo de carne y otros derivados animales en los comedores públicos colectivos;
  • Hacer una transición para que todos los productos ofrecidos en los comedores públicos sean ecológicos, locales y de temporada;
  • Establecer criterios de reducción del consumo de carne en sus políticas de compra pública. Por ejemplo, que en todos los eventos promovidos por el Ayuntamiento sólo se ofrezcan alimentos de origen vegetal, ecológicos, locales y de temporada. Si se decide ofrecer en determinadas ocasiones alimentos de origen animal que sean también ecológicos y locales. En el caso del pescado, este deberá de proceder de pesca sostenible y ser de temporada;
  • Promover iniciativas de reducción del consumo de carne entre el sector público. Por ejemplo, que los restaurantes y los hoteles se sumen a la iniciativa “Lunes sin Carne” o a un día de “menú sostenible”;
  • Facilitar la creación y establecimiento de nuevos modelos económicos en los que se prime una dieta donde predominen los alimentos de origen vegetal, ecológicos, locales y de temporada.
  • Fomentar la alimentación ecológica a través de la realización de mercadillos agroecológicos y locales, ferias y eventos para incrementar el consumo interno de estos productos y que las personas puedan comprar directamente a los productores y productoras.

Además de reducir tu consumo de carne y otros derivados animales, tú también nos puedes ayudar a conseguir parar la ganadería industrial. ¡Firma nuestra petición!

Luís Ferreirim - autor del blog.
Luís Ferreirim
Licenciado en Filosofía por la Universidade Nova de Lisboa. Post-grado en Filosofía de la Naturaleza y del Medio Ambiente por la Universidade de Lisboa. Responsable de la Campaña de Agricultura en Greenpeace España. Twitter: @LFerreirim
32 posts

¡ Comparte !


Comentarios

Angel martín juan
18/10/2018

Me parece adecuado, q los restaurantes dediquen un día al menu vegetariano al menos

Jose Ventura Fernandez Perez
18/10/2018

Seria importante frenar en Asturias el riego de Orines en los campos con cubas que infectan todas las fuentes en las que bebemos todos, me gustaría comunicar lo que se esta haciendo en un pueblo de Valdes, Asturias, llamado BIESCAS yo tengo unas casa rurales y la contaminación de la ganadería industrial esta desarmando el pueblo
Saludos

Mónica García Monterrubio
18/10/2018

Donde hay que firmar para que esto termine?? 💓

M. del carmen Fernández Rodríguez
18/10/2018

Como médico, agradecería se acepte la sugerencia de que en todos los restaurantes y Hoteles apareciese siempre en la Carta un menú vegetal diario y un día a la semana solamente vegetal. Gracias. Nos ayudaría mucho en la salud de todas las personas y reducir el calentamiento global.

Aquiles Garcia-Casillas
18/10/2018

Enhorabuena, por fin se ha conseguido que Greenpeace sea consciente del impacto medioambiental de la dieta y tenga una campaña vegetariana, ya era hora, cuenta conmigo!!!

Antxón
18/10/2018

Los productos industriales son de todo menos sanos y naturales.El pollo no sabe a nada, el tomate menos, la fruta no tiene el sabor que debería, el pescado si no es del día, olvídate..etc.etc.Compra productos locales, de temporada, con label, y de manera responsable, lo que vayas a consumir y no que lo tengas que tirar por que se te ha estropeado.Cocina en casa, usa si acaso los tupper y mueve el "trasero".Vamos "misión casi imposible"...

Joseba Gotzón Fernández Alcalde
18/10/2018

La reducción drástica del consumo de los productos cárnicos de toda índole, tiene un beneficio para recuperar el equilibrio del planeta y de la salud de las personas que enhorabuena todo lo que sirva para lograr ese objetivo.

Begoña Izquierdo Negredo
18/10/2018

Yo soy de Soria y como es una provincia despoblada y envejecida han decidido llenarla de macrogranjas. Hay proyectada una explotación de ¡20000 vacas lecheras en Noviercas! Monstruoso y terrible proyecto sin parangón en toda Europa y al menos hay 13 granjas porcinas de unos 4000 cerdos proyectadas para distintas zonas de la provincia. Lo más triste es que por ignorancia, desinformación y miedo, muchos de los afectados están de acuerdo en su implantación. Afortunadamente están surgiendo algunos grupos en contra que se están organizando pero necesitamos mucha ayuda. Pido aquí la ayuda de Greenpeace España para que nos eche una gran mano y no se salgan con la suya. Con ello destruirían una bellísima provincia, que paradójicamente, por su ausencia de gente y de industria es todavía puras y saludable convirtiéndola en un vertedero de purines sin posibilidad de recuperación. ¡Ayuda, por favor!

Josefina Haro
18/10/2018

Yo estoy en contra total de la industria de la carne. Y ya sabemos lo deplorable que es en las condiciones horribles que se mantienen, los antibióticos que se les pone y las enfermedades que trasmiten. No es malo consumir algo de carne. Pero si es muy malo la industrial. Si no lo creen estudien un poco más. Gracias

Berta Gomez Ferrandis
19/10/2018

(Por lo que dice Begoña Izquierdo de Soria)
Cuenca también está siendo víctima de las Macrogranjas de porcino. Nuestra plataforma SERRANÍA LIMPIA Y VIVA, unida a PUEBLOS VIVOS está en lucha STOP MACROGRANJAS, creo que es el grupo nacional. Uníos en contra de esta salvajada. Iremos el 21 de Noviembre a Europa a que se nos escuche en el parlamento europeo. Y hay manifestación unida a los de la transhumancia el 21 de octubre en Madrid.
Alzad la voz tod@s los que sufráis el mismo problema, que lo oiga este país y pueda tomar medidas cada ciudadano. Por la salud humana y el bienestar animal.

Leandro Moreno Picazo
19/10/2018

Estoy de acuerdo con disminuir el consumo de origen animal para aminorar la emision de gases de efecto invernadero pero creo que tenemos también que plantear el crecimiento sostenido de la población verdadero problema de nuestro planeta.
Seamos valientes y empecemos a plantearlo

Lunamai
19/10/2018

Una pieza clave para el cambio es la educación de los más pequeños. Todas estas acciones se quedarían cortas a largo plazo si no concienciamos a nuestros hijos desde temprana edad; las decisiones futuras están en sus manos. Hay mucho trabajo por hacer y muchos granitos de arena que aportar.

Paz Bañuelos Irusta
19/10/2018

La conciencia colectiva sobre este tema está aún en mantillas. Yo trabajo en el ámbito de la Nutrición y promuevo estas iniciativas cada día en mi consulta, sabiendo que mi aportación es una gota de agua en el océano. Agradezco enormemente a Greenpeace que asuma entre sus objetivos este tema que no solo es vital para la salud del Planeta que habitamos, sino para todos y cada uno de los seres humanos, vivamos en el norte o en el sur. El consumo de carne, embutidos, lácteos… mantiene y potencia una actividad ganadera que resulta muy cara para el ecosistema, que se come lo que muchas personas necesitarían para subsistir y que, además, deteriora la salud de quienes los consume cada día.
Me siento acompañada en el empeño. Gracias.

Andrés Gutiérrez
19/10/2018

Por fin Greenpeace se hace eco de esto, más vale tarde que nunca

CONSUELO VILLASANTE CORRAL
22/10/2018

Por el bienestar animal no consentir las explotaciones de animales que están en unas condiciones lamentables. Pobrecitos son inocentes. Mirad todos por ellos.

Oscar
17/01/2019

Se puede obtener frutos de los animales sin tenerlos en mal estado y destruyendo la naturaleza para tener mal a los animales no tiene sentido porque te quedas sin animales ni verde.

Borja María
20/01/2019

No creo que sea tan malo. La carne está buena como las hamburguesas, el choricillo, la morcillita de Burgos, un chuletón de Ávila, las alitas picantonas, etc...el problema son los macdonal y los bruger kin, no?
Y la fiesta de la matanza están bien, pues se junta la familia.

Eru
15/02/2019

Porque no dicen que el Veganismo es la mejor opción para que el planeta no se vaya al caño. El hombre come animales por costumbre, tradición y por gusto. En el pasado quizás no hayan tenido las posibilidades que tenemos hoy. Todo alimento de origen animal se puede reemplazar por uno de origen vegetal. Esto sin contar el daño que se dejaría de causar a seres vivos sintientes, seres nobles que son usados como cosas como objetos.

Añadir comentario

¡ Comparte !