Usamos cookies para mejorar tu experiencia.
Entendemos que estás de acuerdo si sigues navegando.

Entrada de blog por Greenpeace España - 07-03-2018


Huelga feminista internacional 8M: “Si nosotras paramos, se para el mundo”

 

  • Post escrito por Ana Arias, Beatriz Garde, Marta González y Mónica Parrilla, equipo de género de Greenpeace

Mañana muchas mujeres de Greenpeace España estaremos defendiendo el medio ambiente y la Paz haciendo la huelga feminista para visibilizar nuestra contribución en el mundo. A pesar de la normativa, persisten las desigualdades entre mujeres y hombres. La igualdad supone la necesidad de profundizar en la democracia y en la construcción de sociedades más sanas, más justas y más desarrolladas social, económicamente y ambientalmente.

Por eso, este 8 de marzo visibilizamos que todos los días tienen que ser PurplePeace. Porque ecologismo y feminismo deben ir de la mano. La transformación social que necesita este mundo tiene que ser ecologista y feminista.

8 de marzo de 2018, ¿por qué una huelga feminista? ¿por qué ahora? En pleno siglo XXI, hay quienes afirman que la igualdad entre hombres y mujeres ha sido alcanzada, ya no existe el machismo que había hace 40 años, las mujeres trabajan en igualdad de condiciones en este país, hay “igualdad legal” ¿por qué una huelga de mujeres?

Los argumento son múltiples y diversos. Y para que los conozcas te invitamos a ver este vídeo de la Coordinadora de ONG de Desarrollo en el que participamos con otras organizaciones, todas a una ¡Hacia la huelga feminista!

La violencia machista es la más extendida del planeta. Solo en España, desde el año 2002, más de 900 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o ex parejas.

  • De las personas trabajadoras a tiempo parcial, un 70% son mujeres. Sigue existiendo brecha salarial entre mujeres y hombres, de media, una mujer cobra un 13% menos que un hombre por cada hora de trabajo.
  • Las mujeres dedican el doble de horas que los hombres al trabajo no remunerado.
  • Las mujeres son más vulnerables a la pobreza energética.
  • Hay más mujeres en paro (un 18,4%) que hombres (un 15%). El Consejo Económico y Social (CES) advirtió hace meses de que la evolución laboral de las mujeres es peor que la que están experimentando los hombres.
  • Consecuencia de la mayor precariedad, de la brecha salarial, se genera la brecha de las pensiones. Las mujeres solo representan el 36,1% de las personas jubiladas con derecho a prestación y su pensión media es de 768 euros al mes frente a los 1.220 euros de los hombres.
  • La representación política de las mujeres aún no llega al 50% en muchos parlamentos. El Gobierno central, de hecho, está lejos de la paridad: solo 5 de sus 14 miembros son mujeres. En el Congreso, las mujeres rozan el 40% de los escaños.
  • Existe un techo de cristal: lejos de la paridad en los puestos de poder, aunque el 51% de la población española somos mujeres, solo el 28% ocupa altos cargos en la Administración, solo el 11% de los miembros de las Reales Academias son mujeres, el 22% son catedráticas, el 13% de los rectores de la Universidad son mujeres, y el 19% son alcaldesas. Por contra, el 58% de las personas tituladas de Grado son mujeres, y en el sector del empleo doméstico, el 98% son mujeres.

Por todos estos argumentos, y muchos más, animamos a todas las mujeres a la huelga laboral, estudiantil, de cuidados, y de consumo. De cuidados porque son las mujeres las que históricamente y en la actualidad, realizan en mayor medida todas las tareas necesarias para el sostenimiento de la vida. Tareas infravaloradas e invisibilizadas a pesar de su vital importancia. De consumo, porque las mujeres -especialmente las pobres y las racializadas- se ven más afectadas por el actual sistema capitalista y el modelo de consumo-crecimiento, lo primero como trabajadoras precarias (trabajo a tiempo parcial, brecha salarial de género, etc) Esas condiciones son las que permiten el consumo a gran escala, el consumo masivo es posible debido a la explotación terrible de las trabajadoras.

Además, las mujeres sufren el extractivismo y la construcción de infraestructuras que sostienen este injusto modelo económico capitalista y patriarcal. También son las defensoras de derechos humanos -como Berta Cáceres- las que encabezan y lideran las luchas por el medio ambiente y una vida digna.

Y señalar que son las mujeres las que sufren en mayor medida el deterioro de la salud provocado por la contaminación o el uso de químicos en el proceso productivo.

Para una organización pacifista esto no nos puede resultar ajeno a nuestra misión.

Greenpeace no sería quien es sino hubiera existido el movimiento feminista. El sufragismo (derecho del voto) fue quien ideó la desobediencia civil, manifestaciones, interrupción de oradores mediante preguntas sistemáticas, auto-encadenamiento, tirada de panfletos reivindicativos, etc. Nos es familiar, ¿verdad? Son muchas las formas de agitación que empleamos y por las que se nos reconoce en nuestra defensa por el medio ambiente.

Greenpeace nació gracias a la idea de una mujer, Marie Bohlen. Nos hemos nutrido y aprendido de las contribuciones de científicas como Rachel Carson (La primavera silenciosa) o Donella Meadows (Límites de crecimiento), pioneras en el despertar feminista.

Por eso, te animamos a que pares, que asistas a las distintas huelgas feministas, que tu paro visibilice tu contribución. #HaciaLaHuelgaFeminista

¡SIN EQUIDAD NO HAY PAZ!

 

¡ Comparte !


¡ Comparte !